Friday 20 de January de 2017

El paseante

Periferia: Arte contemporáneo

     28 Sep 2012 04:00:00

A- A A+

Compartir:

“...Es cierto que se le ha contemplado desfilar en orden, simular todo tipo de sumisiones, adular en masa a los poderosos, pero se conoce su tendencia a insubordinarse, sea por la vía de la abstención, del desacato, de la deserción o del levantamiento. Por eso es contra él, contra ese desconocido innumerable, contra quien se bombardean las ciudades y se colocan coches-bomba. ¿Contra quienes se dispara en las colinas de Sarajevo?: contra tipos que iban por ahí, a sus cosas.”

Manuel Delgado,
El Animal Público, 1999

Nada hay más peligroso para el orden político que un paseante. El que anda por ahí sin intención de ir a ningún lugar. Sin itinerario, ni razón. Caminar por la calle es un acto minúsculo, cotidiano. Pero es también un acto libre. El paseo es un espacio de libertad.
Francis Alÿs (Bélgica, 1959; vive y trabaja en la Ciudad de México) llegó a la producción artística por una serie de accidentes y circunstancias inesperadas. En su obra está presente el interés por los espacios y los fenómenos urbanos influencia por la Arquitectura, la carrera que estudió.
Buena parte de su trabajo está basado en los paseos. Con sus caminatas, Alÿs, siempre un extranjero, explora la ciudad como escenario. Sus recorridos, acompañados de un objeto que cambia por completo el sentido de este acto, son una mezcla de realidad y ficción: al elegir un elemento común cuenta una historia accesible; cuando agrega un objeto inusual crea un acto notorio. Nada queda de la acción, salvo los videos y fotografías que la documentan.
En unos de sus primeros paseos documentados, La Paradoja de la Práctica 1, 1997 (mostrado en los stills de video tomados del sitio francisalys.com), lo vemos empujar un bloque de hielo por las calles. El paseante, el que no tiene una ocupación útil, realiza un esfuerzo. En principio es un homenaje al oficio cotidiano de entregar hielo, pero es también un guiño al mito de Sísifo. Concluye nueve horas después, cuando el hielo se ha derretido por completo.
Con Zapatos Magnéticos, 1994, realizada en La Habana, Alÿs inviertió el sentido de la huella. Caminó por la capital socialista usando un par de zapatos que recogían los objetos metálicos. Aquí no es el sujeto quien marca a la ciudad con sus pasos, sino la ciudad que deja su huella en el caminante.
Al recorrer la ciudad golpeando postes, muebles urbanos y rejas con una baqueta de madera, en Barandales, 2004,  el paisaje se convierte en un territorio sonoro.
Las formas y materiales de la arquitectura londinense ceden su carácter utilitario para transformarse en un pentagrama abierto.
Contrario a las masas que recorren la ciudad con un propósito, que ignoran el paisaje e incluso lo consideran un obstáculo, Alÿs, el paseante, se detiene para mirar las fisuras, los desencuentros entre la experiencia de vivir y la consciencia de su propia existencia.
Más sobre Francis Alÿs: www.francisalys.com

*Coordinador del Muno




Lo más leído
EU no impondrá pena de muerte a El Chapo: SRE
María Auxilio Tenorio, nueva titular de la DSP de la capital 
Reportan disparos al aire en la avenida Hidalgo en la madrugada 
Pagan quincena a trabajadores del PRI; les adeudan prestación
Encuentran cadáver descuartizado de niño de dos años 
Se unen sindicatos del sector educativo contra el sistema político
Estancia Infantil, un sueño hecho realidad para Rubí Dávila 
Rescatan a 10 tras avalancha en Italia, dos de ellos niños 
'Hoy será recordado como el día en que la gente tomó el poder de esta nación otra vez': Trump
Asumen cargos nuevos titulares en el municipio 
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 21.55
Venta 22.05
€uro
Compra 23.01
Venta 23.51

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad