Sunday 22 de January de 2017

Ejemplo de valor y entereza, Mauricio Orlando Medina

Apoya desde la Ceisd a los zacatecanos

     22 Jan 2012 03:20:00

A- A A+

Compartir:
  • El zacatecano estudió Derecho. (Ángel Saucedo) El zacatecano estudió Derecho. (Ángel Saucedo)
  • Mauricio y Charo se conocieron en la Ciudad de México. (Edgar Chávez) Mauricio y Charo se conocieron en la Ciudad de México. (Edgar Chávez)
  • El zacatecano estudió Derecho. (Ángel Saucedo) El zacatecano estudió Derecho. (Ángel Saucedo)
Imagen de


Con una vida de proyectos y sueños por delante y una familia recién formada, Mauricio Orlando Medina Ramírez no imaginó que una enfermedad, irreversible y progresiva, podría cambiarle la existencia para siempre.
Por qué le tenía que pasar a él, a un hombre bueno, noble y de una mente brillante, cuestionó una y otra vez su esposa Charo sin tener respuesta.
“Es algo que duele mucho, pero es más el amor que le tengo a él, a pesar de la prueba tan difícil que Dios nos mandó”, dijo Rosario Ramírez.
Orlando Medina es el director actual de la Comisión Estatal para la Integración Social de las Personas con Discapacidad (Ceisd).
La esclerosis múltiple no le permitió concretar su sueño de llegar a ser delegado de la Procuraduría Agraria, a pesar de que había comenzado su carrera desde México, donde ocupó la subdirección de Atención a Quejas, llegando después a Zacatecas como subdelegado.
Antes de cumplir su sueño tuvo que ser pensionado por enfermedad y dejar sus proyectos de juventud a un lado, cuando a la edad de 31 años comenzó con síntomas que los médicos tardaron mucho en aclarar.
A pesar de la enfermedad, Mauricio Orlando considera que hay personas en peores condiciones.
Hay niños que llegan al mundo sin poder ver u oír; aún así, expresa que todos tienen una tarea que hacer en la vida.
La sociedad, dice, tiene que aportar su granito de arena para ayudar a quienes tienen algún problema de discapacidad que les evita a las personas actuar con normalidad, pues eso no les quita la inteligencia y por ello sugiere “hay que ser sensibles”.

La esclerosis
De acuerdo a lo que los médicos le explicaron, la esclerosis múltiple aparece entre los 20 y 40 años y se manifiesta de manera más común entre las mujeres.
Su aparición no tiene una justificación conocida, no es genética ni contagiosa, “no se sabe de dónde viene y no hay cura”.
En el transcurso de los años va deshabilitando las fortalezas de cada parte del cuerpo.
En el caso de Mauricio Orlando, se empezó a dar cuenta que le fallaba la vista.
“Mi agudeza visual quedó muy afectada” y para un abogado leer es primordial, sobre todo si se dedica a litigar, aunque en su caso el trabajo que desarrolló fue como subdelegado jurídico, que no requirió una obligación explícita hacia la lectura.
Charo, como le dice de cariño a su esposa Rosario, dice que tiene presente cuando se le manifestó por primera vez la enfermedad a su esposo y que fue muy notorio.
Iban en carretera hacia Río Grande cuando en un tramo había varios conos naranjas anunciando precaución. Mauricio Orlando se los llevó todos.
Al preguntarle qué pasaba, le respondió que no los vio. El problema se fue presentó cando su primera hija tenía cuatro meses.
También empezó a perder muchos peso sin motivo aparente y a tener una flojera anormal.
Recuerda que un día de feria acudió a una corrida de toros y ahí perdió completamente el equilibrio sin ninguna razón y se cayó; aunque no le trajo consecuencias, sí fue como para llamar la atención de su padre, de profesión oncólogo.
Después de exámenes tras exámenes y luego de descartar decenas de enfermedades, el médico Romo Quintero, amigo de la familia, le detectó el mal.

Aficionado al golf
Cuando era un muchacho de preparatoria “vago”, Mauricio Orlando era aficionado a los deportes; jugaba futbol, basquetbol y tenis, pero tenía preferencia por el golf, que practicaba incluso a escondidas de sus padres.
Sus sueños de infancia, revela, era llegar un día a ser un profesional de juego, pues tenía amigos y veía que les iba muy bien, pero por insistencia de sus padres no continuó.
Aún así, reconoce, al salir de la escuela se regresaba al club de golf y le decía a su mamá que tenía que volver a la escuela.
El golf le llegó a dar satisfacciones, pues una ocasión hizo un tiro hoyo en uno y más adelante tiró otro que se reconoce como doble águila, que fue un segundo golpe muy bueno, dice, “algo muy memorable”.
Otro de sus pasatiempos favoritos era la lectura.
Debido a que eligió estudiar abogacía tenía que leer libros y libros, lo que hacía con gusto, pues además de enseñarle lo básico de su carrera, le permitió incluso hacer un pequeño acervo bibliográfico, pero lo dejó de lado porque lo primero que le empezó a fallar con la esclerosis fue la vista.
Desde que está al frente del Ceisd, explica, ha aprendido muchas formas de sobrellevar su agudeza visual.

Su esposa y sus hijas, el pilar
Mauricio Orlando se fue a la Ciudad de México a estudiar su carrera como abogado.
Ahí conoció a Charo, quien comenzó a seguirlo debido a que era muy inteligente y sin necesidad de estudiar mucho, comprendía lo que aprendía en la escuela, mientras ella, dice, le batallaba y tenía que repasar más las materias.
Charo dice que se enamoró de la inteligencia de su esposo, pero también de su nobleza y bondad. Por él cambió su lugar de residencia a Zacatecas, pese a que fue muy difícil.
Para ella Mauricio Orlando es un hombre bueno, que de inmediato se da a querer, que se graduó con el promedio más alto de su generación y que realizó una carrera muy brillante.
Recuerda que le decía que quería regresar a su tierra para aportar a los zacatecanos los conocimientos que adquirió en la escuela.
Reconoce que la enfermedad de su marido la hizo pasar días muy difíciles, incluso tuvo que acudir a terapia psicológica y aunque renegó al principio y le reprochó a Dios por qué le tocó a ella “sacarse el premio mayor de la lotería”, asegura que no cambiaría ni uno solo de los momentos que le ha tocado vivir con su esposo.
Para Mauricio Orlando, Charo es una mujer muy sensible, muy buena, a la que ama y quien está seguro, también le corresponde.
Dice que él sigue adelante por su esposa, que es su compañera, quien le da un amor y apoyo distinto al de sus padres.
Sigue adelante y quiere ser un padre para sus pequeñas, que todavía requieren que haga mucho por ellas.
Charo dice estar muy agradecida por el respaldo que ambos tienen de sus respectivas familias para afrontar la enfermedad de Mauricio.
No deja de mencionar a infinidad de amigos que siempre han estado ahí, con ellos, pasando los momentos más difíciles, pero también los mejores de la familia y que siempre están ahí para ayudar y ofrecer lo que se pueda
necesitar.




Lo más leído
Mueren tres personas en volcadura en Sombrerete 
Gwyneth Paltrow recomienda huevos vaginales de jade 
Hallan 7 cadáveres dentro de un taxi en Manzanillo  
Concluyen las primeras obras del programa de rehabilitación de calles 
Tim Matheson en ¿Quién mató a Reagan?
Una segunda oportunidad para tu basura
​Celebra Evo Morales 11 años de presidente: Busca la reelección 
Gael García, fiel a sus ideales
Localizan en Luis Moya el cuerpo de un hombre con el tiro de gracia 
Desaparece el helicóptero de empresario regiomontano
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 21.52
Venta 22.02
€uro
Compra 23.07
Venta 23.57

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad