Sunday 22 de January de 2017

El "espontaneísmo" y Punto Final

     27 Feb 2013 03:30:00

A- A A+

Compartir:

En la época de oro del toreo en México era cosa común que saltarán al ruedo los espontáneos: aficionados entusiastas y emocionados que de repente creen que tienen los atributos para torear y con poca o nula práctica, buscando unos segundos de adrenalina y gloria se animaban a plantarse frente al toro para improvisar algún pase.
Regularmente les iba mal porque, además de la lluvia de mentadas y chiflidos, ponían en riesgo su integridad y sobre todo opacaban la corrida, raro era el espontáneo que salía bien librado y entre aplausos, aunque saliera bien librado no era tomado en serio como torero o novillero.
En la política siempre ha ocurrido lo mismo, especialmente cuando se avecinan elecciones, de repente saltan espontáneos  al ruedo público, personajes que de pronto descubren que tienen un enorme y profundo amor por el pueblo que pretender gobernar o el distrito que quieren representar.
Aunque el “espontaneísmo” es tan viejo como la política misma, las redes sociales lo hacen más evidente y mucho más criticable, de golpe, aspirantes que nunca antes usaron Facebook o Twitter aparecen con intensidad en las redes y se vuelven los más simpáticos y amigables; poco importa que hace semanas negaran el saludo o criticaran la política ahora agradecen todo y de todo y se vuelven nuestros mejores amigos “feisbuqueros”.
O que decir de los que en la vida se ocuparon o preocuparon por siquiera barrer una calle del pueblo o sumarse a algún proyecto social y ahora hasta vestirse de “hormiguitas” quieren.
Se entiende que anden en precampaña y quieran llevar adeptos a la causa y están en todo su derecho, lo que se ve chueco, lo que no checa es que de repente asuman actitudes, aficiones y pasiones que no tienen, no tuvieron ni tendrán.
Para desgracia mutua, nuestro entorno es pequeño y las redes sociales más, nos conocemos entre todos sabemos cómo era fulano antes de aspirar, a dónde iba y a dónde no, que le gustaba y qué de plano ni les interesaba.
Es legítimo que de repente quieran ser amigos de todos, benefactores, gestores y chidos, pero créanme es pésima estrategia por el simple y sencillo hecho que pocos se las creen, a veces ni ellos.
Lo malo, como en los toros y la vida misma, no es aspirar a ser, intentar hacer o querer tenerlo, no, lo malo es intentar aparentar lo que no se es, presumir lo que no se tiene y querer lo que no se debe.

Punto Final
Por sus reacciones los conoceréis.

*torrrescorpus@hotmail.com




Lo más leído
Busca Guadalupe duplicar la aportación del Programa 3x1 
Difundirán a nivel nacional los festivales zacatecanos más representativos 
Arranca construcción de la Unidad Básica de rehabilitación en Pánfilo Natera 
Busca la Semujer replicar Ciudades Seguras para prevenir la violencia 
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 21.57
Venta 22.07
€uro
Compra 23.10
Venta 23.6

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad