Thursday 23 de March de 2017

España bloquea entrada a Petróleos Mexicanos

     9 Sep 2011 12:58:35

A- A A+

Compartir:

CIUDAD DE MÉXICO.- La Comisión Nacional de la Energía (CNE) de España será la que defina el futuro de la disputa entre la petrolera española Repsol-YPF con dos de sus accionistas, Petróleos Mexicanos (Pemex) y la constructora Sacyr. Este órgano tiene el poder de evitar que la paraestatal mexicana ejerza su derecho de voto, al menos por un tiempo.

Pemex informó el viernes 2 de septiembre sobre la compra de 56.37 millones de acciones de Repsol-YPF, para pasar a tener 9.49% del total de los títulos de la firma europea, luego de lograr un acuerdo con la constructora hispana Sacyr –que posee 20% de las acciones de Repsol– para sindicar sus papeles. Esto ubica a los dos inversionistas como tenedoras de 29.5% de los títulos de la petrolera española y les da más derechos en el Consejo de Administración.

Comisión revisa compra accionaria

El futuro de la disputa entre la petrolera española Repsol-YPF con dos de sus accionistas, Petróleos Mexicanos (Pemex) y la constructora Sacyr, será definido por la Comisión Nacional de la Energía (CNE) de España, órgano que tiene el poder de evitar que la paraestatal mexicana ejerza su derecho de voto, al menos por un tiempo.

El tema saltó a los medios luego de que Pemex informó el pasado viernes 2 de septiembre sobre la compra de 56.37 millones de acciones de Repsol-YPF, para pasar a tener 9.49 por ciento del total de los títulos de la firma europea, además de un acuerdo con la constructora hispana Sacyr –que posee 20% de las acciones de Repsol– para sindicar sus papeles, lo que ubica a los dos inversionistas como tenedores de 29.5% de los títulos de la principal empresa petrolera de España.

Al tener esta cantidad de acciones, ambas empresas tienen más derechos en el Consejo de Administración de Repsol, lo que les da también voz y voto en las decisiones sobre dónde y cómo invertir los recursos de la compañía europea, algo que no le ha parecido a los inversionistas españoles.

El secretario mexicano de Energía, José Antonio Meade, aseveró ayer que la operación en la que participaron Pemex y la Sacyr cumplió con todo el protocolo necesario y es completamente transparente, por lo que no se revertirá.

“Con eso y en coordinación con Sacyr, se tiene la posibilidad de influir de mejor manera en las decisiones de la empresa, buscando con ello darle valor a Pemex y a Repsol”, aseveró Meade.

Por su parte, el director de Pemex, Juan José Suárez Coppel, descartó hace unos días que se vean envueltos en una larga batalla legal por el control de la petrolera española.

“La operación es respetuosa de las leyes y reglamentos que le atañen. En cuanto a posibles diferencias entre nosotros y otros accionistas, uno de los puntos otra vez más importantes, es asegurarnos de que no hay tal. Batallas legales no vemos, hemos sido muy cuidadosos en la ley que aplica”, dijo el funcionario.

La operación fue valuada por Suárez Coppel en mil 730 millones de dólares.

Explicó que 70% de ésta se financiará mediante deuda (el jueves de la semana pasada cerraron la negociación con bancos que les prestarán el dinero) y el restante 30% mediante el flujo de caja de Pemex.

El acuerdo alcanzado entre Sacyr y Pemex para votar en Repsol YPF y tener más participación en las decisiones, además de provocar una enorme polémica en España, ha alterado el mapa empresarial de ese país.

“Ser más activo en el mundo implica, como en el caso de Repsol, participar más en el ámbito estrictamente corporativo, en una empresa en la que estamos seguros la participación de Pemex le va a sumar valor y viceversa”, justificó el secretario de Energía, José Antonio Meade, a quien por su posición le corresponde el cargo de presidente de Consejo de Administración de la paraestatal mexicana.

Recelo en España

El anuncio generó recelo en la presidencia de Repsol, a cargo de Antonio Brufau, que pidió a la Comisión Nacional de la Energía (CNE) española –órgano regulador– informe si la compra accionaria debió haber pasado por su autorización.

Ello con base en la llamada Función 14, norma de la CNE que exige la autorización de ese organismo para comprar participaciones superiores a 20% del capital o inferiores que concedan influencia significativa en una sociedad que ejerza actividades energéticas reguladas, lo cual es analizado por esa instancia.

La ley señala que se tomarán en cuenta “los derechos de voto de terceras partes con las que la sociedad no comunitaria adquirente haya concluido un acuerdo de ejercicio conjunto de derechos de voto”.

Si la CNE concluye que Pemex y Sacyr debieron pedir su autorización para hacer la operación, deberán esperar a que ese organismo apruebe sus acuerdos para gozar de los beneficios de su alianza en el Consejo.

Sin vuelta atrás

En tanto, especialistas coincidieron en que es prácticamente imposible que el gobierno español pueda revertir el acuerdo de Pemex con Sacyr, toda vez que la paraestatal mexicana no está violando la ley española.

Fluvio César Ruiz, consejero profesional de Pemex, precisó que si bien la petrolera elevará su participación accionaria en Repsol, lo que le da derecho al mismo porcentaje de votos y a tener dos personas en el Consejo de Administración, la propia legislación española le impediría tener más de diez por ciento de los votos, por lo que para Pemex ya no sería conveniente comprar más acciones de Repsol.

Recordó que el ex presidente de Gobierno español, Felipe González, se opone a la operación de Pemex.

“Sin embargo, él no es neutral en esto, ya que es consejero de Gas Natural. Uno de los temores infundados es que como Sacyr está endeudada se propicie la venta de los activos que tiene Repsol en Gas Natural”, dijo.

Intereses particulares

Para Felipe de Jesús Cantú, presidente de la Comisión de Energía de la Cámara de Diputados, “los conflictos que se están dando al interior de España generan  condiciones poco agradables, pero que ciertamente responden a intereses particulares de terceros”, expresó.

“Pemex debe dedicarse a lo suyo, que es incrementar su capacidad y presencia en el mercado, y eso lo está logrando con la operación. Sólo espero que se confirme cuando sesione el Consejo de Repsol”, dijo.

Oportunidad para Pemex

Miguel García Reyes, presidente del Centro de Investigación Geopolítica en Energía y Medio Ambiente, calificó como positivo que se esté avanzando en la internacionalización de Pemex, ya que esto le brindará la opción a otros proyectos conjuntos con otras empresas.

“Lo positivo de la operación de Pemex en España es que se vincula a una empresa fuerte, con futuro y reservas importantes a escala mundial”, agregó el analista.

Huella global de Repsol

La historia de Repsol se remonta a 1927, cuando es creada la Compañía Arrendadora del Monopolio de Petróleos S.A (Campsa), empresa que jugó un papel determinante en el desarrollo del país ibérico.En 1987 es creado Repsol S.A., como parte del reordenamiento de ese sector.

La firma pasa a tener cinco filiales: Exploración, Petróleo, Butano, Petronor y Repsol Química. En 1999 adquiere 97.81% de la argentina Yacimientos Petrolíferos Fiscales, la mayor empresa privada del ramo en Latinoamérica.  Al cierre de 2010 registró beneficios netos por cuatro mil 693 millones de euros.

La empresa, encabezada por Antonio Brufau, tiene presencia en 42 países, entre ellos México, Cuba, Dominicana, Estados Unidos, Canadá, Nicaragua, Guatemala y Chile, en el continente americano, además de Portugal, Francia, Italia Noruega y Moldavia, en Europa, y 11 países en África, además de cinco asiáticos, entre ellos Rusia y Arabia Saudita.




Lo más leído
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 18.98
Venta 19.48
€uro
Compra 20.50
Venta 21

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad