Thursday 23 de March de 2017

Enemigos de los centros históricos

     20 Jul 2011 04:00:00

A- A A+

Compartir:

Al revisar la lista de los “enemigos” que adelantábamos la semana pasada nos percatamos de omisiones. Si todos comienzan con la letra “p” olvidamos citar a las plantas (de luz eléctrica y a ciertas especies de árboles), “payasadas” (ocurrencias estrafalarias), permisos, perros, pocilgas, polución y puestos…

(segunda parte)

Agregaría actitudes como la pasividad de autoridades (paciencia absurda) y la pertinaz irreductible de los propietarios que asumen una posición de absoluta intolerancia a cualquier señalamiento correctivo o exigencias de la autoridad rectora de la materia ( la Junta de Monumentos  y Zonas Típicas si asume su papel).
Uno de los ejemplos más penosos para la Ciudad de Zacatecas fue el de la finca del señor Salvador Varela, una que colinda con el extinto Cine Rex y en la que estuvo un supermercado que se incendió a finales de los años 60, se trata de un lamentable signo de penuria cívica del propietario empeñado en alzar sobre la calle de Tacuba, un edificio que a juzgar por las proporciones de las columnas de varilla y cemento que se han quedado a la vista llegaría (de terminarse la obra) a las proporciones inaceptables de una "solución Chicago".
Tras la intervención de la Junta de Monumentos, el propietario consiguió la “dispensa” de un Juez Federal que le obsequió “la suspensión provisional ” de la orden de la Junta de Monumentos, misma que “amparó” la pasividad de unos y de otros cuyo resultado es la inconclusión del adefesio que ofende el conjunto y que arranca pesadumbre a los visitantes, que al ubicarse en la escalinata del Teatro Calderón, advierten la desafiante construcción que no se sabe si está en amenazante marcha o que, como lo sabemos los zacatecanos, lleva décadas en dicho estado de interrupción en daño indiscutible al paisaje del casco antiguo.
Cabe reconocer que, hubiera sido deseable que Don Federico Sescosse antes de lanzar admoniciones y exigir el cese de la obra, hubiese mostrado mayor amabilidad a efecto de intentar convencer al propietario más que vencerlo, la disputa escaló al nivel de lo personal, al margen de consentir la característica rotundidad de Don Federico en esos casos,  jamás podría comprender al dueño que vio a la Junta de Monumentos como a un estorbo a sus ambiciones insaciables encaprichada en perjudicarlo.
Ante actitudes como esas, es inevitable  valorar la justificación de la utilidad pública para expropiar el bien inmueble afectado con el problema legal desatado en resistencia  en aras de evitar que se consume una barbaridad y/o para destinar el lugar a un uso consecuente con el valor de uso y de cambio de un centro histórico, se justifica una negociación con el propietario basada en la filosofía del mal menor, el Gobierno del Estado no puede desentenderse, la Presidencia Municipal y el mismo Gobierno Federal deben actuar (dado el vínculo de compromiso que hizo con la UNESCO tras la declaratoria del sitio).
Han pasado ya demasiados años y la finca de Salvador Varela sigue encantada como un horrible signo del resentimiento de un propietario que imagina que se es dueño aún en abuso de la propiedad.
En México, la Constitución señala categóricamente que las tierras son originalmente propiedad de la nación y que se instituye la modalidad de la propiedad privada para fines lícitos, esperamos que el nuevo gobierno asuma una actitud en este caso y ante otros similares que han sido funestas herencias del pasado y que ahí están, esperando una gobernación enérgica y a la vez inteligente que regenere esos problemas con inventiva y aun ejerciendo protestades extremas como la expropiación por causas de utilidad pública encontrando fórmulas compensatorias para los propietarios. Continuará la tercera y ultima parte.

*jfacuqa@hotmail.com




Lo más leído
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 19.02
Venta 19.52
€uro
Compra 20.47
Venta 20.97

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad