Tuesday 17 de January de 2017

El Museograbado y la apertura a la experimentación

     28 Nov 2011 03:20:00

A- A A+

Compartir:
  • Los artistas tienen los elementos adecuados para hacer sus obras. Los artistas tienen los elementos adecuados para hacer sus obras.
  • Se quiere rescatar el uso de la gráfica. Se quiere rescatar el uso de la gráfica.
  • El taller ofrece cursos cortos de capacitación. El taller ofrece cursos cortos de capacitación.
  • El lugar ofrece varios recursos técnicos para la creación. El lugar ofrece varios recursos técnicos para la creación.
Imagen de


Creado por iniciativa de Manuel Felguérez dentro del museo que lleva su nombre, el Centro de Formación, Producción e Investigación Gráfica Museograbado se ha convertido a lo largo de 12 años en un espacio de trabajo y experimentación para artistas visuales, quienes pueden desarrollar su propuesta combinando los múltiples recursos técnicos que ofrece el taller en cuestión de gráfica.
Plinio Ávila, coordinador general del Museograbado desde su apertura en 1999, sostiene que las ideas del artista no tienen porque ajustarse a un formato en particular, sino que deben expresarse sin limitaciones, usando y mezclando los elementos que más convengan a su intención.
“El objetivo del artista es más importante que la técnica a utilizar”, coincide Eric Nava, coordinador de Difusión del taller, quien agrega que la fortaleza del taller está en el conjunto de todos sus recursos.
La apertura a la experimentación es quizá el rasgo que mejor define la orientación de un taller que forma parte del proyecto en los estados del Centro Nacional de las Artes (Cenart), el organismo del Consejo Nacional para la Cultura y las Artes (Conaculta) encargado de la formación e investigación artística en el país.

El apoyo
En su origen, el Museograbado siguió el modelo del taller de grabado La Parota, de Colima, que fue uno de los primeros centros de artes de Conaculta en instalarse fuera de la Ciudad de México en 1996.
Entusiasmados por el éxito inicial del taller La Parota, Manuel Felguérez y Álvaro Ortiz, en ese entonces delegado del Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA) en Zacatecas, hicieron las gestiones ante Conaculta para traer un centro de grabado a Zacatecas y dotarlo de presupuesto.
El artista zacatecano Alfonso López Monreal y una asesora de la Ciudad de México desarrollaron el proyecto y aconsejaron sobre el equipo necesario para montar el taller, que inició sus funciones en diciembre de 1999.
Inicialmente el taller estaba pensado para trabajar únicamente grabado sobre metal, fue Ávila quien a su llegada como coordinador del centro sugirió la adquisición de una prensa y piedras para litografía.
La litografía no es tan común como el grabado sobre metal, y son muy pocos los talleres en el país que la trabajan debido a su complejidad a la hora de imprimir, sin embargo la formación de Ávila en un instituto estadounidense especializado en dicha técnica ha hecho del Museograbado uno de los talleres más importantes para la impresión de litografía a nivel nacional.

Experimentación con la gráfica
Durante sus primeros años, el Museograbado produjo anualmente dos carpetas de gráfica en ediciones de 50 impresiones con la obra de 10 artistas invitados.
La mayoría de los artistas que colaboraron en esa primera etapa pertenecían a la llamada Generación de la Ruptura, de la que Felguérez es uno de los máximos representantes.
Ha sido desde 2006 que se ha integrado una nueva generación de artistas más dedicados al arte contemporáneo y poco familiarizados con el grabado, que ha sido un tanto olvidado en los últimos años, reconoció Ávila.
El propósito del acercamiento con artistas como Gustavo Artigas o Pablo Helguera, por citar a un par de los más recientes visitantes del Museograbado, es rescatar el uso de la gráfica en proyectos que abandonan cada vez más la forma y la técnica y en su lugar favorecen el concepto.
Una buen ejemplo de ese objetivo es la exposición “Puntos de tensión”, que fue inaugurada en septiembre y reúne el trabajo de siete jóvenes artistas que integraron la gráfica dentro de los proyectos multidisciplinarios.
“Puntos de tensión” muestra el uso experimental de la gráfica que representa la propuesta de Museograbado para los próximos años.

La formación de impresores y público
Si bien, el Museograbado está enfocado principalmente en producción, también ofrece un programa de formación, que este año en especial se ha ampliado de una forma sin precedentes.
Se trata de cursos cortos de capacitación que abarcan todas las técnicas y aspectos del grabado.
El coordinador del taller advierte que los cursos están dirigidos a formar impresores más que artistas, sin embargo los cursos que se ofrecerán en los próximos meses no son sólo técnicos, también los hay de teoría del arte o promoción artística.  
Éric Nava dice que los cursos representan el mayor impacto a nivel local que tiene el taller, pues la producción es aprovechada en su mayoría por artistas foráneos.
Además, los cursos sin importar su índole colaboran a la formación de públicos, pues los asistentes salen en mejor condición de apreciar el trabajo que hay detrás de una obra, afirma Nava.




Lo más leído
Secuestran a dos hombres en Guadalupe
Se registra accidente múltiple en el boulevard
Asesinan a taxista en Ojocaliente
Vocera de PGR descarta orden judicial contra Kate del Castillo
Aseguran un vehículo robado
El viernes será la Feria del Empleo en Calera
Encuentran a un hombre sin vida en Zóquite
Se pasa el alto y choca
Piden a SRE vigilar proceso de mexicano detenido en Letonia
Peña Nieto anuncia medidas en favor de economía y Pymes
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 21.50
Venta 22
€uro
Compra 23.05
Venta 23.55

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad