Thursday 19 de January de 2017

Exhaciendas de Zacatecas, patrimonio en el abandono

Descuidadas, las fincas cargadas de historia

     6 Jan 2013 03:30:00

A- A A+

Compartir:
  • Está en planes conseguir los recursos necesarios para rehabilitar la finca de La Ciénega, en Jerez. (SILVIA VANEGAS) Está en planes conseguir los recursos necesarios para rehabilitar la finca de La Ciénega, en Jerez. (SILVIA VANEGAS)
  • Habitantes de Trancoso coincidieron en que el lugar debe recibir mayor mantenimiento. (BRYAN ROSTRO) Habitantes de Trancoso coincidieron en que el lugar debe recibir mayor mantenimiento. (BRYAN ROSTRO)
Imagen de


La falta de atención e interés de autoridades y habitantes tiene al borde del colapso a 100 exhaciendas que son parte esencial del patrimonio cultural e identidad de los zacatecanos.
José Jaime Medina, arquitecto perito del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), reconoció esta situación al mencionar que las fincas están deterioradas y descuidadas por distintos factores.
Expuso que algunas conservan los templos y casas grandes, así como algunos restos de las bodegas y fachadas.
“De estas son pocos los cascos los que permanecen íntegros, sin embargo en la mayoría de los casos son los templos los que las comunidades han conservado”, expresó.
Precisó que los principales daños que presentan son el deterioro causado por aspectos medioambientales como la humedad, la temperatura y la luz, así como por la acción de agentes biológicos como la flora, la fauna y hasta la misma intervención del hombre.
Aunado a ello están los problemas legales por la propiedad, pues, en muchos casos nadie asume la responsabilidad de su manejo, dijo.
Por lo tanto, Medina advirtió que la falta de recursos, el poco interés y el desconocimiento de identidad y herencia cultural de la población en las comunidades han propiciado el deterioro y olvido en que están estas construcciones.

El perito lamentó que por ahora no hay proyecto institucional para el rescate de las exhaciendas y que lo único que se hace mediante el INAH es un registro de las construcciones para tener una memoria histórica del estado.
Pese a ello, destacó que existe una vía para restaurarlas, pero que tiene como requerimiento principal el interés de la comunidad para designar a un coordinador que orqueste y dé seguimiento al caso específico del que el INAH haría un diagnóstico y determinaría las acciones, presupuesto y el tiempo que tomará la rehabilitación.
Esto también implicaría que se destine parte del presupuesto municipal para su mantenimiento, que el mismo coordinador tendrá que manejar conjuntamente con el ayuntamiento, la comunidad y las instituciones educativas.
Medina aclaró que a la fecha las exhaciendas bajo la propiedad privada se conservan gracias a que los propietarios las mantienen con sus propios recursos.
Para ilustrar este escenario Imagen realizó un recorrido a varias exhaciendas en la entidad con el objetivo de conocer su estado actual y las opiniones de los pobladores al respecto.
De la Hacienda de San Juan, en Trancoso, permanece la Casa Grande, el Templo de la Parroquia de Nuestra Señora de Guadalupe, el Mausoleo de la familia García y bebederos como la Noria de San Isidro, por lo que son parte del escenario de la vida de los habitantes, comentó Margil Canizales Romo, cronista municipal.
Explicó que actualmente el municipio conforma lo que fue la hacienda y que en el periodo de 1920 a 1940, resultado del reparto agrario, sufrió cambios en el tamaño de su territorio, del que sólo un poco más del 3 mil hectáreas de 75 mil 452 que tenía, sobreviven.
Las opiniones de los trancoseños sobre el lugar son similares; las personas demostraron conocer sobre su historia y desean la restauración y conservación por parte de institutos como el INAH, tal como dijo Jaime Cordero.
Alfonso Gutiérrez consideró que sería muy bueno que se le diera más mantenimiento del que se le da a lo que todavía existe de la arquitectura, no sólo a la hacienda, sino en general de todo el municipio.

Tacoaleche y la haciendita
Al igual que Trancoso, Tacoaleche, en Guadalupe, fue una vez hacienda que formó parte del municipio, explicó Canizales Romo.
Habitantes de la comunidad comentaron que lo único que continúa de la exhacienda son la casa principal, el Templo de Nuestra Señora del Refugio y los “famosos conos”.
Laura Ramos, vecina, afirmó que este fue restaurado, pues había daños por la humedad y suciedad a sus costados; sobre las bodegas o conos, comentó que algunos se utilizan todavía para almacenar granos y uno como salón para bailes, pero que el resto están abandonados.
En Guadalupe también existen casos peculiares como la Haciendita de Valdez, que se encuentra rumbo a Vetagrande.
Baltazar Alonso Martínez de Haro, dueño del lugar, narró que desde hace 15 años ha trabajado en la restauración de esta exhacienda para crear un espacio para descansar y disfrutar con su familia. Aunque no específicó el costo de la inversión, dijo que este se utilizó a paso lento durante años.
La exhacienda está integrada por pequeñas bodegas que él ha convertido en una casa para hacer reuniones familiares y como almacenes para guardar herramientas de construcción o limpieza; además tiene dos pilas de agua que actualmente funcionan.
Mencionó que el problema que enfrenta el lugar es la contaminación del arroyo cercano, ya que recibe basura de las comunidades aledañas, por lo que recoge toda la que llega a parar a su recinto.

Jerez, la excepción
En la región de Jerez, con apoyo del Gobierno del Estado se pretende realizar el rescate de cuatro exhaciendas como un detonador turístico y se comenzará con la de La Labor.
Las fincas que también se planean restaurar son las de Ciénega, y El Tesorero, así como La Trojita de Tepetongo.
Pablo Torres, presidente del comité de Pueblos Mágicos de Jerez, explicó que varios propietarios conformaron una asociación civil con el registro de Exhaciendas de Zacatecas Josefa de los Ríos Fuensanta.
La organización ya está registrada ante la Secretaría de Economía con su respetivo documento notariado y ante la Secretaría de Hacienda.
Martín Sotelo Montelongo, líder del grupo, explicó que con estas disposiciones ya pueden recibir donativos deducibles de impuestos.
Además de que ya tienen una empresa consultora de Monterrey, que llevará la documentación que conforma el expediente técnico para gestionar recursos en el Banco Interamericano de Desarrollo.
Se rehabilitará primero la de La Labor por la importancia que tiene, ya que ahí nació Francisco García Salinas, quien fue gobernador y una importante figura del Federalismo.
Actualmente, la organización busca la asesoría de la Secretaría de Turismo del Estado de Zacatecas (Secturz) para gestionar recursos federales con apoyo del INAH.
Además, el líder dijo que las exhaciendas en mejor estado son la de Ciénega y La Trojita; la de La Labor está en malas condiciones, pero la que tiene mayor deterioro es la de El Tesorero.
Refirió que estas construcciones se pueden emplear como hostales e incluso la de Ciénega para un centro de convenciones que no se tiene en Jerez.
El programa de rescate de exhaciendas, destacó, no es nuevo en México, pero sí en Jerez, donde se puede integrar en un paquete turístico como parte del recorrido o visita al Pueblo Mágico.

Lugares emblemáticos
En la exhacienda de La Labor nació Francisco García Salinas; su padre fue el administrador de esta propiedad que fue adquirida en 1940 por Juan García de la Cadena, esposo de Mariquita Barrios de García.
Ellos vivieron ahí 34 años, hasta que su salud se deterioró y determinaron emigrar a Estados Unidos, país en el que García de la Cadena falleció.
La casa tiene arcos en el patio y un pozo al centro, además de habitaciones amplias, pero la construcción está a punto de caer por el nulo mantenimiento, la exhacienda La Labor, incluida la capilla, está severamente dañada.
El investigador e historiador Luis Miguel Berúmen Félix explicó que la finca de La Ciénega fue poblada por españoles a la par o poco antes que la villa de Jerez.
Explicó que en el archivo histórico de Zacatecas hay viejos legajos donde se menciona a este lugar, conocido como “Los ojos de agua de Caldera” (refiriéndose quizá a Pedro Caldera, uno de los fundadores de Jerez).
La hacienda La Trojita fue construida especialmente para doña Inés de Reveles en el siglo 16, es la única que se conserva por parte de la familia que dio su origen a esta construcción.
La finca tiene 16 habitaciones que se encuentran en un estado regular de conservación.
A escasos kilómetros de la cabecera municipal está El Tesorero, un punto clave en la guerra cristera, según indica un relato de Luis Miguel Berumen, La Guerra del Tesorero.

capital@imagenzac.com.mx




Lo más leído
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 21.92
Venta 22.42
€uro
Compra 23.26
Venta 23.76

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad