Monday 16 de January de 2017

Egos revueltos y Punto Final

     24 Oct 2012 03:40:00

A- A A+

Compartir:

Durante el Hay Festival de Zacatecas Juan Cruz Ruíz, periodista, escritor y editor español de notable sencillez me hizo favor de regalarme su libro autobiográfico Egos Revueltos donde cuenta anécdotas con los más reconocidos escritores de Iberoamérica y como fue descubriendo los motivos, ambiciones y obsesiones de estos creadores, encontrando siempre un rasgo común e imprescindible en ellos: el ego.
Y aunque el texto gira torno a los literatos, su eje es el ego y como pese a que la mayoría de los escritores dicen que escriben para expresarse, para compartirle, para soñar en el fondo sólo escriben para alimentar su ego y evitar la frustración. El ego sin eco es frustración.
Una vez leído, releído y muchas hojeado, me convenzo que aunque el libro es autobiográfico, de anécdotas con y sobre escritores, sus enseñanzas y moraleja se aplicarían mejor a la política.
Sí al texto de Juan Cruz le cambiáramos a los escritores por aspirantes a las presidencias, le restáramos ingenio y simpatía tendríamos el escenario que actualmente se vive rumbo a las elecciones de 2013.
Son muchos, centenas los que quieren ser presidentes, platicando con varios de ellos, al momento no he encontrado más que lugares comunes y huecos, el clásico “quiero ser para mejorar, el cambio soy yo”, etcétera, pero nada conciso, ni un sólo proyecto concreto o idea clara de que haría en su administración, cuál sería su distintivo o de qué serviría.
En el fondo no quieren ser presidentes para trasformar al pueblo o ciudad; sino para ser los trinchones del pueblo, para que los sienten en primera fila siempre y para ser aunque sea efímeramente “el más importante del pueblo”.
Quieren ser presidentes no para servir a la comunidad sino para sentirse queridos.
Igual que los escritores, la mayoría de los aspirantes desayunan egos revueltos y el ego está también en su naturaleza.
Pero a diferencia de la literatura, en la política cuyo fin no es crear o recrear sino servir, el ego si es una enfermedad.
La diferencia del ego en la política y la literatura, es que en la literatura ayuda a crear mundos y en la política motiva a fregar pueblos. Pero aún tengo fe.
Punto Final
Agradezco la amabilidad de los diputados federales Barbara Romo, Judith Guerrero, Julio César Flemate, Adolfo Bonilla y Tomás Torres para recibir y atender los proyectos presentados.

*torrescorpus@hotmail.com




Lo más leído
Mineros, listo para recibir a Puebla en la Liga MX
La Juve cae ante Fiorentina y queda presionada en la cima
Sevilla remonta, trunca racha del Madrid y se pone a uno
Inauguran cancha de Capital Soccer en Guadalupe
Los Steelers buscarán revancha ante Pats en final de Americana
En un clásico de suspenso, Packers eliminan a Cowboys
Mineros caen ante Leones Negros en Segunda División
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 21.50
Venta 22
€uro
Compra 22.84
Venta 23.34

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad