Monday 23 de January de 2017

El banquete nupcial del reino de Dios

     9 Oct 2011 03:20:00

A- A A+

Compartir:
Dios premia al buen samaritano.
Dios premia al buen samaritano.

INTRODUCCIÓN
 El misterio del Reino de Dios se va poco a poco entendiendo a través de las parábolas que lo explican, quedando siempre el trasfondo inabarcable de este Reino, que al final de los tiempos será percibido en la glorificación que el Padre eterno tiene destinada para  sus hijos que lo amen y acepten la invitación a participar de su vida  perfecta más allá de este tiempo y este espacio históricos, dentro de los cuales Dios invita siempre a todo hombre de buena voluntad para hacerlo feliz trascendiendo las penas, pruebas, tribulaciones y sufrimientos que los hombres debemos afrontar, mientras discurre la existencia abocada a una realización en la cual ya no haya penas, dolores y lágrimas.
El tema de nuestra celebración eucarística de este domingo, es el Banquete Nupcial del Reino de Dios. El tema está propuesto por la primera y tercera lecturas de los textos bíblicos que conforman el pan de la palabra en esta eucaristía dominical.
              
EL BANQUETE NUPCIAL QUE REVELA EL REINO DE DIOS
El profeta Isaías, abre la puerta para ir penetrando en la enseñanza de la vocación que Dios hace a todos los hombres para llenarlos de gozo y paz fraternos como prendas de la gloria futura significada por un convivio perfecto que jamás terminará.
Nos dice el profeta Isaías: “En aquel día el Señor del universo preparará sobre este monte un festín con platillos suculentos para todos los pueblos, un banquete con vinos exquisitos y manjares sustanciosos.
 El arrancará en este monte el velo que cubre los rostros de todos los pueblos, el paño que oscurece a todas las naciones. Destruirá la muerte para siempre; el Señor Dios  enjugará las lágrimas de todos los rostros y borrará de toda la tierra la afrenta de su pueblo: así lo ha dicho el Señor”.
El evangelio de San Mateo, hace entender, que la enseñanza de Isaías, cumple su profecía, cuando Cristo habla a los sumos sacerdotes y ancianos del pueblo, proponiéndoles la parábola del Banquete Nupcial del Reino.
En la enseñanza de esta parábola, Cristo se refiere primero a Dios Padre, quien invita al banquete nupcial de su Hijo. Invitación que se hace por medio de los profetas, que han hablado en su nombre.
La parábola nos dice, cómo los invitados posponen la invitación para atender los diversos asuntos y empeños personales.
El rey entonces manda a sus criados que vayan por todos los caminos y encrucijadas para invitar a buenos y a malos a su banquete.
 Los sacerdotes y ancianos del pueblo de Israel, representan a su pueblo que habiendo sido elegido para ser testigo del amor y la predilección del Padre, no supieron responderle y se hicieron acreedores a que Dios les retirara su favor para ofrecerlo a los demás pueblos de la tierra.
Dios, desde luego no revoca su llamada y tanto al pueblo de Israel como a todos los pueblos que formamos el nuevo Israel en el designio de Dios, continuamente somos convocados para participar en el banquete de bodas de su Hijo Jesucristo.
Dios no quiere la muerte de los hombres pecadores de cualquier latitud, raza, lengua o cultura. El ama a todos los hombres, porque en ellos ve la imagen fiel de su Hijo con el sello indeleble que el Espíritu Santo ha marcado a todos y cada uno y de esta manera, salvarlos del pecado y de todo aquello que obstaculice la entrada al banquete del Reino divino.
        
RESPUESTA A LA INVITACIóN DE DIOS
Ciertamente a nosotros toca ahora dar una respuesta agradecida a la gratuidad amorosa del Señor.
Apunto aquí tres condiciones para una respuesta adecuada a la invitación de Dios y las encontramos  expresadas en la segunda lectura y en el evangelio de hoy:
1ª.  Tener alma de pobre, porque Dios colma de bienes a los hambrientos y despide vacíos a los ricos y satisfechos, según la exultación de María en el canto de su “Magnificat” (Lc 1, 53).
Y tener alma de pobre es estar desprendido de nuestros intereses muy particulares para dar paso a nuestra disponibilidad de servicio y amor a Dios mismo y a los hermanos, especialmente a los más necesitados.
2ª.- Vestir el traje apropiado, ya que en la parábola del banquete que hemos contemplado, se añade el relato, de que un hombre entró a la sala del banquete y no estaba vestido propiamente para la ocasión, con lo cual el dueño del banquete lo expulsa.
Esto significa que el vestido de fiesta manifiesta estar en estado de gracia y completamente arrepentidos del mal que hayamos hecho.
3ª.- Tener actitudes de alegría festiva con espíritu fraternal.
No debemos responder con la autosuficiencia, ni con excusas tontas, sino con un modo de ser, de colaboración para hacer que el Reino de Dios llegue a todos los pueblos de la tierra con santidad, desprendimiento de todo egoísmo, con apertura de mente y corazón que indudablemente nos hagan verdaderos y dignos comensales del banquete temporal y eterno del Padre, quien ofrece su vida por medio de su Hijo.
             
ORACIÓN CONCLUSIVA
“Te bendecimos, Padre, con los pobres de la tierra, porque nos reservaste un puesto de honor en la vida y en la mesa abierta y fraternal del banquete de tu reino, donde el cuerpo de Cristo es nuestro pan familiar y su sangre nuestra bebida inmortal.
Revístenos de la condición nueva de nuestro bautismo, como hombres y mujeres nacidos en Cristo por el Espíritu, para ser dignos de sentarnos a tu mesa para siempre. Amén”.
*Obispo Emérito de Zacatecas




Lo más leído
Choca de lleno un Caribe contra un autobús  
Se queda Chicharito sin novia y boda 
Reitera Tello la importancia de valorar al Cobaez; hay que ir al fondo, dice 
'Split' supera expectativas y es la cinta más taquillera
Filtran citatorio que la PGJ emite a Luis Miguel
Tienen nuevo plazo los comerciantes del Arroyo de la Plata
Jalisco pide ser sede de la ON para albergar a los deportes de conjunto
10 beneficios de cantar  
Satélite en HD muestra primeras imágenes de la Tierra 
Le niegan el permiso para salir con amigos y se quita la vida en casa
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 21.38
Venta 21.88
€uro
Compra 22.92
Venta 23.42

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad