Friday 20 de January de 2017

En el mes del padre

     28 Jun 2011 04:00:00

A- A A+

Compartir:

En nuestro país la paternidad es concebida como un ejercicio de autoridad y provisión en el hogar, se considera un requisito para la filiación que da nombre y apellido a cada persona, debido a estereotipos y roles de género a los hombres les corresponde el papel de proveedores de recursos generados fuera del hogar, mientras que a las mujeres les toca ser administradoras de los mismos y servidoras de diferentes tipos de cuidados en el hogar, se ha hecho costumbre que los padres se ausenten por cuestiones de trabajo, por lo tanto hijos e hijas en un alto porcentaje de hogares los  ven como los  dispensadores de dinero y autorizaciones.
Esta forma de ver a los padres propicia que se les excluya de las tareas relacionadas con el cuidado de sus hijas e hijos, así como de la posibilidad de disfrutar de relaciones más cálidas con su familia. Sin embargo, las percepciones acerca de los padres están divididas en dos  grupos: los irresponsables  ausentes que abandonan, maltratan y castigan; otro el de los bondadosos trabajadores, respetuosos y cariñosos con la familia.
Por tradición cultural aún la figura del padre evoca en los varones, autoridad;  en segundo lugar, enseñanza y disciplina. Además las mujeres enfatizan en la figura del padre cualidades morales y emotivas, podemos definirlos a partir de su función socialmás que de la función biológica.
En México existe un modelo hegemónico de masculinidad, que es también la base de sus relaciones con las mujeres (madres, hijas, hermanas, esposas o parejas), la participación de los hombres en la reproducción y en la paternidad se establece en íntima relación con sus roles a cumplir, tanto en lo que hace a su sexualidad como en lo que se refiere a la toma de decisiones sobre el proceso reproductivo, pero la visión tradicional de la paternidad ha ido cambiando; la práctica de una mayor responsabilidad masculina en la procreación parece establecerse, sobre todo entre las generaciones de mediados del siglo pasado.
Actualmente muchos hombres buscan participar de manera más activa e integral en el desarrollo de sus hijas e hijos, dejando de ser únicamente proveedores. Sin embargo, todavía existen muchos padres que siguen manteniéndose al margen del crecimiento de sus hijas e hijos, la paternidad es uno de los factores del desarrollo humano cuya deficiencia supone una serie de costos sociales derivados del incumplimiento de las funciones socialmente atribuidas al “rol del padre”, la falta de un padre está ligada al abandono escolar, lo que provoca una baja formación de capital humano y capital social. El incumplimiento de responsabilidades como la falta de reconocimiento legal de los hijos afecta las condiciones de desarrollo de niñas y niños en esta situación.
 
*Integrante del grupo "Voces de mujer", presencia
y transparencia




Lo más leído
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 21.91
Venta 22.41
€uro
Compra 23.32
Venta 23.82

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad