Tuesday 17 de January de 2017

El poder de la indignación

     1 Sep 2011 04:00:00

A- A A+

Compartir:

Los hechos suscitados en el país son un espacio abierto para la propuesta, pero sobre todo la indignación de los mexicanos, no se puede ser parte de un status quo y mostrar la indiferencia antes hechos que lastiman y atentan contra la población.
Es indignante lo pasado en el casino Royale de Monterrey donde perdieron la vida 52 personas inocentes, en su mayoría señoras mayores sin ningún nexo o implicación con la delincuencia organizada, únicamente por estar en el lugar y momento equivocado; indigna lo acontecido en el estadio de Torreón, donde la delincuencia organizada puso en peligro a más de 20 mil aficionados que lo único que tienen para distraerse es el futbol, porque en las calles existe una lucha encarnizada entre bandas de narcotraficantes, las balaceras se han convertido en una constante, y los espacio públicos son nulos para las familias laguneras; indigna el ataque a un autobús de escolares en el Estado de México cuando salían de la escuela al encuentro de sus padres, quienes de igual manera, salen a trabajar y darles el apoyo de educarlos; indignan los constantes levantones en las carreteras de nuestro Estado, donde por miedo se deja de salir a visitar a familiares o amigos de otras entidades o municipios, o simplemente afecta al turismo y comercio.
Sin duda, indigna la inhumanidad y barbarie con que los criminales delinquen en cualquier parte del país. Indigna la impunidad, que motiva que los delincuentes cometan sus fechorías con toda tranquilidad y deambulen por las calles amenazando a cualquier persona, que no paguen y sean juzgados por sus delitos; indigna la falta de acuerdos políticos para que se aprueben las leyes necesarias de lucha contra la delincuencia; indigna ver la violencia como el único medio de abatir la violencia sin tomar en cuenta medidas pacificas que nos ayuden a paliar este gran problema nacional, al igual que la indiferencia e inmovilidad de la ciudadanía falto de una cultura de la legalidad y la denuncia.
Como menciónó Stéphane Hessel a los jóvenes españoles: “¡Indígnense! porque de la indignación nace la voluntad del compromiso con la historia. La indignación es un valor precioso. Esa corriente tiende hacia mayor justicia, mayor libertad, pero no hacia esa libertad incontrolada del zorro en el gallinero. La indiferencia es la peor de las actitudes.” O como apunta Denisse Dreser: “Yo creo en la obligación ciudadana de vivir en la indignación permanente: criticando, denunciando, proponiendo, sacudiendo. Porque los buenos gobiernos se construyen a base de buenos ciudadanos y sólo los inconformes lo son. México solo será un país mejor cuando sus habitantes dejen de pensar en términos relativos y empiecen a exigir en términos absolutos.”
 
*Presidente de Jóvenes Comprometidos A.C.




Lo más leído
Sondeo: Jóvenes opinan que estarán peor después de Trump 
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 21.52
Venta 22.02
€uro
Compra 22.99
Venta 23.49

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad