Thursday 19 de January de 2017

Doña Cibeles

     9 Jun 2012 04:00:00

A- A A+

Compartir:

Últimamente las regresiones a mi infancia ocupan una parte muy activa en estos días, florecen en mi mente experiencias vividas hace muchos años, pero recordadas por fortuna como si hubieran sido ayer.  El recorrido a compartir hoy comienza en la calle Ciprés de la Colonia Santa María de la Rivera en San Cosme, DF.
En ese lugar habitaba mi tía Jesusa, linda y cariñosa señora, hermana de mi abuelo materno.
Cómo olvidar la escalera de madera del piso donde vivía; su casa, las cajas de galletas que nos daba, su insuperable optimismo, su buen humor, pero sobre todo su fanatismo al Real Madrid al cual le era hincha de corazón. Dentro de su sala tenía un escritorio con fotografías de su familia, pero la imagen que más me llamaba la atención era un postal de “Doña Cibeles” como ella la nombraba, fontana que desde pequeño conquistó mi corazón. Por supuesto hoy,  desde la Ciudad de los Palacios, los transportaré a Madrid, a conocer un poco más de dicha fuente.
El proyecto fue realizado por el arquitecto Ventura Rodríguez entre 1777 y 1782; iba destinado a los jardines de la Granja de San Idelfonso en Segovia, pero al comenzar a remodelar el ancho paseo del Prado, se colocó frente al palacio de Buenavista, muy cerca de él, a la entrada del paseo de Recoletos y mirando hacia otra gran fuente, la de Neptuno.
En 1895 se trasladó la fuente al centro de la plaza, colocando a la diosa mirando al primer tramo de la calle de Alcalá. Este traslado levantó mucho revuelo y críticas que se vieron reflejadas en la prensa de la época donde se dieron todos los detalles de la polémica entre el ayuntamiento y la Academia de Bellas Artes de San Fernando. Hasta el año 1981 no hubo ninguna restauración.
La figura principal es la diosa Cibeles, montada en un carro dispuesto sobre una roca que se eleva en medio del pilón. En sus manos lleva un cetro y una llave y en el pedestal se esculpieron un mascarón que escupía agua por encima de los leones hasta llegar al pilón, más una rana y una culebra que siempre pasan desapercibidas.
Los dos leones que tiran del carro representan a los personajes mitológicos Hipómenes (o Melaión) y Atalanta, la gran atleta-cazadora del grupo de Diana. La mitología cuenta que Hipómanes se enamoró de ella y consiguió sus favores con la ayuda de Afrodita y del truco de las manzanas de oro, pero al cometer los amantes sacrilegio cuando se unieron en un templo de Cibeles, Zeus se enfureció y les convirtió en leones condenándoles a tirar eternamente del carro de la gran diosa.
La fuente no sólo era un monumento artístico, sino que tuvo desde el principio una utilidad para los madrileños. Tenía dos caños que se mantuvieron rústicos hasta 1862. De uno se surtían los aguadores oficiales que solían ser asturianos y gallegos y llevaban el agua hasta las casas, y del otro los ciudadanos de Madrid. En el pilón bebían las caballerías y otros animales. El agua procedía de un viaje de aguas que, según la tradición, databa de la Edad Media, de la época en que Madrid era musulmán.
A mediados del siglo 20 el agua de la fuente se hizo más artística con el añadido de surtidores y diversos chorros formando cascadas y agregando la iluminación de colorines que hizo las delicias del pueblo madrileño. En el estanque superior hay dos surtidores verticales que alcanzan los 5 metros de altura, acompañados de una serie de chorros inclinados que envían el agua desde la diosa hasta la parte externa.
El estar enclavada en un lugar tan céntrico, su ajetreada historia, e incluso tradiciones recientes como lugar de celebraciones deportivas, han contribuido a que sea uno de los más conocidos símbolos de Madrid. En caso de que las alarmas de la Cámara del Oro del Banco de España salten por intento de robo, todas las habitaciones de dicha cámara se inundarían con el agua de la Cibeles, gracias a la canalización de las aguas desde la fuente hasta la citada estancia.
Como todo monumento histórico tiene un incontable anecdotario del que citaré algunas de las más importantes.
-Se emplearon más de 10 mil kilos de piedra para su construcción.
-Durante la guerra civil la fuente fue tapada con ladrillos y sacos de tierra para protegerla de las bombas.
 -A partir de 1986, gracias a los goles de Butragueño en el mundial, los aficionados españoles se dirigieron a la plaza de Cibeles con el grito ¡Butragueño a La Moncloa!, bañándose en la fuente de la diosa. Este fue el comienzo de lo que sería después y a través de los años una tradición de los madridistas.
-El entorno de la fuente de Cibeles es lugar tradicional de encuentro para la celebración de los títulos del Real Madrid Club de Futbol desde finales de los años 80.
Actualmente postrada en una de las avenidas más bellas y viendo pasar el tiempo como la Puerta de Alcalá, es uno de los atractivos más importantes de la capital Española.  Ojalá sus ojos tengan la fortuna de admirarla algún día. Hasta la próxima.

*Presidente de la Asociación Mexicana de Hoteles y Moteles de Zacatecas
(Amhmzac)
rmunozc1970@hotmail.?com
 




Lo más leído
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 21.96
Venta 22.46
€uro
Compra 23.26
Venta 23.76

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad