Friday 20 de January de 2017

¿El madruguete de Lozoya?

Tren Parlamentario

     4 Feb 2013 03:20:00

A- A A+

Compartir:

Emilio Lozoya es el director general de Petróleos Mexicanos. Cuando sucedió el derrumbe parcial de una de las dos torres de la sede de la compañía petrolera más poderosa de América Latina, volaba sobre el continente asiático, pero dio media vuelta  y regresó a la ciudad de México la madrugada del viernes, para ponerse al frente de la paraestatal siniestrada, y casi de inmediato hizo una declaración, y luego otra este sábado, dignas ambas de tomarse muy en cuenta.
El viernes, ante los micrófonos de Televisa, deslizó la versión de que todo apuntaba hacia un accidente. “Todas las líneas de investigación están abiertas”, matizó Lozoya, “pero sí parece. Lo que uno puede observar es que esto es parte de lo que los expertos perciben como un accidente, pero no se va a descartar ninguna línea de investigación”.
Fue una declaración cargada de jiribilla, de dobles renglones y a contrapelo de cuanto se había dicho en la víspera y ante la hilera de muertos y heridos que sacaban del lugar siniestrado. Un desfile trágico y dramático que no termina todavía, porque al parecer habían encontrado más gente sepultada, sin que se supiera si estaba viva o muerta.
El presidente Enrique Peña Nieto , el procurador general Jesús Murillo Karam y el secretario de Gobernación Miguel Osorio, erigidos en la voz cantante del Gobierno Federal en las horas inmediatas del siniestro, habían pedido reiteradamente que no se especulara en ninguna dirección y bajo ninguna circunstancia. Y prometieron que darían a conocer pormenorizadamente la información que resultase producto de la investigación. Incluso el procurador  informaba que las líneas investigativas abarcan desde la hipótesis del accidente hasta la de un atentado.
Comprensiblemente, los legisladores del PAN y PRD se sumaron a la actitud prudente y sobria que han aparentado tener los hombres del Ejecutivo Federal. Y pidieron el viernes, en lo que fue el inicio del periodo ordinario de sesiones, que no se especulara para evitar el embrollamiento peligroso de un hecho terriblemente infausto, que da para muchísimas versiones.
Versiones que van desde el accidente hasta el del atentado. Y hablar de atentado es relacionar pensamientos muy funestos para el país, porque entre todas esas versiones, de las que el gobierno no quisiera que se dieran vuelo y se mencionaran, están las de la posible participación del crimen organizado o incluso de alguien o de algunos –de dentro o fuera del país- que han pretendido echarle una manita a quienes pretenden, durante estos meses, darle el tiro de gracia al artículo 27 constitucional, para la privatización definitiva del petróleo mexicano.
Un cambio constitucional que, de acuerdo con opositores al régimen y académicos expertos del sector energético, va a desembocar en una vertiente: la de enriquecer todavía más a las multinacionales que merodean al petróleo mexicano, por un lado, y por otro el arrebatamiento del futuro de un país que el Constituyente de 1917 afincó en ese bien de la nación, y que una vez el poeta de Jerez, Zacatecas, Ramón López Velarde, describió como los “veneros del diablo”, por la desdicha que ha provocado en infinidad de ocasiones al pueblo mexicano y por la codicia que el petróleo mexicano siempre ha despertado en países de sistema imperialista como  Estados Unidos, Inglaterra, Alemania, España y Japón.
Por eso llama la atención el sentido declarativo que Lozoya está dando a sus declaraciones, en las que  (es el caso del viernes) sugiere que pudo haber sido un accidente, y en la de este sábado, en la que dijo ante los deudos de los trabajadores fallecidos, luego de expresarles el pésame y su solidaridad, de que “de esta tragedia Pemex  saldrá fortalecido y más unido”.
Lozoya tendrá que responder cómo es que visualiza que Pemex saldrá fortalecido y más unido. Su dicho se incorporará de inmediato al debate que ya sostiene la República por el petróleo mexicano.
Quienes advierten desde diferentes tribunas públicas que Peña Nieto miente cuando afirma que su propuesta de reforma energética no será privatizadora, es de presumir que pondrán el dicho que hizo Lozoya este sábado en el costal de argumentos que barajará el Gobierno Federal durante estos meses de batalla parlamentaria por el petróleo.
Nadie, en su sano juicio, podría pensar que Lozoya se manda solo. Es de presumir que todo lo que dice es previamente analizado y aun dictado en el cuarto de máquinas donde el Ejecutivo Federal hila todos los días su estrategia para la reforma energética.
 Veremos qué le responden al director general de Petróleos Mexicanos este miércoles de sesión ordinaria, en las dos cámaras del Congreso de la Unión.
 




Lo más leído
Suspenderán el servicio del agua en colonias de Zacatecas y Guadalupe 
María Auxilio Tenorio, nueva titular de la DSP de la capital 
EU no impondrá pena de muerte a El Chapo: SRE
Destituyen a Eduardo López de Recaudación de Jerez 
Pagan quincena a trabajadores del PRI; les adeudan prestación
Encuentran cadáver descuartizado de niño de dos años 
Reportan disparos al aire en la avenida Hidalgo en la madrugada 
#Video Se registra un aparatoso accidente en el entronque a Morelos 
Estancia Infantil, un sueño hecho realidad para Rubí Dávila 
Se unen sindicatos del sector educativo contra el sistema político
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 21.63
Venta 22.13
€uro
Compra 23.10
Venta 23.6

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad