Thursday 19 de January de 2017

El petróleo, a contraluz

Tren Parlamentario

     12 Feb 2013 03:20:00

A- A A+

Compartir:

En los territorios del Senado de la República, este lunes, la oposición ha extendido un acuse de recibo al Ejecutivo Federal, mediante la celebración de lo que ha sido el primer foro de energía, en el marco del debate sobre la reforma energética.
Estuvieron como ponentes en el foro de marras, que organizó el senador petista Manuel Bartlett Díaz, los especialistas en el tema de energía de la UNAM y de la Universidad  Iberoamericana Gonzalo Núñez, Heberto Barrios, Rocío Vargas, Alberto Montoya y Javier Jiménez Espriú.
Las ponencias fueron, en los hechos, una gran cascada de información sobre el tema. Gonzalo Núñez, verbigracia, en su ponencia Política Energética para la Reconstrucción Social y Económica de México, de entrada dijo que la reforma la plantea el régimen en el marco de “una transición energética derivada del agotamiento de las reservas de los combustibles fósiles y el pacto de su uso en el calentamiento global”.
Dijo también que del año 2000 a 2012 México exportó 7 mil millones de barriles de petróleo crudo, y los ingresos en ese periodo fueron de un poco más de un billón de millones de dólares, de los cuales 38% se pagaron a empresas extranjeras, en tanto que 54% se transfirieron a la Secretaría de Hacienda.
El ponente afirmó que ha sido irracional la explotación del petróleo mexicano. Y expuso: “de 2006 a 2012 se maquiló en Estados Unidos la refinación a un costo de 25 mil millones de dólares, dinero que hubiera sido suficiente para construir dos refinerías nuevas. Se han invertido 10 mil millones de dólares en exploración de Chicontepec y Aguas Profundas con raquíticos resultados, excepto para los contratistas, y no se ha avanzado suficientemente en aguas someras. Se ha hecho caso omiso de la quema indiscriminada de gas y de la inyección de nitrógeno a Cantarell”.
El mismo ponente afirmó que la industria petrolera sufrió un desmantelamiento atroz, criminal, porque “al cancelar el desarrollo de la petroquímica, que genera un valor 60 veces mayor que el petróleo crudo, ahora sólo destinan 2% del presupuesto a petroquímica y se ha cancelado el presupuesto para refinación para 2013”.
Remachó: “al anular al Instituto Mexicano del Petróleo, se canceló el desarrollo tecnológico del petróleo nacional y, en cambio, se ha estado adquiriendo a priori tecnología externa crecientemente”.
La burocratización de Pemex ha sido infame, y a propósito de ello dijo: “18% del personal, de un total de 138 mil, es administrativo; disminuyó el personal técnico y operativo, aumentó la corrupción en contratos, y hay una gran ordeña de ductos y robo al consumidor con las gasolinas incompletas.
Rocío Vargas habló de La Política Energética para el Desarrollo Soberano de México. Y fue ella quien hizo comparaciones con países productores como el de los Estados Unidos, que tiene reservas para 100 años pero prefiere acabarse las de México, ejerciendo una política coercitiva, del más fuerte, y afincándola en una debilidad manifiesta de los últimos regímenes en México: la corrupción y la falta de legitimidad política y social que éste tiene para con su población.
Decía Vargas que de cada 100 barriles de petróleo, México apenas consume 8, Canadá 10 y Estados Unidos 82.
En su presentación, uno de sus cuadros proyectados refería que la seguridad energética de los Estados Unidos se basa en su propia independencia energética a costa de la subordinación energética de los demás. Estados Unidos tiene proyectado consumir cada año, a partir del 2020 unos 18 millones de barriles de crudo diarios, y para ello necesita de la producción petrolera de México y Canadá. Y para lograrlo, también requiere que México maximice su producción, es decir, que saque cada día más petróleo y se lo venda, sin refinar.
Actualmente, Estados Unidos produce 10 millones de barriles diarios, cantidad lejana a sus necesidades, pues los estadounidenses son los que más consumen energía en el mundo y siguen sin estar dispuestos a frenarlo. Ni con sus aliados, como los ingleses, pueden con la meta, y están obligando a México a abrirse y vender más crudo, para ellos refinarlo y revendérselo. En esto basa aquel país su política de seguridad energética.
Heberto Barrios habló del subsidio a las gasolinas. Acusó al Gobierno Federal de pretender intimidar a la población con el “engaño” de que si no hay privatización las gasolinas seguirán subiendo.
Y afirmó que es una falacia que los altos precios surjan del monopolio estatal y que sólo el mercado y la competencia serán capaces de reducirlos. No aclara el gobierno, decía el ponente, que los altos precios derivan de los altos impuestos incorporados al precio final de las gasolinas, en lo que es un proceso oscuro por parte de la Secretaría de Hacienda.
Y apostillaba el universitario: los precios finales de los combustibles en México no se basan en costos de producción; menos aún en objetivos de desarrollo nacional y social. Su objetivo obedece a propósito recaudatorios”.
Fue el primero, de varios foros que vendrán. Los ponentes pintaron un mismo color, una misma posición en contra. El PRI y el PAN, que en este tema avisaron que irán juntos, responderán con otros foros. Veremos.

vicentebello1@hotmail.com




Lo más leído
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 22.00
Venta 22.5
€uro
Compra 23.29
Venta 23.79

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad