Thursday 19 de January de 2017

El Más Barato, un negocio que sacaron adelante don Juan Enríquez y doña Elena Rivera

Juan Enríquez logró tener una empresa exitosa

     12 Feb 2012 03:20:00

A- A A+

Compartir:
  • El edificio de la izquierda fue la primera tienda que abrió Juan Enríquez Barraza. El edificio de la izquierda fue la primera tienda que abrió Juan Enríquez Barraza.
  • Toda la familia ha colaborado en atender las sucursales. Toda la familia ha colaborado en atender las sucursales.
Imagen de


Unas cuantas colchas y él, parado en la calle. Así empezó todo.
Con mil 500 pesos, lo que significaba un dineral en aquella época, la de finales de los años 40, Juan Enríquez Barraza compró el material que después vendería en la calle La Bordadora, junto a la plaza de La Loza, en el Centro Histórico de la capital zacatecana.
De esta forma inició El Más Barato, negocio que en diciembre de 2011 recibió un reconocimiento por parte de la Secretaría de Desarrollo Económico (Sedezac) por sus más de 50 años de trayectoria comercial en el estado.
Originario de Tepetongo, Enríquez Barraza se mudó a Zacatecas después de que su padre dejara de trabajar en una hacienda de ese municipio para emigrar a la ciudad.
Una vez que se asentó en el núcleo urbano, tuvo su primer contacto con el mundo de las ventas, aunque su oficina durante esos primeros años siempre fue la calle.
En un principio fueron billetes de lotería y más tarde quesos los productos que ofertaba, a grito limpio, por las aceras y callejones del Centro Histórico.

La experiencia en el norte
Con 19 años, y ya casado con Elena Cristina Rivera, de 14, el fundador de El Más Barato tuvo que marcharse a Estados Unidos como bracero para lograr algún ahorro.
Sin embargo, después de casi año y medio en aquel sitio, regresó a Zacatecas sin dinero en el bolsillo, por lo que al poco tiempo, en ese mismo año de 1947, tuvo que volver a partir de su tierra natal hacia el país del norte.
Esa vez sí tuvo suerte. Un año después de su segundo viaje a Estados Unidos, volvió a tierras zacatecanas.
Con los ahorros que había obtenido comenzó su primer negocio propio, aunque todavía sin un establecimiento.
Corría el año 1948 cuando empezó con la venta de colchas en la calle La Bordadora.
Su nivel escolar de tercero de primaria le llevó a decantarse por una mercancía simple y práctica, pero no le impidió crecer y consolidar un negocio que perdura hoy, después de más de 50 años de historia.

Su primer tabarete
Después de casi cinco años ofertando sus productos en plena calle, las ganancias le alcanzaron a Enríquez Barraza para adquirir un tabarete, que era un puestito rectangular de madera, cerrado con unas tablas del mismo material, y cuya extensión de 3 metros por 1 metro y medio hacía imposible que vendedor y productos compartieran el mismo espacio.
“Era una superficie de 3 por 1.50 metros, con la estantería que tú mismo le hacías y en el que tenías que sacar la mercancía para poder entrar y ya en la noche la volvías a meter”, explicó su hijo, Juan Enríquez Rivera.
Con estos avances, el negocio se mantenía con sus propios recursos y en 1958 tuvo las ganancias suficientes como para poder rentar un local, justo enfrente de donde había estado comercializando las colchas y las telas en la calle.
Desde que comenzó con la venta de esos productos, aunque estuviera en la vía pública, los viajes a México fueron una constante en la vida de Enríquez Barraza. El objetivo: traer las últimas novedades y ser el primero en venderlas en Zacatecas.
Todo cambiaría conforme pasaron los años y el nombre de El Más Barato empezó a ser conocido entre los comerciantes del país, por lo que ya no tuvo que salir a buscar los productos, sino que eran los propios vendedores quienes acudían a él para ofrecerle las telas más innovadoras.

El apoyo de su esposa
Aunque en sus inicios tardaba más de un día en ir y volver desde la Ciudad de México y el tren era casi el único medio de transporte hasta el Distrito Federal, durante sus ausencias, el negocio en la capital zacatecana no cerraba.
Su esposa, Elena Cristina Rivera, se quedaba a cargo de las ventas y, una vez que rentó el primer local, también se encargaba de atenderlo mientras su marido se hallaba en México comprando el material.
Además de vendedora, debía cuidar primero a los dos hijos que tenía cuando empezó el negocio y finalmente debía hacerse cargo de los 15 pequeños que tuvo en total.
“Mi mamá mal guardaba su cama de postparto y, otra vez a darle todos los días en el negocio. Los dos trabajaron al unísono, de noche a sol”, dijo su hijo.
Quien ahora es director del Grupo Plata aseguró que no se puede hablar del éxito de El Más Barato sin nombrar a su madre, gran impulsora de los comercios, ya que sin su apoyo, comentó que no sabe si habrían podido salir adelante.
El hecho de tener 15 hijos que podían colaborar en la administración del negocio fue uno de los motivos que impulsó a Enríquez Barraza a abrir más locales.
La familia tan numerosa fue el soporte y el estímulo que hizo avanzar la empresa, aseguró su hijo.
Todos los hermanos fueron el soporte porque desde muy pequeños ayudaron en diferentes tareas indispensables en el desarrollo de las tiendas.
Desde hacer gestiones en el banco, doblar las telas que traían los vendedores de la forma en la que se exhibían en sus locales hasta preparar el papel periódico en rollos, debido a que era el material que se utilizaba para envolver la mercancía y los regalos.
Sin embargo, los 15 pequeños a quienes había que vestir, alimentar, escolarizar y dar un buen futuro también fueron el estímulo del desarrollo, dijo Enriquez Rivera, porque para mantenerlos a todos era necesario tener cada vez más ingresos, lo cual se conseguía con la apertura de más establecimientos.

Trabajo y ahorro, la clave
A pesar de los gastos familiares y de las dificultades de emprender un negocio desde sus cimientos, desde cero, en esta numerosa familia había dos claves para el éxito, las cuales todavía siguen manteniéndose: el trabajo y el ahorro.
“Teníamos que trabajar bastante y, aunque sin quedarnos en el hambre, sí teníamos que privarnos de algunas cosas para aumentar la capacidad de compra”, aseguró.
Poco a poco fueron abriendo más tiendas. En 1960 el exitoso comerciante pudo comprar el primer local que rentó, y en el 73 fue cuando adquirió el establecimiento que se sitúa justo enfrente, también en la plaza de La Loza.
En el segundo espacio amplió la gama de mercancía y empezó con la venta de bonetería o ropa interior, mientras que en 1980 decidió especializar los productos y abrió dos tiendas en la calle Aldama, una de ropa de caballero, y la otra de ropa exclusiva para damas y bebés.
A partir de esa fecha, abrió una nueva tienda de ropa para hombre, pero esta vez centrada en el western o ambiente vaquero, además de otro local en Guadalupe.
Sin embargo, como lo explicó Enríquez Rivera, de la misma forma que creció el negocio tuvo que frenarse un poco por la reducción de la familia que colaboraba en él, razón por la que cerró una de las tiendas que se ubicaba en el municipio de Fresnillo.
Pese a los pequeños inconvenientes de cualquier empresa, El Más Barato siempre fue muy sano financieramente, dijo Enríquez Rivera, y tan sólo en una ocasión su padre tuvo que recurrir a un préstamo para los requerimientos inmediatos del negocio, como adquirir otro inmueble, a fin de no desequilibrar la rentabilidad de los establecimientos que ya estaban en marcha.
Aún así, el director de Grupo Plata reiteró que su padre nunca fue de la idea de pedir prestado, sino que la meta era ser autosuficiente, lo cual pudo cumplir hasta el final.
Los 15 hermanos eran profesionistas, por lo que la gran mayoría decidió dar un cambio a su vida y dedicarse al trabajo para el que habían estudiado.
Sólo dos, Dagoberto y Cristina, se han dedicado hasta hoy al 100% a atender los negocios de su padre, recién fallecido el 20 de enero pasado.
Aunque todavía no conocen lo que el fundador del negocio dispuso sobre el futuro de las tiendas, ya que deberán esperar a conocer su testamento, Enríquez Rivera comentó que Dagoberto es un hombre muy capaz, competente y conocedor del negocio, por lo que podría perfectamente seguir adelante con los locales.
No obstante, aún tendrán que esperar, pero “el futuro está planteado para que se pueda seguir así, a pesar de las crisis, porque este es un negocio muy sano”, aseguró.




Lo más leído
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 21.94
Venta 22.44
€uro
Compra 23.31
Venta 23.81

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad