Saturday 21 de January de 2017

El beso maldito de Fox

     5 Jun 2012 04:00:00

A- A A+

Compartir:

El expresidente Vicente Fox Quesada ha pasado a ser una especie de toro loco en el corral. Lástima, de verdad, que termine con declaraciones desproporcionadas, pero no falsas. Claro que tiene razón al decir que hay que apoyar al candidato puntero en las encuestas pero que lo diga él, el mismo vaquero Borgues que acabó con el último de los candidatos del PRI, Francisco Labastida Ochoa: craso error. Nadie lo puede tomar en serio y sí voltearlo a ver como una persona que se ha perdido en esa delgada línea de la realidad y la imaginación. El guanajuatense termina con la poca credibilidad que le queda y manda el mensaje de que la transición del 2000 fue una vacilada. ¿ A quién beneficia esa estrategia? A todos, menos a Peña Nieto, si es que piensan que el mexiquense fue apoyado.
No ha sido así con Manuel Espino, el exlíder nacional del PAN, cuando en un acto público patentó su apoyo al candidato del PRI a la Presidencia de la República, Enrique Peña Nieto, o, ahora, la perredista Rosario Robles Berlanga, cuando pidió votar por el priísta. ¿Pero que Vicente Fox apoye a Peña Nieto? Es otra historia porque no se trata de un militante sino de un expresidente de México que derrotó, precisamente, al PRI después de 70 años y, ahora, pide, de alguna manera, apoyar al PRI para que regrese a Los Pinos. La percepción es que hay colusión entre priístas y panistas, como ya se escuchan en los comentarios de la población.
Las manifestaciones de apoyo tienen sus límites, porque a nadie beneficiaría, por ejemplo, que Carlos Salinas de Gortari apoye a alguno de los candidatos. Seguramente ese mismo día cualquiera de los  aspirantes sucumbiría. Una especie del beso del diablo. Vicente Fox no tiene ese aliento, claro, pero el mensaje que envíe es muy malo para Peña Nieto si es que creen lo contrario. En las campañas electorales no todo lo visible y perceptible es, necesariamente, el mensaje real. Tampoco dos más dos son cuatro ni las funciones matemáticas tienen esa exactitud que en otros casos. En las campañas se evalúan las percepciones y los efectos, el qué dicen y cómo se recibe el mensaje. Tal como ocurre con la presencia incómoda de Manuel Bartlett Díaz en la campaña de Andrés Manuel López Obrador, quien ha sido escondido en el sótano.
La presencia incómoda de personajes controvertidos, con historias no claras y pasos obscuros no suman, restan. Vicente Fox le ha dado un beso del diablo al candidato priísta Enrique Peña Nieto y, tal vez, ni cuenta se han dado o no saben qué hacer con esa ternura troyana. Es un ejercicio muy interesante, muy parecido a la presencia de Manuel Bartlett Díaz en la campaña de López Obrador. Quienes acabaron contigo no podrán levantarte la mano, jamás. Hay reglas no escritas y cuando te han noqueado, nunca, ni por equivocación, tu verdugo podrá alzarte la mano porque estaría reconociendo su derrota. Sutilezas de la vida.

*Periodista
 




Lo más leído
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 21.58
Venta 22.08
€uro
Compra 23.10
Venta 23.6

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad