Thursday 19 de January de 2017

El doble filo de la palabra

Tren Parlamentario

     7 Feb 2013 03:30:00

A- A A+

Compartir:

En lo que fue el inicio formal del segundo periodo ordinario de sesiones, ayer, el Pleno de la Cámara de Diputados entreveró el argumento y el contraargumento y se internó en ese recodo del camino adonde la palabra suele escucharse como se escuchan los murmullos de multitud.
El PRI decía en voz de Fernando Charleston Hernández: “iniciamos este segundo periodo ordinario con muchas expectativas y conscientes de la gran responsabilidad que tenemos ante los ciudadanos, en un momento por demás crucial para la vida del país”.
Y apostillaba el priísta veracruzano: “estamos sin duda ante una oportunidad histórica: ser la Legislatura que le dio al país los instrumentos legales e institucionales que la sociedad demanda. Será responsabilidad de todos nosotros aportar lo mejor de cada uno para que lo que aquí se construya sirva para mejorar el presente y el futuro de los mexicanos”.
No era Charleston quien por sí mismo hablaba, sino el PRI. Y el PRI es el partido en el gobierno, el partido del presidente Enrique Peña Nieto. Y fue a todos estos a quien el recalcitrante diputado federal Ricardo Monreal dijo: “este segundo periodo ordinario de sesiones conocerá de porqué estas dos iniciativas que pretenden enviarnos son las más perniciosas que se han presentado en la historia: la reforma energética y la reforma fiscal”.
Y, también el zacatecano, remachaba: “¿creen que estos son detonadores de la economía nacional y del bienestar social? Nada más ilusorio y mentiroso. La llamada reforma energética no es más que un eufemismo para disfrazar la privatización de los activos presentes y futuros de Pemex, así como para transferir el usufructo de la renta petrolera del país de manos públicas a manos privadas”.
Entonces terció el PAN, en voz del michoacano Alfredo Rivadeneyra Hernández: “sin un ánimo lapidario debemos asumir que nuestra transición ha tenido en el Congreso un eslabón débil en momentos cruciales (…) Este segundo periodo es un momento propicio para proponernos superar las circunstancias que en legislaturas previas han impedido acuerdos y reformas”.
Y el apostille, para que amarrara también: “Decía don Adolfo Christlieb: el diálogo no excluye la controversia, la discrepancia, la oposición y la pasión por las ideas; sólo excluye la injuria, el prejuicio y el rencor. El diálogo no es maquiavelismo, transacción, olvido de principios; no es expresión de debilidad ni implica la adquisición de compromisos ambiguos”.
Agazapado en la argumentación, iba el tono con que unos y otros ya se hablarán en el periodo que comienza.

vicentebello1@hotmail.com




Lo más leído
Balean una casa en la colonia Alma Obrera durante la madrugada 
Analizan implementación del operativo mochila en Zacatecas 
Extraditan a El Chapo Guzmán a Nueva York 
Choque entre camión de arena y autobús en India deja 20 niños muertos 
Alcalde Pérez, libre; los afectados se recuperan, pero temen por su seguridad 
No desaparecerá el Cobaez, revisaremos contrato colectivo de trabajo
#Video Vuelve Gorillaz con canción contra Donald Trump 
Google se 'viste' de luto tras ataque en colegio de Monterrey
Aplica la Profeco sellos de suspensión en siete tortillerías 
Le quitan la vida a un hombre en la colonia Lomas de Plateros 
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 21.96
Venta 22.46
€uro
Compra 23.41
Venta 23.91

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad