Thursday 19 de January de 2017

Facundo Cabral, mensajero mundial de la paz

Triste realidad, el hombre que le cantó a la vida, la perdió en un instante.

     15 Jul 2011 04:00:00

A- A A+

Compartir:

Convertido en un auténtico ícono espiritual de la música y la poesía, que lo transformaron en un cantante de protesta, que durante la dictadura militar en su natal Argentina se exilió en nuestro país para hablar de la paz y la libertad, con sus dos poderosas armas, su voz y su guitarra, el sábado anterior, a Facundo Cabral, lo callaron para siempre.
Triste realidad, el hombre que le cantó a la vida, la perdió en un instante. Alguna vez dijo que “nacemos para vivir, por eso el capital más importante que tenemos es el tiempo, es tan corto nuestro paso por este planeta que es una pésima idea no gozar cada paso y cada instante, con el favor de una mente que no tiene límites y un corazón que puede amar mucho más de lo que suponemos”, hagamos su filosofía nuestro legado para vivir intensamente.
Un nómada universal que disfrutó cuanto pudo y nos hizo disfrutar a todos quienes le seguimos en su carrera. La tristeza invade la mente y el espíritu de los que buscamos permanentemente la paz y repudiamos la violencia. Ahora, Facundo Cabral, no es de aquí, es de allá, de muy allá,  donde  seguramente deleita al Dios al que desde en vida cantara.
El poeta y músico, que visitó tierra zacatecana y a quien pude disfrutar en un magno concierto en Teatro Echeverría de Fresnillo, nos deja un profundo legado; su trascendencia va más allá de los sentidos, más allá de las fronteras, más allá de edades y sexos, incluso más allá de la fe, porque llegó a tocar corazones, mi corazón, a través de los oídos.
Facundo Cabral fue un hombre adelantado a sus tiempos y pensamientos, que su infancia transcurrió con muchas carencias, fue encerrado en un reformatorio, de donde escapó al poco tiempo. En 1959 ya tocaba la guitarra y cantaba folklore, y su primer nombre artístico fue “El Indio Gasparino”, para luego ocupar su nombre verdadero.
En 1970 se conoce la canción “No Soy de Aquí, Ni Soy de Allá”, que la da fama mundial, tomando el rumbo  que le permitió, a través de sus poesías convertidas en canciones, criticar al sistema político y social que prevalecía en su país.
En 1984 regresa a la República Argentina y desde ese momento se le asocia con la lucha por la libertad, la justicia social y el amor. En reconocimiento a su constante llamado a la paz y al amor, la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) lo declaró “Mensajero Mundial de la Paz”, esto en al año de 1996. La ironía: murió de manera violenta. Descanse en paz el maestro.

*Docente-investigadora de la UAZ.




Lo más leído
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 21.92
Venta 22.42
€uro
Compra 23.26
Venta 23.76

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad