Tuesday 24 de January de 2017

El pachuco y la alteridad

     13 May 2011 04:00:00

A- A A+

Compartir:

La figura del pachuco surgió en la década de los veinte del siglo pasado, si bien cobró auge en los cuarenta y los cincuenta, hasta extinguirse, al menos como movimiento juvenil de singular importancia, a inicios de los setenta.
Los pachucos eran jóvenes urbanos, tanto estadounidenses de ascendencia mexicana como mexicanos radicados en Estados Unidos, que se caracterizaban por su forma de hablar.
Utilizaban el idioma español, pero empleaban palabras en inglés que funcionaban como sustitutas de las ya existentes en nuestro idioma; también fundaban nuevas palabras o modificaban otras que podían tener doble significado. Así, construyeron un argot original y único.
Sobresalían por su indumentaria: pantalones holgados, pero ajustados en la cintura y los tobillos, sacos largos con hombreras y anchas solapas llamados Zoot Zuit, sombreros adornados con una pluma, zapatos de dos colores y largas cadenas a un costado. Además, tenían predilección por el boggie boggie, el swing, el mambo y el danzón.
Con todo ello, crearon una identidad particular, dentro de una sociedad que los rechazaba por sus orígenes y les censuraba su conducta rebelde, al no estar dispuestos a asimilar de forma pasiva la cultura estadounidense, aunque también se oponían a reproducir acríticamente las costumbres y las tradiciones de padres o abuelos.
Alguna prensa de Estados Unidos realizó un cuestionamiento muy severo a los pachucos, a veces con connotaciones denigrantes, sobre todo a raíz de una serie de conflictos surgidos entre ellos y marinos estadounidenses en los Ángeles, California, en los cuarenta.
Por ejemplo, en el artículo “El zoo-suit: pesadilla de sastre”, publicado en el periódico La Prensa, de San Antonio, Texas, el autor describe a los pachucos como “bípedos implumes, aunque parezcan cruza de guacamaya con antropoide”.
De manera sintética, podría decirse que el pachuco o zuiter presenta el problema de la alteridad. El mundo en el que vive emerge como una alteridad incomprensible y repulsiva que provoca un sentimiento ambiguo de atracción interrogativa e impotente y de rechazo impetuoso y doloroso.
El pachuco es más que un estereotipo. Es la construcción de un “nosotros” en el que se articulan elementos de dos culturas para construir una forma particular de ser.
De eso trata la obra “Zoot Suit” que presentará la Compañía Nacional de Teatro en Zacatecas. Escrita por Luis Valdés, el autor reflexiona sobre el ser del pachuco, pero lo hace de una forma inteligente.
Distingue el alma del pachuco, ciertamente enfrentada al espíritu estadounidense, de las individualidades de los jóvenes que asumen esta figura como propia. Así, muestra sus problemas y aspiraciones particulares, sus contradicciones y paradojas, sus vínculos familiares y sus conflictos existenciales. Vale la pena verla.
*Miembro del Sistema Nacional de Investigadoresx




Lo más leído
EU frena 100 tons de aguacate mexicano; descartan culpa de Trump
Pide PAN que fortuna de 'El Chapo' se reparta entre México y EU
Uno tiene que buscar la manera de tener un peso más: Cortés Navia 
Alumno de secundaria amaga en Facebook con tiroteo
Cancelará la Secretaría de Finanzas la mitad de las plazas vacantes
Reconocen incremento de homicidios en Guadalupe
Adolescente embarazada resulta herida en Cancún
Anuncian foro para atender a migrantes 
México se levanta de la mesa si nos quieren hacer pagar el muro: SE
Otorga el Ayuntamiento de Zacatecas apoyo a un Grupo Étnico 
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 21.45
Venta 21.95
€uro
Compra 23.02
Venta 23.52

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad