Sunday 22 de January de 2017

El Presidente que se va

     29 Aug 2012 04:00:00

A- A A+

Compartir:

En el lado del pueblo hay quienes se consuelan pensando en los pocos meses de poder que le restan a Felipe Calderón, pero eso es un engaño. A un hombre como él puede bastarle un día para cometer el mayor desatino.
En el otro extremo, en el México de unos pocos, donde sonríen la oligarquía, los grandes empresarios, los banqueros transnacionales, y los dueños de los poderes fácticos, además de agradecimiento por tan generosa y eficiente servidumbre del señor Presidente, quizás haya incertidumbre. Pero si las cosas cambiaran en este país, con su dinero serán bienvenidos a donde quiera que vayan. Por eso desde hace mucho se apresuraron a trasladar su riqueza a otros lares.
Más de 145 mil millones de dólares extrajeron de México en cinco años y medio de gobierno de Calderón y aún les quedan meses para continuar el saqueo, que eso es, aunque le llamen “libertad de empresa”. En paraísos fiscales ya tienen 417 mil millones de dólares, según la organización civil Red para la Justicia Fiscal, basada en datos del Fondo Monetario Internacional y del Banco Mundial.
Los banqueros también están en la gloria: en el primer semestre ya registraron utilidades por 43 mil 532 millones de pesos, contra 35 mil 498 millones que en el mismo periodo acumularon el año pasado.
Hay más que sobradas razones para que la oligarquía nativa y extranjera esté de plácemes.
Mientras, Felipe Calderón hace campaña mediática a todo tren. No le bastan sus giras diarias en las que ante auditorios controlados habla maravillas del México macroeconómico al que le dedica vida, esfuerzos y sacrificios más allá de lo imaginable.
Pero es recompensado. El duopolio electrónico lo sigue cotidianamente y ofrece a los televidentes el mejor ángulo, la mejor sonrisa, los mejores chistoretes del ahora parlanchín Presidente.
Ante el otro México, ante el que es ciego y sordo, ha perdido totalmente la sensibilidad.
Los nubarrones del desprestigio lo amenazan, lo marean y no logra sobreponerse a sus temores ni ante las cámaras de televisión que muestran al hombre incapaz de convencer a un pueblo que lo observa con incredulidad.
En las pantallas uno es el estudiado, preciso y correcto mensaje oral y otro es el que su rostro comunica. Sus ojos, sus ademanes por más que quiera ocultarlo, evidencian derrota. Sabe que la oligarquía lo despreciará pronto, cuando deje de servirle.
Y el otro México, el verdadero, lo repudiará más cada día. De sus incapacidades hablarán las viudas, los huérfanos, las madres, todos los deudos de los más de 95 mil muertos que deja su guerra al narcotráfico. También el hambre que se ve venir y la pobreza ya dominante, los campos sin producir, la dependencia alimentaria, todo el desastre que deja gritarán su mediocridad.

*Periodista ricgomm@hotmail.com




Lo más leído
Mueren tres personas en volcadura en Sombrerete 
Gwyneth Paltrow recomienda huevos vaginales de jade 
Hallan 7 cadáveres dentro de un taxi en Manzanillo  
Concluyen las primeras obras del programa de rehabilitación de calles 
Tim Matheson en ¿Quién mató a Reagan?
Una segunda oportunidad para tu basura
​Celebra Evo Morales 11 años de presidente: Busca la reelección 
Gael García, fiel a sus ideales
Localizan en Luis Moya el cuerpo de un hombre con el tiro de gracia 
Desaparece el helicóptero de empresario regiomontano
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 21.52
Venta 22.02
€uro
Compra 23.07
Venta 23.57

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad