Tuesday 24 de January de 2017

Empleo detestable

     1 Oct 2012 03:30:00

A- A A+

Compartir:

No estoy seguro de que el sindicalismo corporativo se haya vuelto disfuncional para los intereses empresariales. Me parece que seguirá vigente por algunos años, sobre todo porque el costo de las negociaciones ilegales entre dirigentes ambiciosos y hombres de negocios voraces es más económico que el cumplimiento cabal de la legislación laboral.
Los discursos sobre el impulso al empleo y al crecimiento son un maquillaje estéticamente atractivo para convencer a los ciudadanos de algo que en realidad es más crudo y violento: puestos de trabajo inestables, prestaciones y salarios aún más anoréxicos.
La reforma que se acaba de aprobar muestra claramente las verdaderas intenciones de la élite del poder. Prefieren seguir negociando con el hampa sindical, de ahí su rechazo a las tímidas y tardías iniciativas presidenciales para desmontar el aparato del tinglado corporativo.
Políticos y empresarios saben de sobra que no se puede dinamitar de la noche a la mañana este pilar del sistema antidemocrático mexicano, pero había que mostrar una suculenta zanahoria para animar a las masas y, al mismo tiempo, darle un poco de caña a los vetustos líderes de los trabajadores. El resultado estaba calculado, disuadirlos con amenazas para que aceptaran sin rechistar modificaciones profundas a la ley laboral.
En México, muchos empresarios se avergüenzan de sus actividades e intereses y, por consiguiente, tienden a emplear eufemismos inverosímiles para trocar el bochorno en buen samaritanismo. Pero más vale llamar a las cosas por su nombre: los empresarios no buscan per se el crecimiento del empleo y el bienestar ciudadano. Su fin último no es crear puestos de trabajo y aumentar salarios y prestaciones, por el contrario, se mueven animados por la obtención de rentas y ganancias.
Están en su derecho, pero los ciudadanos también podemos exigir un ordenamiento menos lesivo para trabajadores y empleados, donde los beneficios de la producción se distribuyan con mayor generosidad. No se puede argüir que con el despido expedito y el recorte de prestaciones se creará un clima virtuoso para el crecimiento económico. En realidad, empresarios y políticos intentan generar un entorno atractivo para los capitales a costa de propiciar mayor incertidumbre y desazón para las familias de los asalariados.
Pretender flexibilizar un mercado de trabajo de por sí depauperado, con bajos salarios y sin mecanismos de protección para el desempleo es un error colosal. Lo que se propiciará es un mayor ensanchamiento de la economía informal, una caída del ingreso laboral, el rechazo de los trabajadores maduros y mayor rotación laboral.
Así que los trabajadores seguirán tutelados por la aristocracia sindical y, además, expuestos a situaciones más penosas y extremas. Puro corporativismo represivo, por cierto, nada liberal.

*Miembro del SNI


    
   




Lo más leído
Uno tiene que buscar la manera de tener un peso más: Cortés Navia 
Alumno de secundaria amaga en Facebook con tiroteo
EU frena 100 tons de aguacate mexicano; descartan culpa de Trump
Cancelará la Secretaría de Finanzas la mitad de las plazas vacantes
Reconocen incremento de homicidios en Guadalupe
Adolescente embarazada resulta herida en Cancún
México se levanta de la mesa si nos quieren hacer pagar el muro: SE
Habrá matrimonios colectivos en Zacatecas
Cierran vialidad; buscan se incremente el subsidio hacia el campo
Cercano a Trump percibe ventajas para canadienses
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 21.30
Venta 21.8
€uro
Compra 23.00
Venta 23.5

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad