Sunday 22 de January de 2017

En Edomex un gran juego de ajedrez político

Si vemos la historia de los gobiernos de ese estado, es claro que todos han salido del mismo grupo, hay una especie de lista de espera de la nobleza mexiquense tratando de mantener su hegemonía en la entidad

     13 Apr 2011 04:00:00

A- A A+

Compartir:

Lo que acabamos de ver en el estado de México es un juego de ajedrez finamente llevado dentro del viejo estilo del PRI: nada democrático, pero efectivo. Tal vez el concepto de la alianza PAN-PRD tenía sentido en el caso de que el Grupo Atlacomulco cerrara filas y enviara a uno de sus miembros como candidato al gobierno del estado de México.

Lo que pasó en otros estados, en Guerrero, en Puebla, en Oaxaca era precisamente lo que se trataba de evitar en el estado de México, que el candidato que fuera descartado por el PRI airadamente se fuera a la oposición y en esta forma ganar la elección al PRI que poco a poco ha ido reestructurándose para tratar de ganar la Presidencia de la República.
La idea de la alianza con sus detractores era precisamente eso, repetir el esquema que había dado resultados en otros estados y tratar de ganarle la partida a Peña Nieto. En su casa no podría darse el lujo de perder porque estaban en juego sus aspiraciones de ser presidente de la República. Había una línea de realeza en el Grupo Atlacomulco.
Si vemos la historia de los gobiernos de ese estado, es claro que todos han salido del mismo grupo, hay una especie de lista de espera de la nobleza mexiquense tratando de mantener su hegemonía en la entidad.
En las encuestas aparecía Alfredo del Mazo Maza como el más conocido, no es difícil entender porque hasta hay una avenida con el nombre de sus antecesores: su padre y su abuelo.
Además el hecho que Peña Nieto, también miembro del Grupo Atlacomulco, se empecinara en dejar a uno de los suyos, parecería la posibilidad de que el candidato que la alianza necesitaba para poder derrocar al PRI en una entidad tan importante como el estado de México podría venir de los descartados, como sucedió en otras entidades.
Había otras consideraciones, no sólo alejarse del estigma del nepotismo o del grupo político sino también que uno de los precandidatos, que no era del Grupo Atlacomulco, no venía de la nobleza sino de la cultura del esfuerzo y que cuatro veces había ganado en el municipio más populoso del país.
Este era uno de los atributos que diferenciaban al candidato Eruviel Ávila de sus contrincantes, finalmente, Peña Nieto decidió irse por ese lado para evitar precisamente que la alianza tomara fuerza y que en un descuido el candidato desplazado pudiera irse a la oposición, lo que no pasaría con los otros candidatos que estaban muy ligados al Grupo Atlacomulco.
Si vemos la consulta sobre la alianza PAN-PRD encontramos que, una vez resuelto como se resolvió el caso del estado de México, no había lugar para que ésta tuviera realmente gran importancia.
Casi al mismo tiempo que se estaba haciendo la consulta sobre la alianza, estaba destapándose el candidato del estado de México en el más puro estilo priísta con consideraciones políticas, antidemocrático, como se quiere ver, pero finalmente efectivo en el momento político que vive el estado de México.
Fue un juego de ajedrez como ya lo dije, pues estaba siendo dominado por la cabeza más que por el corazón o por la historia de un grupo hegemónico.
Siendo realista, con más de 10 millones de votantes y la mayor parte del Valle de México, la consulta a la que acudió un grupo de personas mucho más limitado, no representa realmente un mandato que ni el PRD ni el PAN pudieran considerar como suyos.
A última hora se continuaba buscando tal alianza del PRD y el PAN, lo que le daría un giro de 90 grados a la carrera por la gubernatura del estado de México y sucediera como pasó en otros estados de la República.
Lo cierto es que la competencia pondrá en aprietos a los partidos que no hayan hecho labor social en favor de la ciudadanía y en ese rubro, sin lugar a dudas el Revolucionario Institucional se aplicó en éstos últimos tiempos, pues los demás partidos se olvidaron casi por completo de la gestión social a favor de sus partidos.
A pesar de que el presidente del PAN dijo que “mejor imposible”, la verdad es que el resultado era en realidad muy anémico y no tenía el peso suficiente para que la alianza se convirtiera en una realidad.
Ahora habrá que esperar el trabajo que cada instituto político irá realizando, pero lo más importante, los electores hasta donde van a ser capaces de creerle nuevamente al candidato que como siempre les prometa lo que salvará al pueblo de todos y cada uno de los problemas que padece, o tendrá que conformarse con escuchar ataques y descalificaciones entre los contendientes que tienen como objetivo principal llegar al poder.

*Periodista




Lo más leído
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 21.57
Venta 22.07
€uro
Compra 23.10
Venta 23.6

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad