Thursday 19 de January de 2017

El útero fantástico

     20 Feb 2012 03:30:00

A- A A+

Compartir:

¿Cómo pueden ser dos hermanos tan diferentes? Tadeus mantenía una pasión intensa por la realidad, a pesar de los vaivenes trágicos que le son inherentes.

Había desarrollado una capacidad envidiable para resolver los problemas cotidianos por más complejos que éstos fueran. No era un ciego optimista, sino un agudo intérprete de la existencia.
Por el contrario, Rojlaend huía del mundo y se refugiaba en la ficción. Vivía entre libros fantásticos, paredes confitadas, discos y películas perturbadoras. Salir a la calle o enfrentarse al estrés de la vida actual se convertía de facto en una odisea agobiante plagada de seres monstruosos y derrengantes obstáculos. No estaba dispuesto a enfrentarlos, le faltaba aquella voluntad de las figuras heroicas que estando en una situación límite logran extraer fuerza para derrotar al destino providencial.
Roj se sabía frágil y acaso por ello siempre retornaba a las formas simbólicas del útero primordial. Su hogar fue concebido como un refugio, un paradisíaco hipogeo donde la ferocidad del tiempo y del dolor había sido abolida o al menos contenida en el afuera. Vivía de su trabajo, era un portentoso ilustrador de libros. Su maestría le había permitido imponer condiciones laborales. Trabajaba en casa y hasta allí la empresa enviaba a una persona a recoger los encargos y realizar el pago correspondiente.
En su guarida había cosas y objetos improbables, algunos rayanos en el franco disparate, como sucedía con el globo aerostático puesto en el salón principal. Tadeus reñía con él cada vez que lo visitaba, aunque se había  acostumbrado a los lances impredecibles del hermano. Lo quería, pero no lo comprendía, aunque se divertía a raudales con sus ocurrencias.
¡Apestas a realidad!, le escupía con expresivo asco Roj a Tadeus cuando entraba a su casa. Prefiero este olor al tuyo de doliente narciso, respondía fulminante el hermano mayor. Enseguida, se partían de la risa. Pasaban la noche degustando los platillos raros de Roj y bebiendo vino. No puedo concebir cómo gustándote tanto este néctar seas enemigo del mundo, le dijo Tadeus a su hermano durante una velada.
¿No te parece una maravilla la uva y el proceso de fermentación? Es un milagro la forma en que las diferentes sustancias terrenales se combinan para dar cuerpo a este manjar, abundó Tadeus. Así es la realidad cuando penetras en su ser, ¿por qué le temes? A las uvas no les temo, respondió Roj con ironía.  Me horroriza la incapacidad de las personas de entender cabalmente la libertad. Siempre se las ingenian para crear modelos de vida coercitivos y dolosos, para crear cárceles y calabozos de sufrimiento. Aman el estrés y son adictos a la crueldad.

*Miembro del Sistema Nacional de Investigadores




Lo más leído
Choque entre camión de arena y autobús en India deja 20 niños muertos 
Google se 'viste' de luto tras ataque en colegio de Monterrey
Analizan implementación del operativo mochila en Zacatecas 
Se reúne Alejandro Tello con Rosario Robles 
Balean una casa en la colonia Alma Obrera durante la madrugada 
#Video ‘No hay pena más grande que ver sufrir a nuestros hijos’: EPN 
Disney confirma que todas las cintas de Pixar están conectadas
Clausura la Profeco una mina en el Estado de México por irregularidades 
Evalúan factibilidad para edificar un campus de la UAZ en Monte Escobedo 
Dejan una cabeza humana en la colonia Ojo de Agua de la Palma, Guadalupe 
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 22.00
Venta 22.5
€uro
Compra 23.29
Venta 23.79

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad