Friday 20 de January de 2017

El periodismo en tiempos violentos

Libertad de prensa, amenazada por el crimen

     3 May 2011 03:20:00

A- A A+

Compartir:
  • Rita Varela Mayorga Rita Varela Mayorga
  • Julio Daniel Moreno Chávez Julio Daniel Moreno Chávez
  • Pascal Beltrán del Río Pascal Beltrán del Río
Imagen de


Destacados periodistas coinciden en que el crimen organizado es la principal amenaza a la libertad de prensa; advierten que en nuestro país el periodismo sigue siendo declarativo y falta que los comunicadores se preparen mejor.
En 1993 la Asamblea General de las Naciones Unidas a iniciativa de los países miembros de la UNESCO, proclamó el 3 de mayo como Día Mundial de la Libertad de Prensa, con la idea de que una prensa libre, pluralista e independiente es un componente esencial de toda sociedad democrática.
Cada año la UNESCO conmemora esta fecha para rendir tributo a los periodistas del mundo, quienes por decisión profesional ponen en peligro sus vidas al realizar el esfuerzo de informar y de promover el libre flujo de las noticias.

Pascal Beltrán del Río

¿Cuál es el panorama de la libertad de prensa en México?
El periodismo mexicano presenta claros y oscuros. Si partimos de lo que sucedía en México hace 30 años, en ese entonces la principal amenaza a la libertad de expresión venía del gobierno. Ahora hay zonas donde el periodismo se ejerce con mayor y menor libertad, la amenaza del crimen organizado no es pareja en todo el territorio mexicano.
Zacatecas, La Laguna, la frontera norte, son lugares en los que el riesgo es mayor y el informador incluso pone en riesgo su integridad física para desempeñar su labor.
Es posible que en algunas partes del país haya periodistas que han decidido colaborar con la delincuencia organizada, no tengo pruebas de ello.
Hay testimonios de que en algunos medios de Tamaulipas hay voceros del crimen organizado, personas que dan línea acerca de los contenidos, es una cuestión muy preocupante. De lo que sí hay evidencias, y muchas, es de ataques, amenazas y desapariciones que sufren los informadores por parte del crimen organizado.
¿Los periodistas están bien preparados para ejercer el oficio?
Hay zonas del país con profesionales de la información bien capacitados, en muchos casos por el esfuerzo individual de los reporteros o por la preocupación institucional del medio de comunicación por mejorar.
También tenemos un conjunto de periodistas con una capacidad muy pobre, eso se debe a las carencias de formación y el nivel socioeconómico.
Hay empresas a las que no les interesa capacitar a su gente, y en cambio, imponen condiciones difíciles para laborar como cargas de trabajo excesivas y salarios paupérrimos.
Lo cierto es que dedicarse al periodismo sí requiere una gran capacitación y no hablamos sólo de conocer el lenguaje sino del uso de tecnologías.

¿Qué conocimientos debe tener un profesional de la información?
Como periodistas hay que saber un poco de todo. Un comunicador bien preparado debe tener conocimientos básicos lo mismo de opera, de toros, de teatro, de literatura, de deportes... No concibo un periodista que diga “a mi no me gusta el futbol”. En esta profesión nunca sabes si un día te va a tocar hacer una crónica deportiva.
¿La corrupción en el medio es mucha o poca?
El famoso chayote, el soborno a los periodistas por parte de la clase gobernante, se ha ido acabando pero no ha desaparecido. Las restricciones económicas de las administraciones públicas han ido mermando esa práctica.
Con las amenazas que se ciernen sobre los periodistas ¿se mantiene su función social?
La responsabilidad social de los medios es un tema fundamental. No somos fábricas de tornillos. Cumplimos una función social en un contexto democrático.
De la información que nosotros recabamos depende que los ciudadanos se enteren de lo que acontece y tomen mejores decisiones. Por eso debemos brindarles información precisa y con contexto.
¿La forma de hacer periodismo ha cambiado?
El oficio de informar tiene sus reglas, una forma de hacerse bien. Yo no soy de los que cree que sólo los que estudian periodismo pueden dedicarse a esto. El tema es seguir las reglas, lo mismo en un periódico que en un blog. Cuando la gente se acostumbre a la omnipresencia de la red, la confianza de los consumidores se irá con las empresas que estén en internet y la mejor oferta que pueden hacer estos medios es la precisión de los hechos.

Es director editorial del periódico Excélsior.

 

Rita Varela Mayorga

¿Cuál es el panorama de la libertad de prensa en México?
A mi juicio el periodismo mexicano está viviendo algo que no se había visto. La escalada del crimen organizado y el clima de terror en la sociedad son factores que repercuten en los medios de comunicación y los periodistas estamos solos.
Otros elementos presentes en la escena son la impunidad y la corrupción del estado. No hay condiciones para ejercer el oficio de forma segura, esto es más evidente en el interior del país donde los reporteros están a merced no sólo del crimen organizado sino también del estado y de los intereses de políticos y empresarios. Los periodistas en la Ciudad de México estamos más protegidos.
La libertad de expresión y la autocensura se están dando de forma paralela en los medios de información. Algunas empresas han publicado manuales que abordan la forma de abordar temas del crimen organizado para proteger a sus trabajadores. Es un momento muy delicado. Cuando empezó la guerra contra el crimen organizado, por ejemplo, los dueños de los medios eran muy insensibles acerca de lo que pasaba con sus trabajadores.
En los últimos cuatro años diversos organismos internacionales han señalado a México como uno de los países más peligrosos para ejercer el periodismo y eso ha sensibilizado a la parte patronal.
El saldo de la guerra en cuanto a la organización de los periodistas también es positivo.
Por mucho tiempo trabajamos en solitario, incluso sin el respaldo de los dueños de los medios.
Ahora los periodistas de la Ciudad de México están al pendiente de los de Zacatecas y los de Zacatecas están pendientes de los de Matamoros y así.
Ahora estamos más cerca de estructuras internacionales de protección a periodistas que conocen los problemas de la amenaza contra la libre prensa más a fondo de lo que hemos experimentado en México.
Aún con todas las condiciones adversas que se atraviesan en el ejercicio de la profesión no podemos dejar de informar. Si lo hacemos, estaríamos renunciando a nuestro oficio.
¿Los periodistas están bien preparados para ejercer el oficio?
La especialización del reportero en una sola fuente va a ser una tendencia cada vez más fuerte. No es lo mismo ser un periodista científico, que hablar de la bolsa de valores o cubrir la fuente política.
En la medida en que el personal de los medios se especialice la cobertura será mejor.
Muchos medios lanzaron a sus trabajadores a cubrir crimen organizado como si fuera una fuente tranquila, la educativa por ejemplo. La fuente de seguridad requiere mucho conocimiento porque quienes la cubren se exponen a amenazas y terminan callándose o siguiéndoles el juego a los delincuentes.
Las nuevas tecnologías de información también son importantes. Los periodistas que no estemos atentos a las nuevas tecnologías ni a fenómenos de comunicación como las redes sociales estamos fuera de la jugada.
Aquel periodismo de la libreta dejó de ser suficiente. Las tecnologías van tan rápido que rebasaron a los medios, aún a aquellos que se subieron rápido al internet. Otras empresas ignoraron a la red durante 10 años y ahora es una herramienta fundamental para el periodismo.
¿Qué conocimientos debe tener un profesional de la información?
Por principio, lo básico, el dominio del lenguaje, escribir bien, tener coherencia. Luego, ser una persona abierta a escuchar. De pronto sólo escuchamos a los funcionarios y no atendemos a la sociedad. Nos ocupamos de los grandes personajes, del político, del narco, hacemos reseñas de bombazos, de muertos y narcofosas, pero tenemos una deuda con la sociedad.
Contar las historias del saldo social: los huérfanos o la generación de jóvenes sin oportunidades de progreso, por ejemplo. Creo que el saldo social es un tema muy delicado que nos pone en una situación de atraso cultural, económico, total. Lo bueno es que esas historias ya se están contando en el norte del país.
También hay que prepararnos, capacitarnos y mostrar responsabilidad al momento de hacer nuestro trabajo. Muchas veces vamos a las entrevistas sin saber qué vamos a preguntar o quién es la persona. Hay que ser autocríticos y exigirnos más como profesionales del periodismo.
¿La corrupción en el medio es mucha o poca?
La corrupción sigue existiendo, siempre ha estado, persiste a diferentes niveles. A veces no es tan evidente, son casos que van desde una empresa como Televisa que puede valerse de un monopolio para entrar al cuádruple play (servicios de televisión, internet, además de telefonía fija y móvil) hasta cuando alguien recibe un pago por una fotografía.
¿La forma de hacer periodismo ha cambiado?
Yo diría que sí, porque las nuevas tecnologías le permiten a los ciudadanos estar más en contacto con muchísimos temas a la vez. Alguien, en tiempo real, te dice que está saliendo de una reunión con el gobernador y al mismo tiempo te pasan una liga hacia un manual de periodismo de tecnología y algún otro contacto te mandó un video de una matanza y así por el estilo.

¿Qué destaca del Día de la Libertad de Prensa?
Es como todas las conmemoraciones y de pronto se arma demasiada alharaca. Me gusta esta celebración porque te da la oportunidad de reflexionar acerca de hacia dónde vamos y cómo podemos elevar la calidad del trabajo.
Es la oportunidad para pensar en desarrollar mejores herramientas para la seguridad y en la manera de mejorar las condiciones de vida de los periodistas.

Es directora de la revista Energía Hoy y columnista decano de Día Siete.

 

Julio Daniel Moreno Chávez

¿Qué destaca de la libertad de prensa?
Las amenazas a la libertad de expresión primero que nada es la delincuencia organizada, que ha hecho territorios cada vez más grandes en nuestro país, en donde simplemente ya no se escribe sobre el tema evitando por supuesto el ejercicio natural del derecho a la información, pero quizás es hoy la principal amenaza a la libertad de expresión.
En los medios de los estados del norte del país, como Zacatecas, Chihuahua y Tamaulipas el trabajo del periodista es cada vez más arriesgado. La autocensura es una manera de protección en donde el Estado mexicano no ha hecho de la libertad de expresión un tema capital y de suma importancia.
Los reporteros de un estado como Zacatecas, en donde se vive a diario con el crimen organizado, es un reto fundamental, el trabajo periodístico es tan complejo y riesgoso que va mas allá de lo que el periodista puede abordar, es un tema en donde los comunicadores deben trabajar en equipo, no sólo a nivel de los medios, sino que todos en conjunto para enfrentar a la delincuencia.
Hoy por hoy los gobiernos de los diferentes niveles ya no se meten tan seguido, públicamente o de manera tan dura contra tal o cual medio por lo que difunde, digamos el gobierno ahora es una amenaza marginal a la libertad de expresión, ya no tiene el peso político para censurar, ahora es el crimen el que puede hacerlo.
¿Cuáles son los retos de los periodistas?
Uno de los principales retos de los periodistas de a pie es asumir su propia competitividad, ya que el periodismo es un oficio al igual que ser un plomero o un panadero. La profesionalización del trabajo reporteril es la columna vertebral de ejercicio del periodismo en México.
Las críticas de los académicos, de los propios políticos hacia los periodistas en muchas de las ocasiones son por la falta de conocimientos, hoy por hoy el periodista tiene una imagen justamente ganada de ser un ignorante, de no conocer a fondo los temas, de no preocuparse por conocer sus fuentes.
Los periodistas con mucha razón seguimos teniendo esa imagen del chismoso medianamente letrado.
Otro reto es hacer periodismo investigativo en México; la prensa en nuestro país sigue siendo un periodismo declarativo, un periodismo de corre ve y dile, un periodismo de ir con un funcionario a que hable mal de una actor político, el trabajo de los comunicadores en nuestro país es de poca investigación.
Tanto los medios de comunicación como los periodistas deben asumir que el periodismo no se hace para el círculo rojo. Estoy convencido de que hoy los periodistas están más preocupados porque los lean en la Cámara de Diputados en lugar de que el ciudadano promedio abra el periódico.
Uno de los retos capitales del periodista en México es tener la profundidad en los temas.
El periodismo es un oficio que se aprende con el tiempo, si un comunicador no asume que se tiene que preparar para cubrir una fuente o tiene que tener un mínimo de preparación sobre un tema, difícilmente vamos a ser capaces de trascender del mundo declarativo, te vuelves un ve, corre y dile, te conviertes es un pescador de declaraciones.
El periodista tiene que asumir la responsabilidad de preparase, porque en un mundo donde la cantidad de egresados de la carrera de comunicaciones es escandalosa, a los medios le cuesta mucho trabajo identificar entre un egresado y otro, porque los niveles de preparación son igual de pobres en las universidades.

Es director del medio de comunicación electrónico Animal Político. (Con información de Iván Hernández, Raquel Ollaquindia y Gibran Rodríguez)




Lo más leído
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 21.90
Venta 22.4
€uro
Compra 23.37
Venta 23.87

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad