Wednesday 18 de January de 2017

El bronce y el fierro del progreso

     7 Feb 2012 03:20:00

A- A A+

Compartir:
Automóvil subiendo por uno de los callejones de la ciudad.
Automóvil subiendo por uno de los callejones de la ciudad.

El 5 de febrero de 1912, la Constitución General cumplió cincuenta y cinco años. Ese día no hubo celebración cívica evidente. O de realizarse, no quedo marca testimonial.
Al parecer, en ese año, ésta fue la única conmemoración diluida del sistema festivo republicano. Las fiestas por venir (18 de julio y 15 de septiembre) sí tuvieron el fasto del periodo pretérito, el del presuntamente estable, ordenado y con progreso.
Por cierto, el profesor Raúl G. Ferniza, presidente de la Junta Patriótica, la instancia encargada de coordinar las ceremonias, era sobrino del héroe mayor, el general Jesús González Ortega.
La referencia del reconocimiento político al general González Ortega es la escultura ecuestre que actualmente está en el parque situado frente al Museo Francisco Goitia. En 1912, la magna obra de bronce estaba en la calle de Tacuba (fue develada el 15 de mayo de 1898).
Las flores emergentes en la jardinera de la base del complejo escultórico fueron proporcionadas en 1912, por la señora Guadalupe Sánchez Román de González Ortega. Ella era cuñada del líder liberal y tía del profesor Raúl G. Ferniza.
Respecto a la calle de Tacuba, en febrero de 1912, ahí seguía la construcción del Salón Azul.
El edificio sería la primera sala destinada exclusivamente para la exhibición cinematográfica (tendría galería y luneta). Para su fábrica, el dueño, Antonio Kuri, adquirió la superficie embovedada del arroyo, la situada entre las calles de Tacuba y La Caja. Esta área era propiedad del ayuntamiento de la ciudad.
El vecino destacado de esta construcción era Antonio G. García, presidente del otrora poderoso Club Reeleccionista y primo del diputado local Joaquín García, dueño de la hacienda de Trancoso.
Joaquín García, además de ser descendiente de Francisco García Salinas, era poseedor de un automóvil; también vendía.
Los otros dueños conocidos de autos eran Julio Canales, Gonzalo G. Piñera, Dr. FW Taube, Antonio Gómez Gordoa (hacienda del Maguey) y Gualterio C. Palmer (comprador de minerales en la región de Sombrerete y Chalchihuites).
Por supuesto, el automóvil no desapareció a los carruajes y menos al tranvía.
Incluso este medio de transporte colectivo era anunciado como el vehículo idóneo para acceder a la ciudad, más si se venía de la estación del ferrocarril al centro.
En cambio, el automóvil de fierro sí violentó a la comunidad, al grado de conminar a los dueños para no “llevarlos con demasiada velocidad en el interior de la población”…

*Historiador y profesor universitario
 




Lo más leído
Estudiante dispara a compañeros y maestra en colegio de Nuevo León
Autor de tiroteo en colegio de Monterrey padecía depresión
Dejo gubernatura y busco candidatura al 100: Moreno Valle
Confirman elenco para la Feria de Carnaval Río Grande 2017
Fallece don Raúl Muñoz Popoca, destacado fresnillense
Muere estudiante que disparó en colegio de Monterrey
Bad Bull Rodeo premia a lo mejor de su Tour 2016
Zacatecas estará presente en la Espartaqueada 2017
Comisión de Salud exige informe sobre quimioterapias falsas
No toleraré actos de corrupción ni solaparé a quien viole la ley: Uc Jacobo
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 21.77
Venta 22.27
€uro
Compra 23.02
Venta 23.52

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad