Monday 16 de January de 2017

El primer mandamiento paulino: estar siempre alegres

El Día del Señor

     16 Dec 2012 03:40:00

A- A A+

Compartir:
  • Dios nos mandó a su hijo para que todo el que cree no se pierda. Dios nos mandó a su hijo para que todo el que cree no se pierda.
  • Dios nos mandó a su hijo para que todo el que cree no se pierda. Dios nos mandó a su hijo para que todo el que cree no se pierda.
Imagen de


INTRODUCCIÓN
Llegamos ya al tercer Domingo de Adviento. Después de que el domingo pasado se nos invitaba a enderezar las cosas chuecas y malas de nuestra vida, ahora san Pablo nos invita a estar alegres, alegres en el corazón, en el alma, alegres en Dios.

ESTAD SIEMPRE ALEGRES EN EL SEÑOR
La alegría es un derecho que todos tenemos, es más, una obligación, así lo dice Borges: “La única obligación que tenemos en la vida es ser felices”. Ese es el mandamiento que Pablo transmite a los cristianos de Filipos (Flp 4,4).
Hay veces que en la vida, y en nuestro mundo la alegría se esfuma, se nos escapa, es más, se nos olvida. Benedicto XVI lo dice con sus palabras: “Se pueden organizar fiestas, pero no la alegría” (VD 123). Hace falta mucha alegría en nuestra vida.
En la primera lectura de la Misa de hoy (So 3, 14-18), el profeta Sofonías invita a Israel a alegrarse porque el Señor ha cancelado su condena.
 Pero el pueblo no podría saltar de júbilo si previamente Dios no se hubiera gozado con él. Dios es el dador de la alegría.


SU FUENTE Y SU GARANTÍA
Esto también para nosotros. En su primera encíclica “Dios es amor”, el mismo Papa había escrito: “El encuentro con las manifestaciones visibles del amor de Dios puede suscitar en nosotros el sentimiento de alegría, que nace de la experiencia de ser amados” (DCE 17).
La alegría es siempre gratuita y sorprendente. Es verdad. Pero requiere como fondo la paz del corazón.
 Y esa paz sólo se consigue por medio de la conversión.
La alegría cristiana no se puede confundir con el humor y el sentimiento.
La alegría cristiana refleja la relación con el Señor y tiene un precio: la conversión.

CONCLUSIÓN
La conversión es lo que exige Juan el Bautista a todos los que bajan a escucharle a las orillas del Jordán. Pero tampoco la conversión puede identificarse con un sentimiento
íntimo e incontrastable. Requiere un comportamiento público, que Juan resume en tres actitudes concretas, aplicables a las gentes de su tiempo y del nuestro:
• Compartir los vestidos y los alimentos con quienes no los tengan.
Esos elementos hacen posible la vida y protegen la dignidad de la persona.
• No exigir a los demás más de lo establecido.
Ese límite refleja el respeto a la justicia, que ha de hacer posible la armonía en la comunidad.
• No hacer extorsión a nadie. Esta prohibición condena la frecuente altanería de los prepotentes de todos los tiempos que humillan y explotan a los humildes.
No se nos olvide la conversión de todos los días; esa conversión que tiene como premio la alegría y felicidad del corazón.
Esa felicidad que sólo Dios da, y a manos llenas, a pesar de que la vida parezca otra cosa.

*Prefecto de la Etapa de Filosofía del Seminario de Zacatecas




Lo más leído
Recauda Nungaray apenas 80 mil pesos
Llama gobernador Tello a replantear continuidad del Cobaez
Lamenta Gema Mercado que la educación no sea primero; "lo del salario no es una negativa"
Inauguran cancha de Capital Soccer en Guadalupe
Levanta plantón Supdacobaez; esperan pago a más tardar el miércoles
El gobierno no tiene deudas con los profesores del Cobaez: Miranda
Tiroteo en un bar de Playa del Carmen deja al menos cinco muertos
Acusan anomalías en entrega de 29 concesiones
Pide Ivonne Ortega licencia; quiere ser candidata a la Presidencia
Accidente de avión de carga causa 37 muertos en Kirguistán
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 21.73
Venta 22.23
€uro
Compra 22.94
Venta 23.44

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad