Monday 16 de January de 2017

El camino erróneo de los altos déficit y la deuda

Perspectivas

     8 Aug 2011 04:00:00

A- A A+

Compartir:

Desde hace muchos años, más de una década, se han criticado los esfuerzos del Gobierno Mexicano por mantener casi en equilibrio las finanzas públicas, por evitar el endeudamiento y por preocuparse de bajar la inflación.
Hoy por hoy México presenta indicadores que envidian muchos países del mundo, déficit público de 2.5%  endeudamiento externo alrededor del 30% del Producto Interno Bruto (PIB) en ambos casos e inflación de entre 3.5 y 4 por ciento.
En opinión de quienes critican el trabajo para llegar a esos datos y las cifras mismas, México “es más papista que el papa”, “más ortodoxo que los ortodoxos” y en el extremo de la necedad, se ha culpado a esta estrategia de ser la que detiene el crecimiento de la economía.
Lo que hoy se ve alrededor del mundo, incluido Estados Unidos y buena parte de los países europeos es que ni la deuda, ni la elevada inflación ni los desequilibrios en las finanzas públicas estimulan el crecimiento.
Es exactamente lo contrario: la recuperación de la economía mundial está en peligro precisamente por el elevado endeudamiento, los altos déficit públicos y las presiones inflacionarias.
En efecto, a Estados Unidos, España, Italia, Portugal, Irlanda y Grecia, hay que meterlos en una sola canasta de países con deudas que representan del 70 al 150% de su PIB; con déficit públicos de 10% del PIB en el mejor de los casos y de ahí hacia arriba y con fuertes presiones inflacionarias.
Esos indicadores son hoy el problema que tiene postrada a la economía mundial y, por lo mismo, demuestran que tener finanzas públicas casi en equilibrio, deuda externa e inflación bajas es indispensable para una economía sana y con potencial de crecimiento.
México perdió esos equilibrios macroeconómicos fundamentales a principios de los década de los 70 y los recuperó en los últimos años del siglo pasado.
Pero no se dio ni se ha dado el siguiente paso, el que se necesita para que una economía estable logre altas tasas de crecimiento: estimular la inversión.
Y eso no lo hemos hecho. En un clima con debilidad en el estado de derecho y donde el gobierno monopoliza la energía y el sector privado tiene monopolios, duopolios u oligopolios en casi todos los sectores de la economía, las elevadas tasas de crecimiento son imposibles aunque haya estabilidad.
La receta no es como sugieren demagogos, populistas e ignorantes, “cambiar de modelo” e incurrir en mayores déficit públicos lo cual conduce a grandes endeudamientos y a detonar la inflación.
El camino correcto es mantener la estabilidad pero, indispensable para crecer, introducir mayor competencia a la economía.
Se necesita que el sector público deje de monopolizar los energéticos y abrir todo el sector a la inversión privada nacional y extranjera y que en el sector privado se abra la puerta a inversiones que eleven drásticamente el nivel de competencia. La cereza en el pastel sería un buen avance en el estado de derecho.
Con eso, México crecería a tasas del 5% o más en forma sostenida.
Hasta el próximo lunes con nuevas…PERSPECTIVAS.

*Periodista




Lo más leído
Sevilla remonta, trunca racha del Madrid y se pone a uno
Mineros, listo para recibir a Puebla en la Liga MX
Inauguran cancha de Capital Soccer en Guadalupe
La Juve cae ante Fiorentina y queda presionada en la cima
En un clásico de suspenso, Packers eliminan a Cowboys
Mineros caen ante Leones Negros en Segunda División
Los Steelers buscarán revancha ante Pats en final de Americana
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 21.50
Venta 22
€uro
Compra 22.86
Venta 23.36

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad