Monday 16 de January de 2017

El IETU, inevitable sin reforma tributaria

La principal razón por la que a los empresarios no les gusta el IETU es que vino a cerrar posibilidades de planeación fiscal que podían realizarse cuando sólo existía el ISR.

     4 Jul 2011 04:00:00

A- A A+

Compartir:

    Perspectivas

A ningún empresario le gusta el  Impuesto Empresaria a Tasa Única (IETU) y las organizaciones empresariales han hecho parte de su razón de ser, tratar de que la Secretaría de Hacienda y Crédito Público elimine ese gravamen.
El principal argumento es que el IETU obliga a las empresas a llevar una doble contabilidad, una para calcular el Impuesto Sobre la Renta (ISR) y otra para el IETU.
Esa, sin embargo, no es la verdadera razón por la que a los empresarios no les gusta el IETU ya que no es del todo cierto que para calcular ambos tributos se lleve una doble contabilidad, aunque sí complica de alguna manera la contabilidad.
La principal razón por la que a los empresarios no les gusta el IETU es que vino a cerrar posibilidades de planeación fiscal que podían realizarse cuando sólo existía el ISR.
En efecto, cálculos de la propia Secretaría de Hacienda y Crédito Público, allá cuando se propuso el IETU, fue que gracias a los “huecos” que se le habían ido abriendo el ISR, muchos grupos empresariales causaban el equivalente al 6 o 7% de sus utilidades y muchos más ni siquiera tributaban.
La aplicación de IETU tuvo dos efectos:
El primero, obligó a esos grupos que habían encontrado la forma de reducir sus impuestos, a tributar cuando menos el 16 por ciento.
El segundo, obligó a muchas empresas que habían encontrado la forma de no pagar impuestos, a convertirse en causantes cumplidos; o porque pagan por IETU o porque pagan por ISR.
De hecho, cálculos de la propia Secretaría de Hacienda y Crédito Público indican que la existencia del IETU ha estimulado la recaudación de ISR. En ese tenor, dicen que por cada peso que llega a las arcas públicas por IETU, aumenta 87 centavos la captación por ISR.
Es decir, el IETU volvió al sistema tributario mexicano más eficiente. Esa es la esencia.
No es, por cierto, el camino ideal para lograrlo.
Lo mejor sería tener un solo impuesto para las empresas. Un ISR que recoja algunas características del IETU, que no tenga los huecos que ahora tiene, que evite que las empresas hagan planeación fiscal y reduzcan por esa vía sus tasas impositivas.
Por desgracia, ese camino ideal está cerrado.
En 2001 fue imposible que se aprobara la reforma fiscal que propuso Vicente Fox y desde entonces no ha sido posible presentar una reforma integral en materia fiscal.
Hoy, por hoy , por ejemplo, si el PRI no puede o no quiere ni siquiera aprobar su propia propuesta de Reforma Laboral es imposible que quiera o pueda aprobar una reforma fiscal completa que simplifique el sistema no perder eficacia recaudatoria.
Por eso, mientras no se logre una reforma fiscal completa, el menos malo de los caminos es mantener un ISR como queso gruyere, al que se le tapan los agujeros con el IETU.
Hasta el próximo lunes con nuevas…PERSPECTIVAS.

*Diputado federal




Lo más leído
Recauda Nungaray apenas 80 mil pesos
Llama gobernador Tello a replantear continuidad del Cobaez
Lamenta Gema Mercado que la educación no sea primero; "lo del salario no es una negativa"
Inauguran cancha de Capital Soccer en Guadalupe
Levanta plantón Supdacobaez; esperan pago a más tardar el miércoles
El gobierno no tiene deudas con los profesores del Cobaez: Miranda
Tiroteo en un bar de Playa del Carmen deja al menos cinco muertos
Acusan anomalías en entrega de 29 concesiones
Pide Ivonne Ortega licencia; quiere ser candidata a la Presidencia
Accidente de avión de carga causa 37 muertos en Kirguistán
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 21.73
Venta 22.23
€uro
Compra 22.94
Venta 23.44

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad