Saturday 21 de January de 2017

Extrañan viejitos a sus familiares

Son escasas las visitas

     28 Nov 2012 03:40:00

A- A A+

Compartir:
  • Chuyita se acompaña de peluches. (OSCAR BAEZ) Chuyita se acompaña de peluches. (OSCAR BAEZ)
  • Chuyita se acompaña de peluches. (OSCAR BAEZ) Chuyita se acompaña de peluches. (OSCAR BAEZ)
Imagen de


Olvidados por sus seres queridos, las quejas que más se sienten en el asilo de ancianos La Divina Providencia son las escasas visitas.
La mayoría de los 35 huéspedes coincidieron en que les gustaría tener más compañía para platicar las cientos de anécdotas que saben, además de que necesitan más cobijas y mantas para enfrentar la temporada invernal.
Manuela Rodríguez Escamilla, de 76 años y originaria de la comunidad Jomulquillo, en Jerez, platica que desde hace dos años ingresó al asilo, “se me han hecho como 20 años”, dice.
Su única hija, Silvia, radica en Estados Unidos, por lo que no ha podido visitarla desde que la ingresó, platica mientras se sostiene de pie en su andadera.
En un sofá reposa Marcelino Colón Félix, también jerezano de 89 años.
Con una mirada profunda, Marcelino recuerda que trabajó por 24 años en la Ciudad de México como cantinero; luego emigró a los EU donde ejerció el mismo oficio en Los Ángeles por otros 28 años.
“A mí me gustaba tomar el whisky con 7Up, servía de todos los vinos, menos pulque”, rememora con nostalgia.
Lo que más le gustaría ahora es regresar a Jerez, dice, pues sólo un sobrino lo visita “de vez en cuando”.
En la sala principal, una mujer pequeña teje; su nombre es Chuyita Díaz Aguilar, tiene 77 años y es oriunda de Cañitas de Felipe Pescador.
Se sienta tranquilamente entre varias bolas de estambre, bolsas y prendas hechas por ella, como boinas y bufandas que también vende.
Decenas de muñecas y peluches están sujetos a su andadera, pues dice que ellos le “hacen compañía”.
Confiesa que su favorita es una muñeca muy elegante que porta un sombrero y se llama Alicia.
A raíz de que sufrió una caída en su municipio, que le provocó una lesión en una pierna, sus hijos decidieron instalarla en el asilo.
Ya son tres años, recalca, los que tiene en la casa de asistencia y comenta que a veces la visita una sobrina que vive en Guadalupe, pues sus tres hijos viven en Chihuahua.
Son tres las hermanas que administran la casa de asistencia, pertenecientes a la congregación de las Hijas Mínimas de María Inmaculada.
La madre María Dolores González comenta que tienen un departamento de enfermería y que los atienden puntualmente en su alimentación y aseo.
Además, refiere que tratan de realizar actividades lúdicas dentro de sus posibilidades como lanzar una pelota y dar paseos dentro del asilo.

ricardo.wong@imagenzac.mx




Lo más leído
Hallan una camioneta incendiada y con restos humanos en bolsas 
Participan militares en talleres de nuevas masculinidades 
Trump mantiene su proteccionismo; EU saldrá del TLCAN si no le favorece
Asegura la Profepa ejemplares de loro en Tabasco 
Niega nepotismo la regidora de Río Grande, María Teresa Rodríguez 
Debajo del uniforme hay un ser humano: Tenorio Raudales
Aprueba el Issstezac 87 nuevas pensiones 
Millones de mujeres marchan en todo el mundo contra Donald Trump
 Se reúne Judit Guerrero con "hormiguitas"
Fortalecerá el Gobierno del Estado la estrategia de prevención del delito 
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 21.58
Venta 22.08
€uro
Compra 23.10
Venta 23.6

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad