Wednesday 18 de January de 2017

El vino y Punto Final

     19 Dec 2012 03:30:00

A- A A+

Compartir:

Uno de los primeros frutos aprovechados más allá de la ingesta simple fue la vid, en la Edad de Piedra el hombre ya disfrutaba de rústicas fermentaciones utilizadas con fines espirituales.
Gracias a sus efectos, su antiquísimo enlace con lo divino y los beneficios económicos que producía, en poco tiempo el cultivo y procesamiento del vino se extendió a todo el mundo (conocido), mejorando paulatinamente su cultivo, generando nuevos tipos de uva, mezclas y técnicas para sacarle el mayor beneficio.
En México, aunque había variedades de uva silvestre, fue hasta la llegada de los españoles cuando el cultivo de la vitis vinifera y su distinguido producto se conoció. Hernán Cortés fue uno de sus principales promotores, en 1524 consiguió el aval del Rey para ordenar a todos los españoles con esclavos e indígenas a su cargo que plantaran vid.
Gracias a los frailes que alrededor de 1575 establecieron misiones en la región zacatecana la uva vinífera llegó a estos lugares.
Por las condiciones climáticas, la altitud, la concentración mineral del suelo, la uva seleccionada para la cosecha y las rudimentarias técnicas, la producción vitivinícola no fue tan afortunada como en otras regiones, aunque de manera artesanal siempre se produjeron vinos modestos.
Al sufrir la escisión de Aguascalientes, Zacatecas también perdió la mayoría de los viñedos, bodegas y la incipiente cultura del vino que existía, solo Ojocaliente mantuvo un poco de esa vocación.
Afortunadamente, malbec (mala punta) una uva menospreciada en Francia que fue importada a Argentina y posteriormente cosechada en la región de Ojocaliente vino a refrescar la difícil tarea de producir vinos a esta altitud.
Aún así, en el mercado había cierto desdén por la uva zacatecana, hasta que bodegas de reconocido prestigio enviaron a sus enólogos a conocer nuestra uva, encontrando en la malbec de 2007 y 2008 características únicas que propiciaron un boom por este fruto.
Como aficionado al vino y orgulloso zacatecano es un gusto ver el reconocimiento que nuestra uva empieza a generar pese a las dificultades, de las aproximadamente 18 mil 500 marcas de vino que hay en el mundo, solo el 6% se produce a mas de 2 mil metros sobre el nivel del mar.
Con nuestras condiciones pocos vinos se “logran”, pero cuando lo hacen son extraordinarios, las condiciones son difíciles pero existen, lo que nos falta son enólogos y mercadotecnia.
Punto Final
¡Feliz Navidad y próspero año nuevo!

torrescorpus@hotmail.com




Lo más leído
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 21.61
Venta 22.11
€uro
Compra 23.13
Venta 23.63

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad