Wednesday 18 de January de 2017

Economía informal, el otro sendero

PERSPECTIVAS.

     11 Feb 2013 03:30:00

A- A A+

Compartir:

La Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo realizada por el INEGI señala cifras más o menos que en México la mitad de la población que trabaja, lo hace en la economía informal. Es decir, en esa economía donde no se pagan impuestos ni se pagan salarios mínimos.
El dato enciende los focos rojos. ¿Cómo puede funcionar un país así?
La mitad de los que trabajan está en una economía llamada “informal” por ser un término políticamente correcto, pero que en realidad es economía ilegal, porque no paga impuestos ni salarios mínimos oficiales, no otorga prestaciones sociales y una buena parte comercializa mercancía robada o falsificada.
Habría que decir en su favor que si la economía “informal” no existiera, las cifras de desempleo, migración y pobreza probablemente serían lo doble de las actuales.
Es decir, la economía “informal” ha sido un colchón en el que cayeron en blandito, o en menos duro, millones de mexicanos que fueron expulsados o rechazados por la economía formal.
Desde el gobierno, sin importar el signo, se afirma que la economía “informal” se desarrolla por malos ciudadanos que no quieren entrar en la legalidad y esa fue la explicación oficial en todos los países, hasta que el economista peruano Hernando de Soto escribió su magnífica obra, El Otro Sendero.
Y la explicación que da de Soto es una verdad tan simple, que por eso sólo él la pudo ver después de meterse en el campo de la informalidad.
El problema, dice De Soto en su obra “es que sale más barato ser informal que formal”.
No pagar impuestos, ni salarios oficiales, ni vender mercancía legal, ni cumplir leyes y reglamentos es más barato que hacerlo.
Y esa es una verdad obvia que nadie quiere ver.
Es más barato poner un puesto en la calle que en un local propio o rentado; es más barato robarse la luz con un diablito que hacer un contrato con la CFE; es más barato darle una mordida al inspector o al líder, que pagarle a Hacienda; es más barato no cumplir leyes ni reglamentos.
Por eso, la única forma de reducir la economía  “informal” es desregular, hacer fácil y barato la constitución de y el manejo de empresas, facilitar el pago de impuestos; en pocas palabras, construir un ambiente en el que ser empresario micro, mediano, pequeño o grande, sean sencillo.
En México, las leyes, reglamentos, decretos y decisiones discresionales, impiden muchas veces que las empresas se constituyan y frenan rentabilidad y competitividad a los empresarios.
Los informales no son demonios que no quieran cumplir la ley, sino sencillamente ciudadanos que no pueden brincar las barreras, enormes e intrincadas que ha creado el Estado dizque para evitar dificultades.
Si eso no se entiende, la economía “informal” seguirá creciendo y pronto no será la mitad sino tres cuartas partes.
Hasta el próximo lunes con nuevas… PERSPECTIVAS.

*Periodista
luemer@gmail.com




Lo más leído
Detienen en Tacuba, capital, a un hombre con una navaja y en vehículo robado 
Agresor en colegio de Monterrey anunció el ataque en foro 
Muere estudiante que disparó en colegio de Monterrey
Estudiante dispara a compañeros y maestra en colegio de Nuevo León
Se suma Alejandro Tello a la propuesta de reducción de diputados 
Denuncia el Supdacobaez el desvío de $100 millones por año, desde 2010 
No toleraré actos de corrupción ni solaparé a quien viole la ley: Uc Jacobo
Autor de tiroteo en colegio de Monterrey padecía depresión
Fallece don Raúl Muñoz Popoca, destacado fresnillense
Gallos Cedar representará a Zacatecas en la Liga Mexicana de Futbol Femenil
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 21.92
Venta 22.42
€uro
Compra 23.26
Venta 23.76

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad