Friday 20 de January de 2017

El reto, mantener el control en el Cereso: Bernal Ortiz

Francisco Javier Bernal reconoce que pensó en su integridad antes de aceptar la encomienda

     20 Sep 2012 04:00:00

A- A A+

Compartir:
El nuevo titular del penal fue elegido casi un mes después de que desapareciera Fabiola Quiroz.
El nuevo titular del penal fue elegido casi un mes después de que desapareciera Fabiola Quiroz.

"¿Pero que no hay otro lugar?" Fue la primera pregunta de la familia de Francisco Javier Bernal Ortiz al enterarse que había aceptado el cargo de director del Cereso de Cieneguillas, famoso por dos episodios: la fuga de 53 reos en mayo de 2009 y el rapto de Fabiola Quiroz el 22 de agosto, quien hasta ese día fungió como directora del penal.
Reconoce que llega en circunstancias muy complicadas y lamentables por la desaparición de su antecesora, pero a sus 65 años de edad, considera que ha recibido una gran oportunidad para contribuir a que mejore la situación de inseguridad que no sólo afecta al estado, sino a todo el país.
En su primer día de actividades lo que más le llamó atención fue que los talleres de capacitación del centro están inactivos, de ahí que su primera encomienda será reactivarlos para que el ocio no alimente las malas acciones en los presos.
Sin embargo, también es consciente de otra realidad: “lo que hace falta en los gobiernos es prestar más atención a los centros de reclusión, yo creo que los tienen abandonados totalmente”, explica.
Sabe que su mayor reto será mantener el control interno, por ello se ha propuesto convencer a los reclusos de que cuando salgan tengan otra finalidad en la vida y que el centro sea realmente una escuela, pero no para aprender a delinquir.
“Sé que es muy difícil, pero bueno, le haremos la lucha”, asegura, tarea que implicará de su parte velar por los derechos humanos de los internos y sus familias, por lo que estará al pendiente de cualquier situación que se presente a fin de solucionarla a la brevedad.

Cuando te toca...
Tranquilo y con una ligera sonrisa acomoda los primeros reportes que ha recibido encima de su escritorio; están llenos de cifras sobre los internos, de los cuales 487 son del fuero federal y 376 del fuero común, que apenas representan poco más del 50% de la capacidad del centro, lo que considera un dato positivo.
Al preguntarle sobre la razón por la que aceptó el trabajo responde que las cosas llegan cuando deben llegar.
Una de las valoraciones que hizo fue el riesgo a su integridad, pero asume que la desaparición de titulares de los centros de readaptación no es una cosa común, sino algo extraordinario.
“En realidad me imaginé un trabajo normal”, asegura, pues como están las cosas considera que no necesita ser director de un Cereso para se víctima de la delincuencia, pues esto le puede ocurrir a cualquiera.
“Cuando te toca aunque te quites, cuando no, aunque te pongas, entonces bueno, pues ahí se lo dejamos a Dios”, expresa convencido.

Cada interno, una historia
Para Bernal Ortiz los presos no son estadísticas, sino personas con una historia a quienes se hace un expediente individual para determinar la forma en cómo se les puede ayudar.
“A cada uno de los internos se les hace una valoración, un estudio psicológico y dependiendo de eso se ven las necesidades para una reinserción social de la mejor manera posible”, dice.
El nuevo titular del penal confiesa que del tiempo en que trabajó como agente del Ministerio Público a la fecha han surgido nuevos delitos, algunos muy especializados como los fraudes, pero en el caso de los homicidios violentos, estos siempre han tenido características semejantes por lo que no le sorprende lo que ocurre en la actualidad.
Sin embargo, acepta que el país y el estado viven una situación sin precedentes en materia de violencia, lo que atribuye a que se dejó crecer a la delincuencia y ahora se sienten con un poder semejante al de las autoridades.
Pese a esta situación, asegura que son un gran aliciente los logros que se han tenido en materia de impartición de justicia tanto en derechos humanos como en los proceso al que son sometidos los inculpados.
Recuerda que antes la confesión era la prueba reina en un proceso penal, pero ahora son más importantes los exámenes químicos y periciales, por mencionar algunos.

Hacer equipo
Si bien es optimista sobre su nueva responsabilidad, el titular del Cereso de Cieneguillas es consciente de otro problema que le tocará enfrentar, pues no puede negar que algunos trabajadores del centro se vinculan con el crimen organizado.
Por ello, destaca que se pondrá especial atención al problema pues su intención no sólo es evitar este tipo de conductas, sino que sus subordinados se integren en un sólo equipo y se sientan orgullosos del trabajo que realizan.
“Estoy dispuesto a poner mi mayor esfuerzo para continuar y ojalá tengamos buenos resultados y podamos ayudar a que se recobre en México la tranquilidad y la paz para las personas, para las familias... para todos”, confía Bernal Ortiz.

carmeng@imagenzac.com.mx




Lo más leído
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 21.91
Venta 22.41
€uro
Compra 23.32
Venta 23.82

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad