Friday 20 de January de 2017

Entre el mito y la realidad

Periferia: Arte contemporáneo

     26 Oct 2012 04:00:00

A- A A+

Compartir:
La Trampa (2011) deEdgardo Aragón. (Cortesía)
La Trampa (2011) deEdgardo Aragón. (Cortesía)


El narcotráfico ha sido un tema de interés para muchos artistas mexicanos, quienes han incorporado de diversas formas esta temática en su obra. Muchas veces la estrategia elegida es mostrar toda la violencia y la agresión que rodea al tráfico de drogas de forma explícita.
Una parte del trabajo de Edgardo Aragón (Oaxaca, 1985) toca el tema del narcotráfico, pero su aproximación se aleja de la violencia armada.
Sus videos muestran paisajes solitarios, áridos, que de forma indirecta aluden a la crueldad de vivir en los pueblos empobrecidos donde se trafican o siembran drogas.
En tres obras Aragón se acerca desde distintas perspectivas al narco. Efectos de Familia (2007-2009) es una serie de videos en la que varios niños imitan diversas formas de tortura usados por los sicarios, encuentros entre bandas rivales, etcétera. Aquí no hay armas, ni sangre, todo es un juego... ¿o un entrenamiento?
En Matamoros (2009), una obra entre performance y documental, se recrea el recorrido de Pedro Vásquez Reyes de Oaxaca a Matamoros. Aragón toma el lugar de Vásquez y cámara en mano hace el viaje. Vásquez era narcotraficante. Una voz en Off narra sus impresiones sobre el paisaje.
No descubrimos a un tipo violento, sino a un hombre que trabaja, que tiene aspiraciones y una cierta nostalgia por lo que no vivió: añora la vida de los campesinos, pasar la tarde junto a un lago habitado por patos junto a su familia.
La Trampa (2011) completa la trilogía. Es una instalación de video en tres canales acerca de una supuesta pista clandestina para avionetas, cercana a un pueblo pequeño de Oaxaca.
La obra muestra varios intentos fallidos de aterrizaje mientras un trío canta un corrido de la última avioneta que llegó al lugar, en la década de los 70.
Fue incendiada por sus tripulantes antes de huir para evitar ser atrapados por los federales.
Al final del corrido, el cantante pide que no se le olvide, como si tratara de aclarar que él es alguien real y no un fantasma, como los que “habitan” la zona de la pista.
La obra de Aragón puede leerse desde distintas perspectivas: como un reflexión acerca del paisaje, de los lugares que todos hemos visto pero en realidad no conocemos (en Matamoros), y también como una forma de recuperar historias personales, marcadas por la tragedia del narco, enfrentadas a los grandes relatos: lo que decidimos recordar define nuestra relación con la historia.
Pero sobre todo, Edgardo Aragón plantea la idea del mito, construido a partir de recuerdos selectivos y ficción, como una forma de hacer más sencilla nuestra relación con una realidad violenta.
Actualmente puede visitarse en el Museo Universitario de Arte Contemporáneo en la Ciudad de México la instalación Tinieblas, una reflexión acerca de los conflictos políticos, territoriales y culturales en el estado de Oaxaca.
Más sobre Edgardo Aragón: http://bit.ly/edgardoaragon

*Coordinador del Muno
Twitter: @sevendepinole




Lo más leído
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 21.96
Venta 22.46
€uro
Compra 23.37
Venta 23.87

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad