Monday 23 de January de 2017

El frijol, un alimento global

     23 Oct 2012 03:40:00

A- A A+

Compartir:

En los años setentas del siglo pasado Río Grande, era el granero del Estado y Zacatecas fue el principal abastecedor de esta leguminosa en todo el territorio nacional.
La soberanía alimentaria estaba satisfecha. Países del centro y sur de América consumían con placer nuestro frijol. Antes había asistencia técnica y capital, ahora no.
Las recurrentes sequías, la danza de la globalización, la falta de competitividad y de rentabilidad sustentable, han sido los factores de este rezago social en el campo.
Este año hizo acto de presencia Tláloc principalmente en el altiplano norte donde se encuentra Chihuahua, San Luís Potosí, Durango, Guanajuato y Zacatecas. La imaginación económica voló.
Todos ellos producen el 80%  de frijol en el mercado nacional, Zacatecas colabora con el 25%. Río Grande, Sombrerete, Juan Aldama y Miguel Auza son los que abastecen estas reservas.
Los ejecutivos estatales se han organizado para establecer una serie de medidas para garantizar un pago digno del frijol, ahora que la perspectiva de comercialización es generosa.
Exigen frenar la importación del frijol que viene de otros países con precios excesivamente baratos, esta causa ha impedido tener precios justos para los productores mexicanos.
Es imposible fijar un precio justo para el frijol en estos momentos, esto es movible y se rige de acuerdo a los principios económicos de la oferta y la demanda. Así esta el mercado global.
Zacatecas tiene la perspectiva de producir 250 mil toneladas en este año agrícola, el año pasado produjo 70 mil toneladas. Si el precio de garantía es de 10 mil pesos, el estado tendría una derrama económica de 2 mil 500 millones de pesos, buenos para reactivar la economía regional.
Queramos o no, el campo mexicano está regulado por el mercado global, no se tuvo la prudencia de hacerlo competitivo antes de ingresar al Tratado de Libre Comercio.
Por tanto, la soberanía alimentaria nacional fue absorbida por la internacional y no hay precios de garantía que soporten las ofensivas exacerbadas de la globalización.
Así  pues los estados federados no pueden modificar las cláusulas del capítulo relativo a las leguminosas del TLCAN, estas se encuentran supeditadas al Ejecutivo Federal y al Senado.
Se sabía que los efectos de los tratados comerciales que suscribió México en el pasado iban a tener efectos negativos para el campo, toda vez que en nuestro país tenemos una economía mixta y, los países suscriptores practican una encomia subsidiaria y proteccionista.
La clave, para el desarrollo sustentable en el campo, está en la capacidad subsidiaria que se haga para aminorar la baja rentabilidad de los productos alimenticios como el frijol.

*Maestro en Derecho Constitucional
sergio16garcia@gmail.com




Lo más leído
Milpillas, el proyecto más importante: González 
Quieren promover festivales a nivel nacional 
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 21.41
Venta 21.91
€uro
Compra 22.95
Venta 23.45

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad