Thursday 23 de March de 2017

Dos reformas, dos visiones

El recreo

     3 Jan 2013 04:00:00

A- A A+

Compartir:

VACILANTE COMIENZO
En una inicial falta de sincronía  política entró en vigor la reforma a la Ley de la Administración Pública del Gobierno del Estado de Zacatecas mediante la cual se reorganiza el aparato administrativo. La ausencia de los nombramientos correspondientes después de las primeras 48 horas se puede interpretar como vacilación, imprevisión o lucha soterrada por ocupar los cargos, cuando se tuvo tanto tiempo para afinar detalles, es difícil justificar  vacíos como estos, que por cierto, mantienen con alguna  incertidumbre a los cuadros medios de la burocracia estatal que carecen de definitividad en el empleo.
El entorno federal gestado por las primeras disposiciones de Peña Nieto introduce elementos discrepantes de la lógica de la reforma local, uno de ellos es la desaparición de la Secretaría de Seguridad Pública para su absorción por la robustecida Secretaría de Gobernación, a la que se le asigna la función de coordinar al resto del Gabinete para el cumplimiento de las directrices del Presidente; es decir, se reintroduce al poderoso segundo de abordo en función del poder del número uno.
En contraste, en Zacatecas se mantiene una Secretaría General de Gobierno diluida, aunque es en la desaparición de la Secretaría de la Función Pública donde es más visible la discrepancia, pues mientras que en el plano federal dicha dependencia correrá a cargo de un órgano constitucional autónomo al frente del cual estarán cinco comisionados, en Zacatecas la reforma que entró en vigor el primero del año hace de tal secretaría la de más “punch”.

¿CRITERIO PROPIO O MAL CÁLCULO?
En una lógica de federalismo es un contrasentido pretender que cada entidad de la República haga de su esquema administrativo una simple calca del esquema federal, cada entidad vive condiciones específicas que se traducen en instituciones públicas, difícilmente se puede organizar un gobierno en Chiapas sin una dependencia para los asuntos indígenas o sin dependencias relacionadas con la pesca en los estados con acceso a los grandes océanos.
Nuestra  Constitución da un amplio margen para hacer presente lo que nos es singular en la cosa pública, permite que conservemos lo que otros consideran obsoleto en materia de leyes y que inclusive nos adelantemos, por ello tenemos un país en donde en algunos estados meten a prisión a mujeres que abortan, mientras que en otros legalizan el matrimonio entre personas del mismo sexo, en Coahuila son cuatro años de duración  de una presidencia municipal y en San Luis  Potosí ya existe segunda vuelta electoral.
Para que exista la capacidad política de diseñar un esquema administrativo y político que refleje lo específico de cada entidad y al mismo tiempo  armonice con el conjunto del que formamos parte se requiere una clase gobernante con clara conciencia del terreno que pisa, conocedora de lo que nos es propio e irrenunciable, que no suponga que siempre existirá absoluta concordancia entre los intereses del Gobierno Federal y  los de nuestro estado y que sepa resistir cuando es menester hacerlo.
Con ese espíritu actuaron nuestros próceres fundacionales como Francisco García Salinas; cuando hubo que defender a Zacatecas de la visión de la Federación lo hizo, pero no es ese espíritu federalista el que nos gobierna, vivimos tiempos de sumisión acrítica ante el Gobierno Federal, le hemos permitido por más de 20 años una ley minera que nos priva de nuestra mayor riqueza con menos beneficio a nuestra entidad que los que recibíamos en tiempos en que imperaba la Corona Española, por eso es más dable pensar que la falta de concordancia con el Gobierno Federal no obedece a una visión propia, sino a un mal cálculo.

¿GATOPARDISMO BUROCRÁTICO?
No es descartable que detrás de la reforma administrativa el gobierno de Miguel Alonso se proponga poner fin a tantas y tan señaladas anomalías en las áreas que desde ahora se concentrarán en sendas secretarías, pero la ausencia de titulares y todavía sin conocerse la reglamentación correspondiente, no disipa dudas.
Son muchas las inversiones públicas fallidas acumuladas a lo largo de los años sin que nadie rinda cuentas por ello.
En Zacatecas, desde hace muchos años nadie es castigado por hacer mal uso de los fondos públicos a pesar de tantas historias publicadas.
Las licitaciones  carecen de credibilidad.
Los proveedores no reciben sus pagos en el tiempo convenido.
No existen mecanismos de prevención contra aviadores en las nóminas oficiales.
Nuestra élite gobernante perdió piso, es la más gastalona en  los restaurantes de lujo  de Zacatecas y Aguascalientes.
El uso de dinero público para crear y mantener clientela partidista con programas asistenciales permanece en auge.
Si la reforma se propone erradicar esos males, tendrá sentido.
Nos encontramos el lunes en El recreo.
¿Algo cambiará con la reforma?

luismedinalizalde@gmail.com
twitter: @luismedinalizal




Lo más leído
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 18.98
Venta 19.48
€uro
Compra 20.50
Venta 21

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad