Saturday 21 de January de 2017

¿Es suficientemente grande la reforma educativa?

Articulista invitado

     14 Dec 2012 04:00:00

A- A A+

Compartir:

El 10 de diciembre de 2012, el presidente Peña envió a la Cámara de Diputados un conjunto de modificaciones constitucionales a las que se les ha dado en denominar la Reforma Educativa.
La propuesta del presidente estipularía constitucionalmente la figura de concursos de oposición para ingresar al servicio docente y para recibir promociones posteriores dentro del mismo (fracción tercera del artículo 3).
Por otra parte, se especifica que será en la ley reglamentaria donde se fijen los términos sobre cómo se darán esos procesos, además de cómo se obtendría el aval a la permanencia del maestro.
Esto último es de suma importancia, ya que sería el punto de mayor sensibilidad a la hora de una negociación con el SNTE y su lideresa.
Además, se adicionaría una fracción 9 al tercero constitucional donde se convertiría al Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación (INEE) en un organismo público autónomo, cuyo órgano rector sería una Junta de gobierno con cinco miembros designados por el Ejecutivo y ratificados por el Senado .
Sin embargo, los puntos más relevantes de la iniciativa podrían estar en los artículos transitorios, en especial en el quinto, en el cual se observan al menos tres puntos interesantes: primero, se instruye al Instituto Nacional de Estadística y Geografía a realizar, durante 2013, un censo de escuelas, maestros y alumnos en todo el país.
Segundo, se daría mayor autonomía de gestión a las escuelas en materia de infraestructura y operaciones.
Tercero, “establecer en forma paulatina y conforme a la suficiencia presupuestal” un esquema de escuelas de tiempo completo. El censo propuesto arrojaría información que, inauditamente, la autoridad parece no tener.
Por último, a pesar de que las escuelas de tiempo completo acarrearían diversos beneficios tanto a estudiantes como a padres de familia, la escasez de instalaciones adecuadas y las exigencias magisteriales por salarios ajustados por una mayor carga de trabajo, han sido obstáculos que bien han conocido y padecido anteriores autoridades educativas.
En suma, ¿se vislumbra con la reforma un desmantelamiento de las prerrogativas sindicales del magisterio?
En términos precisos, no; en todo caso, sería producto del Gobierno Federal previo.
En una palabra, la reforma propuesta plasma en ley la llamada Alianza por la Educación que negoció el gobierno anterior. Este hecho -el que haya sido producto de una negociación gobierno-sindicato- implica que los intereses sindicales quedan salvaguardados. Además, es inconcebible una reforma a la educación sin el magisterio, es decir, sin el sindicato. El hecho significativo es que, al plasmarse en ley, el sindicato queda imposibilitado o, al menos, restringido, para bloquear la reforma o pretender que desaparezca.

*http://www.cidac.org/esp/index.php




Lo más leído
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 21.58
Venta 22.08
€uro
Compra 23.10
Venta 23.6

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad