Friday 20 de January de 2017

Empleos, ¿cómo?

     22 Mar 2012 04:00:00

A- A A+

Compartir:

Eufórico, Felipe Calderón anunció la semana pasada una cifra “récord” en materia de generación de empleos. 130 mil nuevos asegurados ante el IMSS en el mes de febrero, decía un Calderón envalentonado que incluso tuvo tiempo para lanzarse contra el Poder Legislativo, acusándolo de detener la Reforma Laboral.

En su embriaguez de alegría, a Calderón no le dio tiempo de reparar en que apenas en noviembre pasado, la cifra de asegurados del IMSS era muy superior a la de ahora. Que se perdieron 224 mil empleos en  diciembre y que en enero se recuperaron 51 mil. Con los 130 mil de febrero aún no se alcanza, siquiera, a “pagar” esa estrepitosa caída de finales de año.
El discurso de Calderón enmarca el cinismo con el que Acción Nacional ha gobernado (en este tema en particular). De diciembre del 2000 a la fecha (es decir, en los 135 meses de gobiernos panistas) apenas se han generado 2 millones 646 mil empleos en todo el país.
Tan sólo para contrastar, esa misma cantidad de empleos se habían generado en los tres años y medio previos a la llegada del PAN al Gobierno Federal. Entre junio de 1997 y noviembre del 2000, el IMSS había visto registrar más de 2 millones 600 mil nuevos asegurados.
Mientras el número de empleos formales creció en 26% durante esos 11 años y 3 meses, hubo otros estados, como Zacatecas, en los que creció a un ritmo un 60% mayor durante el mismo periodo de tiempo.
Por eso yo sostengo que, a diferencia de la dinámica nacional, nuestro estado ha tenido una transición democrática con buenos resultados gracias a la elección de 1998.
Pero volviendo a la esfera nacional, cuando el fracaso que evidencian las cifras acaba con la euforia de la mediocridad, vuelve el cinismo: “si no se han generado los empleos necesarios es porque el Congreso no aprueba la Reforma Laboral”.
Y es que, hablar de una reforma de ese tipo, separando la discusión de todo el modelo económico que prevalece en el país, es una burda trampa.
Cierto es que hay una rigidez inexplicable que liquida especialmente a micro y pequeños empresarios, merced del agobio que les causa el IMSS. Cierto es, también, que de nada sirve que las leyes laborales sean un altar al “trabajo digno”, mientras que la realidad del país es la evasión de esas leyes por la vía del subempleo y la economía informal.
Pero nada más falso que el paradigma, derrotado ya hace más de una década, que supone que la precarización del empleo puede impulsar el crecimiento económico y la creación de fuentes de trabajo.
Y peor aún es creer que se puede “flexibilizar” el mercado laboral, mientras en el país no existe un Estado de Bienestar que garantice la accesibilidad a la salud, la educación, la vivienda e, incluso, un ingreso mínimo universal.
Los países que han podido empujar su economía a través de flexibilizar el régimen contractual para los trabajadores, como Dinamarca, también han decidido hacerlo a partir de una visión redistributiva.
Nosotros, que pagamos menos de la mitad de impuestos que Honduras y Nicaragua, difícilmente podríamos impulsar medidas compensatorias a tal “flexibilización”, como lo sería el Seguro del Desempleo. Si no hay recursos para financiar infraestructura, ni garantizar el abasto de medicamentos, mucho menos habría para sostener ese modelo económico.
Esa es la discusión de fondo en nuestro país. ¿Cómo impulsar un cambio de modelo económico que genere empleos y garantice dignidad para las mayorías?
La primera pista para darle solución al tema es que, los principales afectados, que son millones de jóvenes que no estudian ni trabajan (7.5 millones, según la OCDE), se movilicen.
Para resolver esta tragedia tenemos que dejar de enfrentarlo como un problema individual.
No se trata de que un recién egresado que busque a un “conocido” para encontrar trabajo. La libertad de asociación no solo debe proteger a sindicatos que distribuyen los empleos (especialmente los públicos) como si fueran parte de su patrimonio (me refiero a los Sindicatos al servicio del Estado).
México requiere de una organización nacional de jóvenes que restaure el derecho constitucional del trabajo digno como una aspiración.
Y la agenda es simple: obtener mecanismos de financiamiento para programas de emergencia económica (seguro del desempleo, becas, autoempleo e ingreso mínimo universal) que permitan plantear una reforma laboral que signifique competitividad para el país.
En este, como en muchos otros temas, la solución está en el horizonte del socialismo liberal: más Estado y más mercado.

*Diputado local
jorge.alvarez.maynez@gmail.com




Lo más leído
Suspenderán el servicio del agua en colonias de Zacatecas y Guadalupe 
María Auxilio Tenorio, nueva titular de la DSP de la capital 
EU no impondrá pena de muerte a El Chapo: SRE
Destituyen a Eduardo López de Recaudación de Jerez 
Pagan quincena a trabajadores del PRI; les adeudan prestación
Encuentran cadáver descuartizado de niño de dos años 
#Video Se registra un aparatoso accidente en el entronque a Morelos 
Reportan disparos al aire en la avenida Hidalgo en la madrugada 
Reanudarán las clases el lunes en los 40 planteles del Cobaez
Estancia Infantil, un sueño hecho realidad para Rubí Dávila 
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 21.58
Venta 22.08
€uro
Compra 23.10
Venta 23.6

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad