Thursday 19 de January de 2017

España recorta el sueldo a directivos de bancos intervenidos

     3 Feb 2012 09:59:46

A- A A+

Compartir:
El ministro de Economía de España, Luis de Guindos, hace una pausa durante una conferencia de prensa en el Palacio de La Moncloa en Madrid.
El ministro de Economía de España, Luis de Guindos, hace una pausa durante una conferencia de prensa en el Palacio de La Moncloa en Madrid.

MADRID.- Los directivos de entidades bancarias que reciban ayudas públicas verán recortados sus sueldos hasta un máximo del 76%, según recoge la reforma del sector financiero aprobada el viernes por el gobierno español.

La nueva legislación, cuyos detalles fundamentales se dieron a conocer el jueves, obligará a los bancos españoles a captar 50.000 millones de euros (65.500 millones de dólares) adicionales en un año para hacer frente a sus activos devaluados por el colapso inmobiliario.

Las entidades que no puedan cumplir con las nuevas provisiones -reservas que los bancos guardan para afrontar posibles impagos- podrán presentar planes de fusión antes del 31 de mayo y recibir ayuda del gobierno para completarlas.

El ministro de Economía, Luis de Guindos, aclaró el viernes que las consejeros y presidentes de las entidades rescatadas verán drásticamente reducidos sus salarios fijos y también las retribuciones variables.

El sueldo caerá un 67%, hasta un máximo de 600.000 euros (789.645 dólares) al año, para los presidentes de entidades que reciban ayudas públicas. El recorte será del 76%, hasta los 300.000 euros (394.820 dólares), para los presidentes de bancos o cajas de ahorro nacionalizadas.

La publicación de los salarios que cobran los responsables de algunas de estas entidades, que superaban los dos millones de dólares sólo en salario fijo, había generado una gran polémica en un país que está invirtiendo dinero público para rescatar a los bancos en mitad de la peor tempestad económica de los últimos tiempos.

La reforma, que deberá ser ratificada en el Parlamento, se suma a la recapitalización iniciada por el anterior gobierno socialista y persigue que los bancos españoles depuren sus cuentas y vuelvan a disponer de liquidez para abrir el crédito, uno de los principales problemas de la economía nacional.

"Con este conjunto de medidas se trata fundamentalmente de favorecer la confianza en nuestra economía, fortalecer el sector bancario y su credibilidad en el ámbito nacional e internacional", dijo la vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría al término de la reunión semanal del gabinete.

Según el Banco de España, existen 323.000 millones de euros (424.410 millones de dólares) en préstamos ligados al sector inmobiliario o de la construcción, de los que 175.000 millones (229.950 millones de dólares) son problemáticos.

Guindos dijo que los bancos han acumulado reservas y provisiones por valor de 86.390 millones de dólares desde 2008. Ahora tendrán sólo un año para captar 65.500 millones.

El gobierno del Partido Popular pretende que los bancos cubran hasta un 80% de las pérdidas derivadas de su inversión en suelo. Lo que obligará a las entidades, muchas de ellas cajas de ahorro, a liberar sus inversiones en inmuebles y actualizar su valor al precio de mercado, mucho menor que en la época de la burbuja de la construcción.

"La nueva situación va a ser más clara para los inversores extranjeros", señaló Rafael Pampillón, economista del IE Business School en Madrid. "Los bancos tendrán que provisionar o vender", añadió en referencia a los activos inmobiliarios.

Cuestión diferente es que los españoles demanden esas viviendas en plena crisis y con un desempleo del 22.9%. Según el Ministerio de Fomento, existe un parque de 687.000 viviendas nuevas sin vender. Otros estudios sitúan la cifra por encima de los 1,6 millones.

"La reforma es un buen plan, pero tendría que haberse aprobado antes", explicó Carles Vergara, profesor de dirección financiera del IESE Business School. "Van a tener que pasar unos cuantos años para que los bancos puedan vender sus activos inmobiliarios y abrir el flujo del crédito".

Grandes bancos como el Santander o el BBVA no tendrán problemas para cumplir los criterios en un año, pero otras cajas de ahorro y pequeñas entidades se verán forzadas a fusionarse si no quieren desaparecer.

El anterior proceso de recapitalización redujo el número de cajas de 42 a 15. Y es probable que esta nueva reforma traiga consigo una ola de reducción mayor.

Para las fusiones, De Guindos dijo que se inyectarán 6.000 millones de euros (7.880 millones de dólares) adicionales al llamado FROB (Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria), un fondo estatal de rescate creado en 2009.

Como condición, el gobierno impuso que las entidades resultantes de la fusión tengan un aumento del balance del 20%. Además, el plan de fusión deberá presentarse antes del 31 de mayo, ser aprobado por los órganos sociales para el 30 de septiembre y culminarse el 1 de enero de 2013.

La de la banca fue una de las grandes reformas que el Partido Popular se comprometió a poner en marcha al asumir el poder en diciembre.

El sistema bancario español se vio muy golpeado por el colapso inmobiliario del 2008, que unido a la crisis internacional, sumió a España en una recesión de la que todavía no se recupera.

La falta de créditos bancarios y el altísimo desempleo han provocado una restricción del consumo y de la economía en general, que está a punto de devolver a España a su segunda recesión en tres años.

El PIB se contrajo un 0,3% en el último trimestre de 2011 y se espera que vuelva caer en los primeros meses de 2012.




Lo más leído
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 21.94
Venta 22.44
€uro
Compra 23.31
Venta 23.81

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad