Tuesday 24 de January de 2017

El principe Guillermo y Kate Middleton se dan el Sí, acepto

     29 Apr 2011 09:56:03

A- A A+

Compartir:
Para algunos, la Boda del Año y para otros, la Boda del Siglo.
Para algunos, la Boda del Año y para otros, la Boda del Siglo.

LONDRES, INGLATERRA.- El príncipe Guillermo y Kate Middleton se dieron el “Sí acepto” en la Abadía de Westminster ante cerca de mil 900 invitados, entre ellos 40 miembros de la realeza de diversas partes del mundo.

El día llegó y miles de personas, entre turistas y los británicos, inundaron las calles, con banderas, recuerdos, y flores, entre otras cosas, para presenciar la llamada Boda del Año, para algunos y Boda del Siglo, para otros.

Como una novedad, en esta ceremonia no hubo intercambio de alianzas y sólo Kate, ahora princesa Catalina, portará el anillo nupcial, que le entregó su novio, Príncipe de Gales, procedente de las minas de Gales.

Un anillo, valuado en 52 millones de dólares, de zafiros y diamantes, que tuvo que ser ajustado para el delgado dedo de la nueva princesa.

Asimismo, la nueva princesa prometió a su esposo “amarlo, confortarlo, honrarlo y mantenerlo en la salud y en la enfermedad”, pero no manifestó tenerle obediencia, como tampoco lo hizo la princesa Diana cuando se casó con el príncipe Carlos en 1981.

La novia caminó hacia el altar, del brazo de su padre, con el himno “I was Glad” del compositor Sir Charles Hubert Hastings Parry, compuesto para la coronación de Eduardo VII en la Abadía de Westminster en 1902.

El príncipe Guillermo y Kate intercambiaron votos ante el Arzobispo de Canterbury, Rowan Williams, máximo jerarca de la iglesia anglicana, quien los declaró marido y mujer.




Lo más leído
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra
Venta 0.5
€uro
Compra
Venta 0.5

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad