Monday 16 de January de 2017

Etapa convulsa

     5 Mar 2013 03:30:00

A- A A+

Compartir:

En pocas palabras, el presidente Enrique Peña Nieto ha tomado el poder. Lo comentábamos el martes pasado sin saber con exactitud de la aprehensión de Elba Esther Gordillo, a raíz de una plática con algunos amigos del primer círculo de la actual Presidencia de la República que decían que “en estos días caerá un pez gordo, ya verás...”. Muchos lo comparan con la aprehensión del exlíder petrolero Joaquín Hernández Galicia, La Quina, pero el caso es muy distinto. El pez Gordillo se cuece aparte en un enorme cazo para freír ballenas.
Lo cierto es que el PRI está de regreso pero con un escenario muy distinto al 2000 cuando fue derrotado por el panista locuazo Vicente Fox Quesada, de ahí que llame la atención, otra vez, el editorial de ayer lunes 4 de marzo del diario español El País, al que encabezaron Regenerar México, el cual tiene más intención de un grupo que mira al país que de un título periodístico.
El influyente periódico explica: “la detención de la histórica y todopoderosa jefa del sindicato de maestros de México (millón y medio de miembros), acusada de desviación y apropiación de unos 155 millones de euros, constituye un golpe de autoridad del presidente Enrique Peña Nieto, a solo tres meses de tomar posesión, por lo demás característico del comienzo de algunos mandatos del Partido Revolucionario Institucional (PRI)”.
Pero advierte casi al final: “no le va a resultar fácil al Presidente llegar hasta el final en su desafío reformista. Sus buenas intenciones pueden ser descarriladas por el poder tentacular, político y económico, acumulado por monopolios y caudillos sindicales del propio PRI, pero también, como en el caso de su predecesor, el conservador Felipe Calderón, por los gravísimos problemas de seguridad que padece México”.
Muy cierto. Primero, porque no se trata de una venganza como ocurrió cuando el 10 de enero de 1989 Carlos Salinas aprehendió a La Quina por haber apoyado a Cuauhtémoc Cárdenas, sino porque Peña Nieto necesita recomponer la vertical y el rumbo del barco del poder mexicano. La misión peñista se antoja imposible pero sí puede provocar un proceso positivo de negociación con los poderes fácticos que se han gobernado solos desde hace 12 años en las administraciones panistas y que siguen con esa inercia. Romero Deschamps, el líder petrolero, es uno de ellos.
No es una lucha de quién puede más o quién tiene más poder político y económico, sino de quién tiene la capacidad de negociar en un ganar-ganar. Caciques y monopolios están dispuestos a descarrilar la presidencia de Peña Nieto y lo harían con facilidad, pero también no les conviene que el país entre en una etapa de convulsiones porque ninguno ganaría. La tarea no es fácil. Decir que el interés social está por encima de los intereses particulares debe ser una obligación de cualquier gobernante, incluso, debería ser, por encima de la vida personal de quien lo encabece. De ese tamaño.

*Periodista freelance
Director del elhorizontal.com
edgarfelix@elhorizontal.com




Lo más leído
Llama gobernador Tello a replantear continuidad del Cobaez
Recauda Nungaray apenas 80 mil pesos
Lamenta Gema Mercado que la educación no sea primero; "lo del salario no es una negativa"
Inauguran cancha de Capital Soccer en Guadalupe
Levanta plantón Supdacobaez; esperan pago a más tardar el miércoles
El gobierno no tiene deudas con los profesores del Cobaez: Miranda
Tiroteo en un bar de Playa del Carmen deja al menos cinco muertos
Acusan anomalías en entrega de 29 concesiones
Pide Ivonne Ortega licencia; quiere ser candidata a la Presidencia
Accidente de avión de carga causa 37 muertos en Kirguistán
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 21.73
Venta 22.23
€uro
Compra 22.94
Venta 23.44

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad