Monday 16 de January de 2017

Enseñanzas de Lula

     27 Oct 2011 04:00:00

A- A A+

Compartir:

AL PRINCIPIO
En los años 80 y 90 del siglo pasado se confeccionó una agenda de cambios en la relación de los medios de comunicación con el poder político y económico gracias a la aportación de estudiosos del tema, ciudadanos impulsores de cambios y algunos miembros de partidos políticos.
Eran tiempos en donde el control autoritario sobre los medios se percibía como obstáculo infranqueable para que la sociedad ejerciera su derecho a la información y para que los ciudadanos, a su vez, ejercieran sin corta prisa su libertad de expresión.
Baja California se convirtió en el primer estado de la República en donde le fue reconocida la victoria al PAN. Ernesto Ruffo, primer gobernador no cocinado en el PRI, se propuso sanear las relaciones con la prensa de la entidad, pero muy pronto abandonó el intento dejando intacto el oscuro esquema de transferencia de recursos públicos a las empresas de prensa, radio y televisión heredadas de la era priísta; luego siguió coloreándose el país de azul y amarillo sin que ningún gobierno de signo distinto al PRI le buscara mangas al chaleco.
Vicente Fox  renunció a modificar las cosas en sentido democrático; hizo exactamente lo contrario al disminuir casi a la nada los tiempos reservados al Estado.
Se modificaron leyes, pero la realidad permanece intacta, con el agravante de que ha crecido de forma desmesurada el gasto público destinado a medios de comunicación, sin que exista claridad al respecto.

DE CONTROLADOS A CONTROLADORES
El esquema de sometimiento de los medios de comunicación nació durante el porfiriato y duró mientras estuvo el PRI en la Presidencia de la República. La era de la alternancia le permitió a los más importantes medios de comunicación cambiar "el chirrión por el palito" al erigirse en un poder fáctico con el que los tres niveles de gobierno tienen que convenir, en términos comerciales, la cobertura de sus actividades.
La clase política se entrampó al adoptar la mercadotecnia, que a la esfera pública trasladaron personajes forjados en la actividad empresarial, haciendo de la comunicación política asunto de corbatas y peinados cuando se puso de moda exaltar una “modernidad” que glorifica el interés privado y manda al infierno el concepto de lo público,  propaganda encaminada a persuadirnos del  modelo comúnmente llamado neoliberal, cuyos catastróficos resultados padecemos todos.
Culturalmente propició  una clase política patéticamente dependiente “de la relación con los medios” que, en buena parte de los casos, depende de pesos y centavos al alcance  exclusivo de los que usan indebidamente el dinero público para promover su imagen. Sin  altura para interactuar con el buen periodismo.

EL SENTIDO COMÚN DE UN LÍDER
¿Es verdad que no hay otro modo de gobernar? Lula da Silva, el universalmente reconocido expresidente de Brasil, de escaza escolaridad, procedente de la pobreza y activo sindicalista, tiene una experiencia que contarnos, porque - ¿sabía usted?- tomó posesión de su cargo enmedio de la hostilidad de los grandes medios de comunicación y, ya en el poder, no se metió con ellos ni para bien ni para mal; jamás se reunió con los poderosos dueños; no les dio línea ni les pidió favores; tampoco les prohibió que le dijeran hasta de qué se iba a morir. El resultado usted lo conoce.
La clase política a la que se le sale de control el país es muy dependiente de “la percepción” y muy distraída con la realidad, autoengañada con lo que funciona para vender Coca-cola vive  el resultado de las encuestas con la misma angustia que las personas inseguras están pendientes del “qué dirán”, por eso a la sociedad le sale muy caro el “éxito” de esta clase mientras gobierna pésimamente.                                              
Zacatecas vive esa realidad y no de ahora. Con dinero que hace falta para otras cosas se  crean prestigios artificiales, todo por la carrera individual. Tener una actitud como la de Lula es mucho pedir en estos momentos;  se necesitarían  políticos con ideario y blindados con honestidad contra chantajes; sólo así se puede ser firme ante lo incorrecto; sin embargo, hay usos alternativos del dinero público que también permiten una legítima contratación de medios de comunicación con respeto a la línea editorial libremente decidida. Urge recurrir a los medios para persuadir a la sociedad de cambios de conducta en varios planos de nuestra realidad. Vayan algunos ejemplos.

AL ÚLTIMO; LO SOCIALMENTE ÚTIL
La violencia conyugal es brutal, los embarazos prematuros se multiplican, la cultura de donación de órganos es incipiente, el uso de cinturón de seguridad salvaría muchas vidas; estos son unos pocos ejemplos de un buen uso del dinero público en medios de comunicación.
La actividad gubernamental es asunto de cobertura periodística profesional.
Nos encontramos el lunes en El recreo.
 




Lo más leído
Recauda Nungaray apenas 80 mil pesos
Llama gobernador Tello a replantear continuidad del Cobaez
Lamenta Gema Mercado que la educación no sea primero; "lo del salario no es una negativa"
Inauguran cancha de Capital Soccer en Guadalupe
Levanta plantón Supdacobaez; esperan pago a más tardar el miércoles
El gobierno no tiene deudas con los profesores del Cobaez: Miranda
Tiroteo en un bar de Playa del Carmen deja al menos cinco muertos
Acusan anomalías en entrega de 29 concesiones
Pide Ivonne Ortega licencia; quiere ser candidata a la Presidencia
Accidente de avión de carga causa 37 muertos en Kirguistán
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 21.73
Venta 22.23
€uro
Compra 22.94
Venta 23.44

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad