Thursday 19 de January de 2017

El proceso

Tren Parlamentario

     21 Jan 2013 03:20:00

A- A A+

Compartir:

A partir de que las agendas legislativas comiencen a transfigurarse en iniciativas de reformas o de nuevas leyes, cosa que sucederá a partir del 1 de febrero, entonces será el turno del proceso legislativo.
El proceso legislativo es un serial de etapas regidas por la Constitución que tiene como propósito la construcción de una ley. Comienza con la presentación de las iniciativas, y los facultados constitucionalmente para ello son el Presidente de la República, los diputados federales y senadores, los congresos estatales y, a partir de la reciente modificación constitucional (abril de 2012), también los ciudadanos, si éstos consiguen agruparse en torno de una propuesta legislativa a partir de un mínimo de 103 mil firmas.
Cuando se presenta una iniciativa, se le muestra al Pleno y éste debe turnarla a la comisión correspondiente. Por ejemplo: una sobre la materia agrícola irá a parar a la Comisión de Agricultura.
El proceso legislativo podrá iniciar en cualesquiera de las dos cámaras federales, con excepción de las iniciativas que encajen en las áreas reservadas para su atención en cada cámara. Verbigracia: el proyecto de Presupuesto de Egresos de la Federación únicamente lo legislará la Cámara de Diputados, aunque ésta, por costumbre parlamentaria, también se ha erigido en cámara de origen para la Ley de Ingresos. Las que tienen que ver con la política exterior, en el Senado.
Se elige a una u otra para que se constituya en cámara de origen por estrategia o conveniencia política de quien la presenta.  Por ejemplo: Enrique Peña Nieto ha abierto un camino ancho hacia el Congreso a través del Senado, a donde sus políticas o sus razones han tenido más receptividad por parte de los coordinadores de los grupos parlamentarios. Particularmente del perredista Miguel Barbosa Huerta, quien continúa, sin rubor, en luna de miel con el priísmo liderado por Emilio Gamboa Patrón.
Los pasos del proceso son: presentación de iniciativa al Pleno, se le turna a comisiones, en comisiones se le revisa, estudia y dictamina, y es en esta etapa en la que los legisladores estarían obligados para echar mano de algunas de las más de 300 técnicas parlamentarias que los estudiosos del derecho comparado han clasificado y contado, con el fin de que la ley, en su proceso de dictaminación, arroje con claridad cuáles son sus costos y cuáles sus beneficios. Es decir, cuáles sectores de la población salen perjudicados y cuáles beneficiados.
Cuando el proceso legislativo atraviesa las etapas de la revisión y dictamen, es cuando suelen los legisladores hacer su desmadre.  
La mayoría de las veces, el dictamen de una iniciativa suele ser efecto de una decisión política y no, propiamente, del estudio y aplicación de las técnicas legislativas.  Es por ello que en esta suerte muchísimas se quedan en el camino, congeladas.  No vayamos lejos: las  iniciativas que presentarán todos los grupos parlamentarios, en esta etapa previa al comienzo del periodo ordinario de sesiones, es muy probable que vayan a sumar más de 600, en las dos cámaras.  Y cuando mucho estarán aprobando unas 80 en cada una.
¿Qué pasa con el resto? ¿Fueron tan malas, tan deficientes, que no alcanzaron dictamen aprobatorio? No. Simplemente que el criterio que mueve a los legisladores hacia la aprobación no es técnico, sino político. O para ser más preciso: partidista. Esto es, si le conviene al partido, sale, y si no, pues se queda en la congeladora. Esa será, y ha sido, la suerte de muchas iniciativas que se quedaron varadas en las comisiones. Todos los años, en el Congreso hay voces legislativas que admiten que hay más de 3 mil iniciativas rezagadas, en comisiones de las dos cámaras.
Pero estábamos en la etapa de la dictaminación de la iniciativa.  Cuando la comisión lo hace, y si es aprobatoria (porque podría reprobarla, y quedaría desechada), el Pleno de los 500 diputados, si está allí, o el de los 128 senadores, si está allá, tiene que discutirla y votarla. Y si la aprueba, entonces la cámara donde se originó el proceso turna a la iniciativa a la otra cámara, para que continúe el proceso con pasos idénticos: se presenta al Pleno -ya no como iniciativa, sino como Minuta-, se turna a comisiones; ahí se revisa, estudia con fines de dictaminar. Y cuando ocurre, si es aprobatorio, se va al Pleno y éste lo discute y vota.
Entonces lo que han aprobado las dos Cámaras, sale de los territorios del Congreso y le aparece una vertiente:
Si es una ley secundaria, se le envía al Ejecutivo Federal, para que en no más de 30 días hábiles la publique en el Diario Oficial de la Federación y entre en vigor.
Si es una reforma a la Constitución General, es enviada a los Congresos estatales y a la asamblea del Distrito Federal, para que la mayoría (16 congresos como mínimo) la refrenden si quieren, como, por cierto, acaba de suceder con la reforma al Artículo 3 Constitucional.  
Conforme los congresos estatales las van votando, remiten el sentido de la decisión (aprobatoria o reprobatoria) a la cámara donde se originó el proceso de reforma constitucional, y cuando a éste llegan los informes aprobatorios de la mitad más uno, entonces la da por refrendada y la turna al Ejecutivo Federal, para que la publique y entre en vigor.

vicentebello1@hotmail.com




Lo más leído
Balean una casa en la colonia Alma Obrera durante la madrugada 
Extraditan a El Chapo Guzmán a Nueva York 
Analizan implementación del operativo mochila en Zacatecas 
Alcalde Pérez, libre; los afectados se recuperan, pero temen por su seguridad 
Choque entre camión de arena y autobús en India deja 20 niños muertos 
No desaparecerá el Cobaez, revisaremos contrato colectivo de trabajo
Aplica la Profeco sellos de suspensión en siete tortillerías 
#Video Vuelve Gorillaz con canción contra Donald Trump 
Le quitan la vida a un hombre en la colonia Lomas de Plateros 
Google se 'viste' de luto tras ataque en colegio de Monterrey
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 21.92
Venta 22.42
€uro
Compra 23.36
Venta 23.86

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad