Thursday 23 de March de 2017

El instinto sobre la razón

     3 Feb 2012 04:00:00

A- A A+

Compartir:

La racionalidad es la característica que nos diferencia del resto de los seres vivos, ser racionales nos permite pensar y actuar congruentemente para lograr nuestros objetivos, situación que marca también la diferencia pues  todos nuestros actos están orientados a un fin, difícilmente actuamos sin una razón.
Ser racionales permite lograr compatibilidad entre nuestro actuar y la realidad, cuando no es así entonces trabajamos para  empatarlos, buscando siempre elegir las formas y vías idóneas  para lograr nuestras  metas con los mayores beneficios.
La capacidad humana de razonar nos permite identificar también nuestras limitaciones y adaptarnos a las circunstancias, sobre todo cuando esta fuera de nuestro alcance cambiarlas, ello también facilita que seamos personas equilibradas emocionalmente, personas que privilegian la armonía y no el caos, sobre todo a partir de actuar sobre expectativas realistas, definiendo nuestro proceder en torno a conseguir objetivos alcanzables y previamente establecidos.
La racionalidad es también la que marca la pauta para vivir en sociedad, es decir a partir de establecer principios elementales de convivencia fundados en la razón podremos vivir e interactuar dentro de un grupo, el trabajo establecido para lograr un objetivo que beneficia a una colectividad será lo que nos defina como una sociedad  unida y orientada.
Si en lo individual prevaleciera el egoísmo que es inherente a nuestra naturaleza y orientáramos nuestras acciones sólo a la consolidación de nuestro proyecto de vida, sin considerar el proyecto de vida colectivo, entonces, colocamos el instinto por encima de la razón, porque para lograr nuestros fines particulares necesitamos de la concurrencia de la sociedad y si ella nos brinda apoyo para lograr nuestros fines, estamos obligados a devolverle a la sociedad algo de lo que ella nos ha brindado.
Aún y cuando se señala que la solidaridad entre los hombres es una mera ilusión, lo cierto es que si privilegiamos nuestro actuar en base a la razón y no al instinto, entonces la solidaridad es viable, hemos presenciado en múltiples ocasiones la capacidad de ayuda entre los seres humanos en situaciones de inminente necesidad.
Lamentablemente también nos ha tocado conocer situaciones en las que la irracionalidad de los hombres se ha manifestado, comportamientos en los que la racionalidad no es el factor que los determina; por el contrario, parecieran mas basados en impulsos y pasiones que distan mucho de los principios que rigen la conducta que tiene como fin la obtención de un  bien.
Esos comportamientos basados en impulsos y pasiones, generalmente resultan en situaciones negativas, la mala decisión que provocó el hundimiento del crucero Costa Concordia y el incidente de violencia en el  futbol de Egipto, son claros ejemplos de que cuando el instinto supera la razón, las consecuencias son siempre trágicas.

*Docente-Investigadora de la UAZ




Lo más leído
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 19.02
Venta 19.52
€uro
Compra 20.47
Venta 20.97

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad