Monday 23 de January de 2017

El foro público

     28 Oct 2011 03:30:00

A- A A+

Compartir:

A raíz del análisis de la última reforma electoral de la UAZ,  he leído con detenimiento algunos ensayos sobre el tema de la libertad de expresión, tan necesaria para el desarrollo de la cultura democrática.
Quienes se oponen a ella suelen recurrir al argumento de que puede ser dañina a los fines de un país, una agrupación o una institución. Por ello, las restricciones a la libertad de expresión con frecuencia van acompañadas de otras limitaciones, como la libertad de reunión o de manifestación.
Uno de los casos más injustos que registra la historia, en torno a tal prohibición, fue la condena a muerte de Sócrates por el sólo hecho de dialogar con los jóvenes en la plaza pública sobre la incapacidad humana de tener certezas absolutas.
Es cierto que este derecho no puede ser ilimitado porque está  vinculado al derecho que tienen los miembros de una comunidad de tener protección contra la deshonra o la injerencia en su vida privada.
Pero, fuera de eso, la libertad de expresión es fundamental para corregir, superar o modificar un estado de cosas que se han vuelto obsoleto, dañino y que opera en contra del buen funcionamiento de una organización social.
En el Siglo de las Luces, los pensadores ilustrados consideraban que la posibilidad de expresar libremente las ideas era una cuestión básica para formar ciudadanos virtuosos y fomentar el desarrollo de las artes, las ciencias y la política.
En democracia, este derecho es fundamental y está protegido por las leyes nacionales. Entre paréntesis, por eso la reforma electoral de la UAZ cae por su propio peso, ya que basta con que alguien se inconforme jurídicamente contra la coerción a la libertad de expresión para que las regulaciones queden anuladas.
En términos generales, en los países democráticos deben generarse las condiciones para que en los procesos electorales las propuestas sean difundidas a los electores en igualdad de circunstancias, con el objetivo de que los miembros de una organización puedan valorarlas y seleccionarlas de acuerdo a sus convicciones.
Incluso, quienes detentan el poder y están convencidos de tener un proyecto idóneo para los miembros de un grupo, se verían beneficiados si este se confrontara con los de sus oponentes para ponerlo a prueba y mostrar la solidez del mismo.
Así, más allá del ámbito donde se ejerza, la libertad de expresión contribuye al desarrollo del individuo, del grupo y de la sociedad en su conjunto.
Algunas posturas economicistas sostienen que las necesidades básicas del hombre son aquellas que están ligadas al ámbito de la supervivencia.
No es así, la libertad de expresión es tan necesaria como el alimento. Por eso es indispensable protegerla y defenderla.

*Miembro del S.N.I. 




Lo más leído
Se queda Chicharito sin novia y boda 
Tienen nuevo plazo los comerciantes del Arroyo de la Plata
'Split' supera expectativas y es la cinta más taquillera
Le niegan el permiso para salir con amigos y se quita la vida en casa
Firma Trump salida de Acuerdo Transpacífico 
Quieren promover festivales a nivel nacional 
Chocan 4 vehículos; hay 2 mujeres lesionadas
Prepara Hacienda precio máximo para gasolinas en febrero 
Milpillas, el proyecto más importante: González 
Incentivan el pago del predial  
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 21.38
Venta 21.88
€uro
Compra 23.08
Venta 23.58

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad