Wednesday 18 de January de 2017

ExHacienda de Santa Cruz

     17 Jun 2012 04:00:00

A- A A+

Compartir:
  • Un vistazo al pasado Un vistazo al pasado
  • Con el paso del tiempo y la falta de conservación el lugar ha perdido parte de su belleza. Con el paso del tiempo y la falta de conservación el lugar ha perdido parte de su belleza.
  • Parte de la casa grande. Parte de la casa grande.
  • La ExHacienda de Santa Cruz, un sitio que debes visitar. La ExHacienda de Santa Cruz, un sitio que debes visitar.
  • La exhacienda se encuentra ubicada en el kilómetro 53 de la carretera a Valparaíso. La exhacienda se encuentra ubicada en el kilómetro 53 de la carretera a Valparaíso.
  • La iglesia dedicada a San Isidro Labrador aún conserva parte de su belleza. La iglesia dedicada a San Isidro Labrador aún conserva parte de su belleza.
Imagen de


FRESNILLO.- Fresnillo es uno de los principales municipios de Zacatecas y para conocer un poco de su basta historia no se puede dejar de lado a uno de los lugares que durante muchos años fuese parte importante para el desarrollo de El Mineral, la ExHacienda de Santa Cruz que se ubica en la carretera a Valparaíso, en el kilómetro 53 cerca de la comunidad México Nuevo y San Cristobal.

Un paso por su historia
Esta hacienda data aproximadamente del año 1613, siendo entonces su dueño don Gaspar de Larragaña, pasando luego por muchas manos, ya que éste vendió sus tierras al marquéz de Altamira, don Pedro Sánchez de Tagle y su esposa, María Villaseñor, que incrementaron en su totalidad las construcciones y ganancias de la hacienda que de tener 19 sitios de ganado pasó a 27.
Una hacienda fuerte, construida con manos trabajadoras, hecha de adobe y cantera que desde un principio lograron sacar provecho, pues estaba compuesta por su casa grande y una bella iglesia que rendía culto a San Isidro Labrador, además de 27 sitios para el ganado mayor, seis caballerías y una huerta de frutos.
Por su parte Carlos López Gámes, historiador de la ciudad asegura que el nombre de este lugar era Hacienda de San Nicolás de Santa Cruz y que con el paso de los años y el nombre que le dio la gente se le conoció siempre solamente como Santa Cruz.
Para 1711 la hacienda que estaba valuada en 26 mil 972 pesos en oro cambió nuevamente de dueño, siendo vendida a don Onofre Sánchez Dovalina Villaseñor, luego para el siglo 19 la compró Ignacio Antonio de Urrutia y su esposa María del Rosario,
quienes a su vez luego para 1831 la entregaron a Joaquín Llaguno y su esposa María del Refugio del Hoyo, ya valuada en 200 mil pesos en oro.
A esta hacienda tan prospera donde se trabajaban las tierras y donde los Llaguno llevaron toros de lidia, los mejores de la región en ese entonces.
La hacienda contaba con su propia administración, su tienda de raya, donde los trabajadores pagaban los productos que necesitaban con su trabajo y aunque tenían que seguir órdenes de los hacendados nunca hubo ninguna pelea.

Su duro final
Durante el Porfiriato la dinastía de los Llaguno fue fraccionada en tres partes, donde militares llegaban a la hacienda y se aprovechaban de ciertos recursos.
Con la Reforma Agraria, donde haciendas y campos fueron divididos entre aquellos que no poseían nada, se terminó de fraccionar la tierra, y aquellos que no le tenían amor a la tierra dejaron perder su producción.
Más tarde la hacienda todavía funcionando como una fábrica de jabón y los famosos Baños Santa Cruz que dieron servicio hasta hace algunas décadas y del que fuera encargado Julián Ibaregüengoitia, quien a pesar de que quiso hacer de la hacienda un lugar de provecho, su economía no se lo permitió
Según cuenta López Gámes, la hacienda todavía para 1980 no estaba destruida, sin embargo, la gente que poco a poco comenzó a abandonarla se llevó cantera, barrotes, madera, todos los elementos que compendan la hacienda.
El Templo de San Isidro Labrador que es uno de los vestigios de la casa grande de la hacienda, todavía para los años 90 daba servicio a las rancherías y a los pocos que habitaban la hacienda.
Sin embargo, la riqueza se perdió con su abandono de esta gran propiedad que por años dio tanto, las ruinas que aún esconden los ecos de la historia de las cientos de personas que habitaron ahí.
El lugar está ubicado en la carretera a Valparaíso, y al detenerse a dar un vistazo o simplemente observarla al pasar, se sabe que fue un lugar con mucha historia.
Ahora estas ruinas ricas en historia son habitadas por Ramón Carrillo, quien ahí nació y ahora llevó a su familia a vivir ahí, donde cuida de su ganado y se dedica a cuidar un poco de lo que queda, de las ruinas que ahora son denominadas ExHacienda de Santa Cruz.

Un sitio con olor a historia




Lo más leído
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 21.61
Venta 22.11
€uro
Compra 23.13
Venta 23.63

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad