Tuesday 24 de January de 2017

Diputados gastan dinero ajeno

Felipe Calderón quiso conocer \"sus\" teatros

     7 Nov 2012 04:00:00

A- A A+

Compartir:

Con cargo al presupuesto de la 61 Legislatura -hágase la voluntad de Dios en los bueyes que vienen- la diputada del PRI, Ana María Romo, rebautizada como Naniscol por sus compañeros, gestionó que en 2014 la cumbre de la Conferencia Permanente de Congresos Locales (Copecol) sea en Zacatecas. Total, costaría una bagatela: unos 50 millones de pesos.

La casa por la ventana
A Veracruz asistieron mil 50 legisladores. Sólo tres no llevaron esposa, amiga cariñosa, secretaria, hijos u otro acompañante. El trío de los solitarios lo formaron Freddy Barajas, Benjamín Medrano y Ramiro Rosales. Todos los demás ocuparon al menos una habitación. El gobierno de Javier Duarte pichó también los alimentos y la trasportación interna, pues se dispusieron no menos de 100 camionetas Suburban. Todo ese boato y un piquito más ofreció Naniscol en Zacatecas 2014. Al fin y al cabo ella ya no estará para pagar.

Mejía al gdf
Después de dos años de ascetismo político, Toño Mejía se dejó ver en un desayunadero del Centro Histórico. Su hijo Ulises lo acompañó. El excandidato a gobernador del PRD -dicen los enterados- estaría contemplado para el gabinete de Miguel Ángel Mancera, jefe de gobierno electo del Distrito Federal.

No corre riesgos
En el PRD que lidera Gerardo Espinoza no descartan la posibilidad de que Toño Mejía sea candidato a diputado local en 2013. Dependería –aclaran apaches de la tribu de Rafael Flores- de que el alcalde de Guadalupe le dejara su lugar en el 1 de la lista de plurinominales al Congreso. Y eso lo ven en chino. Porque Flores no se arriesgará a ir sólo por la vía de mayoría.

Muchas palancas
Derechohabientes del Infonavit que obtuvieron créditos para remodelar o ampliar sus viviendas se quejan de que en esa dependencia les quieren imponer, a Wilson, constructores que -dicen empleados- son amigos de la delegada Susana Flores Cuervo. Y como rechazan la movida que les parece chueca, congelaron sus trámites. “Ustedes saben -los advierten- la delegada tiene palancas y se quedará cuando llegue Peña Nieto”.

Calderón e Hinojosa
Pocos supieron por qué Felipe Calderón decidió quedarse a comer en Zacatecas y visitar el Teatro Calderón. En una de sus intervenciones, Miguel Alonso mencionó el apoyo federal para remodelar los teatros Calderón e Hinojosa. “¡Ah caray! ¿Calderón Hinojosa?”, habría preguntado el presidente. Le explicaron que uno está en Zacatecas y otro en Jerez. Entonces quiso conocer “sus teatros”, que llevan sus apellidos.

Popurrí de Lara
A Salvador García y Ortega lo advirtieron: “Una melodía: Caminos de Michoacán, y ya”. No había tiempo para más. Pero Felipe Calderón pidió otra. Y donde manda capitán el Estado Mayor se jode. La Banda Internacional tocó El Hijo Desobediente. Y luego Gabino Barreda. Calderón quería un paso doble, pero finalmente prefirió Las Golondrinas. Salvador le regaló una colección de discos de la banda y el presidente, muy enterado, preguntó si incluían el popurrí de Agustín Lara.

Chivos y gallinas
Antes, cuando volaron del aeropuerto a la carretera a Jerez, en el helicóptero el ambiente era pesado. Felipe Calderón veía a Saúl Monreal y quizá visualizaba a Ricardo Monreal. Y lo imaginaba sacando una manta para protestar. O chivos y gallinas como testigos del fraude electoral. Preguntó Felipe al diputado presidente del Poder Legislativo: “¿Tú eras presidente de Fresnillo?”. Saúl respondió: “Aún no. El año próximo”. Calderón sonrió. Y lo instó: “Échele ganas”.

Mutua cordialidad
Durante esa convivencia, Miguel Alonso y Saúl Monreal también limaron asperezas. El gobernador trató con cordialidad al diputado petista y este correspondió. Tanto que lo invitó a su informe, el domingo, en Fresnillo. Alonso se disculpó. Estará con los paisanos de la Federación de California, pero mandará a su segundo de abordo, Francisco Escobedo, secretario general de Gobierno.

Gancho al hígado
En plena euforia por el título de Pueblo Mágico concedido a Pinos, el alcalde Gustavo Uribe recibió un gancho al hígado. Omar Plaza Mendoza, vecino de la cabecera municipal, lo denunció en el Congreso, a él y a la síndica Esthela Campos. Y exige para ambos juicio político, que los destituyan e inhabiliten y les escupan un ojo.

donrunrun@yahoo.es




Lo más leído
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 21.38
Venta 21.88
€uro
Compra 22.92
Venta 23.42

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad