Tuesday 24 de January de 2017

Elecciones rectorales

     30 Apr 2012 03:30:00

A- A A+

Compartir:

Habría que diferenciar entre los actos que forman parte de la estrategia política y lo que sería una visión medianamente objetiva de la historia de las elecciones rectorales en los últimos 20 años de vida de la UAZ. Es necesaria la distinción porque algunos de los jugadores de antaño hoy pretenden aparecer como personajes neutrales, es decir, ajenos a la coyuntura.
Debemos recordar que el licenciado Virgilio Rivera Delgadillo fue el último rector que pudo ser reelecto. Asumió el cargo en 1992 y en el 2000, al final de su segundo periodo, apoyó al Ingeniero Rogelio Cárdenas Hernández en su carrera por la rectoría, la cual ganó por un escaso margen a su contendiente Rafael Medina Briones.
Después de cuatro años en la rectoría, Cárdenas Hernández impulsó a Alfredo Femat Bañuelos como candidato a sucederlo, cuando éste debió enfrentar al economista Benjamín Romo. El apoyo fue total y Femat ocupó la rectoría de 2004 a 2008.
A su vez, éste pavimentó el camino para que el actual rector arribara a la jefatura de la UAZ, quien ahora ha roto con el tácito acuerdo de alternancia dentro del grupo que ha mantenido la hegemonía política en los últimos 20 años.
El conflicto que hoy percibimos a través del fracaso de la famosa candidatura de unidad es producto de la renuencia de Francisco Javier Domínguez a respetar las reglas de sucesión que él contribuyó a construir durante estos años y de las cuales se benefició generosamente.  Su escasa trayectoria académica no le hubiese permitido ganar una contienda sin el apoyo del aparato administrativo.
En este proceso, el actual rector tiene el beneplácito de algunos de los rectores mencionados para elegir personalmente al sucesor suyo.  No sólo busca imponer a su candidato,  además, pretende demoler al sector académico del grupo del cual formó parte durante muchos años, mostrando así su escaso compromiso con el futuro de la UAZ.
Las intenciones estratégicas suyas son demasiado rudimentarias, aunque profundamente fascistas, propias de una fracción de la izquierda mexicana, agreste y autoritaria, que jamás tuvo aprecio por el desarrollo del pensamiento libre y la sublevación cultural.
El argumento que algunos esgrimen sobre el supuesto retorno de Alfredo Femat no tiene ningún tipo de asidero ético. Es simplemente parte de una estrategia de denuesto del contrincante. Mas una ruptura entre similares no se convierte en atributo demoniaco del “otro”, sólo porque alguien se autonombre ángel de la caridad.  Por cierto, jamás escuché al rector actual y a los anteriores criticar públicamente a Femat por sus yerros y excesos. Me imagino que cuando comulgaban juntos, la percepción suya se obnubilaba tanto como hoy.

*Miembro del Sistema
Nacional de Investigadores




Lo más leído
EU frena 100 tons de aguacate mexicano; descartan culpa de Trump
Pide PAN que fortuna de 'El Chapo' se reparta entre México y EU
Uno tiene que buscar la manera de tener un peso más: Cortés Navia 
Alumno de secundaria amaga en Facebook con tiroteo
Cancelará la Secretaría de Finanzas la mitad de las plazas vacantes
Otorga el Ayuntamiento de Zacatecas apoyo a un Grupo Étnico 
Reconocen incremento de homicidios en Guadalupe
Adolescente embarazada resulta herida en Cancún
Anuncian foro para atender a migrantes 
México se levanta de la mesa si nos quieren hacer pagar el muro: SE
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 21.45
Venta 21.95
€uro
Compra 23.02
Venta 23.52

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad