Tuesday 17 de January de 2017

El placer de ayudar

     13 Jan 2012 03:30:00

A- A A+

Compartir:

Durante siglos, mucha gente sencilla ejercía el altruismo y la solidaridad por medio de obras de misericordia: visitar a los enfermos, dar de comer al hambriento y de beber al sediento. Pero la historia de la ayuda humanitaria tal como la conocemos surge en la segunda mitad el siglo 19 con la creación de la Cruz Roja.
Poco a poco fueron surgiendo otras organizaciones: Save the Children en 1919, centrada en los niños huérfanos; OXFAM en 1942, para socorrer a las víctimas de la hambruna griega; Amnistía Internacional en 1961, para denunciar a los gobiernos que encarcelaran a alguien solo por sus opiniones o creencias
En 1992 surgió en España Arquitectos Sin Fronteras, una organización que trabaja en América Latina y África, con proyectos de viviendas, escuelas, centros de salud y redes de saneamiento. Otras muchas organizaciones de ayuda humanitaria trabajan de hecho sin fronteras: Cáritas, Ayuda en Acción, Manos Unidas, Unicef, Acción contra el Hambre, SOS Racismo… Todas ellas están formadas por colaboradores anónimos que experimentan cada día el placer de ayudar.  
Además, millones de personas anónimas ejercen la solidaridad callada en la sociedad actual: cuidadores de personas dependientes, de enfermos, inmigrantes que atienden los servicios que otros no quieren, personas y organizaciones que acogen a los que llegan en patera o a los que sufren de sida.
En 2002 se estudió, en la Universidad Emory de Atlanta, la actividad cerebral de mujeres que tenían que elegir entre estrategias codiciosas o generosas. El director del estudio resumió: “En realidad, este hallazgo significa que estamos configurados para ayudarnos los unos a los otros”.
Ayudar a los demás estimula zonas de nuestro cerebro asociadas al placer, las mismas que reaccionan ante estímulos gratificantes. Además, según investigaciones de la Universidad de Yale, la vida se prolonga entre cinco y ocho años si nos mantenemos activos física y mentalmente y si tenemos una actitud positiva, aspectos que están en la base de la cooperación y ayuda a los demás. Sentirse útil a cualquier edad y hacer algo por los demás es básico para la salud física y mental y para ser feliz.
Pedir ayuda a los demás puede resultar embarazoso para muchos; para algunos les resultará incluso una experiencia muy dolorosa pues, al hacerlo, manifestamos nuestra propia debilidad ante los demás.
El altruismo es algo básico en nuestro funcionamiento cerebral, codificado en nuestras neuronas, más que una cualidad moral que suprime los instintos egoístas.
Una investigación más, publicada en Nature Neuroscience, demuestra que la gente no es altruista por el refuerzo que significa sentirse bien ayudando a alguien sino porque percibimos a los otros como parecidos a nosotros mismos. A diferencia de los recursos materiales, que son finitos, el placer de ayudar a los demás es inagotable. Por eso hay tanta gente que se inicia, le gusta y repite.

*Centro de Colaboraciones Solidarias




Lo más leído
Se registra accidente múltiple en el boulevard
Encuentran a un hombre sin vida en Zóquite
Se pasa el alto y choca
Aseguran un vehículo robado
Por Trump, anuncian cerco a Embajada de EU y bloqueo a puentes internacionales
Se pone agresivo con Tránsito
Moreno Valle deja la gobernatura para buscar la candidatura a la presidencia
Chocan sobre avenida Varela Rico
Autoridades estatales inauguraron la presa la Suzaya en el municipio de Pánuco  
Sondeo: Jóvenes opinan que estarán peor después de Trump 
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 21.58
Venta 22.08
€uro
Compra 23.00
Venta 23.5

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad