Thursday 23 de March de 2017

Farmacia Galénica, un vistazo a la historia de las boticas

Conoce un negocio con una gran tradición en Zacatecas

     3 Jul 2012 04:00:00

A- A A+

Compartir:
  • El equipo de Farmacia Galénica tiene los conocimientos necesarios para ofrecer los medicamentos que los clientes necesitan. El equipo de Farmacia Galénica tiene los conocimientos necesarios para ofrecer los medicamentos que los clientes necesitan.
  • Muestran cómo solían ser las boticas. Muestran cómo solían ser las boticas.
  • El instrumental remonta a los inicios de la medicina moderna. El instrumental remonta a los inicios de la medicina moderna.
  • Se exhiben sustancias y medicamentos de siglos pasados. Se exhiben sustancias y medicamentos de siglos pasados.
  • En el lugar tiene su propio museo. En el lugar tiene su propio museo.
Imagen de


Las boticas desaparecieron hace más de 60 años; al menos eso dice la historia, pero no en Zacatecas.
Desde hace más de 20 años la Farmacia Galénica atiende a sus clientes al más puro estilo de los siglos 19 y 20.
Uziel Gutiérrez de la Isla, quien está al frente de este ambicioso proyecto, se encarga de proponer al cliente un remedio que alivie sus males y lo mejor es que en ese mismo instante y lugar le pueden preparar el medicamento que necesita. Tan especial es este lugar que aseguran que algunos centros de salud se surten en esta misma botica.
Estar en esta farmacia es un verdadero viaje por la historia, ya que en realidad es un museo-botica en activo.

Un recorrido por el pasado medicinal
Ubicada en la calle Donato Guerra 209, del Centro Histórico de Zacatecas, y abierta desde 1989, la Farmacia Galénica se ha dedicado, con altibajos en su desempeño, a ofrecer el servicio que antaño tenían los habitantes del México de los siglos 19 y 20.
La labor del boticario fue siempre esencial, particularmente para quienes no tenían las posibilidades económicas para acudir con un médico y que éste le recetara e inclusive le dosificara el medicamento que curaría sus males.
Lo paradójico del caso es que eran los boticarios quienes proveían de lo necesario a muchos de esos médicos de las clases pudientes en el país.
Esa costumbre, a pesar de que en los tiempos modernos todo se basa en tecnología y medicamentos de patente, sigue siendo puesta en práctica mediante la recomendación que el boticario en turno haga al paciente, quien tiene la opción de tomarla o dejarla.
¿Qué hace a la medicina de patente distinta a la de botica? Prácticamente nada, salvo la presentación, ya que en ambos casos se usan activos procedentes de productos naturales y con la certeza de que el producto de botica será de la misma calidad que el de patente.
“Vehículo y el principio activo”, recuerda Susana Montes de Oca de Gutiérrez, esposa de Uziel, quien lo ha acompañado todos estos años en la labor de mantener viva la botica.
El recorrido que ella misma conduce pareciera ser breve. No son más de 4 metros de pasillo frente a cada etapa de la botica, pero lo que narra es kilómetros y horas de historia acumuladas en unos cuantos estantes antiguos.

La botica mexicana
La idea de la botica llegó a América con Hernán Cortés cuando se vio en la necesidad de atención médica. Su padre decidió enviarle un equipo completo que sentó las bases de lo que se usaría en adelante, con el agregado de que se integraron las recetas prehispánicas basadas en plantas.
Por supuesto, no iban a permitir que predominara la medicina prehispánica, y las nuevas boticas se hicieron llamar farmacias galénicas, es decir, que el medicamento se elaboraba manualmente en el lugar y en el momento solicitado.
Esta práctica se volvió la característica y hasta donde han sobrevivido, en todas las boticas ha sido siempre así.
El origen de la botica está en los llamados alquimistas, quienes a costa de su propia vida se dedicaron a la investigación de todo aquello que pudiera aliviar lo que era considerado diabólico, malévolo y producto de fuerzas ocultas.
Por eso fueron perseguidos en todos los confines de la Tierra, porque se creía que lo que hacían era brujería y tan seguros estaban ellos de que lo que hacían era lo adecuado que optaban muchas veces por tener laboratorios ocultos en sus propias casas.

Tesoros históricos
En este museo no podía faltar un espacio que representara esa época. Un inmueble de este tipo de lugares secretos puede ser apreciado en esta farmacia ubicada en el Centro Histórico de la capital zacatecana.
En el lugar se puede echar a volar la imaginación y descubrir como, de manera ingeniosa, disimulaban paredes, puertas, pasadizos y cualquier acceso que pusiera en riesgo sus investigaciones.
Los instrumentos, puertas y pasadizos que se recrean aquí son fieles reproducciones para que el visitante viaje en el pasado y entienda las dificultades vividas por quienes tuvieron siempre el interés por demostrar que no todo era brujería o magia.
Susana Montes de Oca hace un recuento de dos objetos esenciales y que están a la vista. El primero es un pildorero hecho de madera principalmente y que servía para cortar las tiras gomosas que se formaban con la mezcla de vehículo y el principio activo.
Este objeto permitía tener la cantidad exacta tanto en tamaño como en contenido y al final cada una se cubría manualmente con azúcar mientras se les daba la forma de píldoras.
Lo mismo explica con un extraño objeto que en un principio parecería un pequeño y raro microscopio hecho de metal, pero que, explica Susana, tiene un orificio en el que se introduce el medicamento ya preparado y se comprime hasta obtener la forma y tamaño deseado.
Por el trabajo que se hacía en este tipo de objeto se les sigue llamando así, comprimidos.
Y el viaje sigue. Otro lugar que llama la atención pero que no tiene acceso es una antigua biblioteca que conserva ejemplares que tratan sobre medicina y conocimientos médicos que datan desde 1700 y que, para mayor sorpresa, siguen siendo textos de consulta para Uziel, su dueño, quien es el único que los ha revisado todos.
En el museo del lugar, que actualmente está en remodelación y que será abierto próximamente, se podrán apreciar objetos invaluables que fueron manufacturados y donados por reconocidos médicos zacatecanos. También comenta que la historia de la medicina en el estado podrá ser apreciada por el visitante.
Así que ya lo sabes, si deseas hacer un viaje por la historia no esperes a que una emergencia médica te haga visitar esta farmacia, mejor visítala en salud y conoce o revive la antigua tradición y olor de una botica de verdad.




Lo más leído
Muere un hombre al ser atropellado por un tráiler
Hallan cuerpo de hombre sin vida en Vialidad Siglo 21
Advertido, un funcionario de la Conafor por mal uso de vehículo
Visita al doctor
Pierde capital $15 millones por no presentar proyectos a tiempo
Tendrán empleados de Issstezac descuentos
Celebra Grupo Editorial Zacatecas 20 años, con el lanzamiento de 'Imagen Plus'
Pide el IZAI a los municipios actualizar sus portales
Ven la inseguridad ya como algo cotidiano   
Invitan a sumarse a actividades de la 'Hora del Planeta'
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 18.93
Venta 19.43
€uro
Compra 20.47
Venta 20.97

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad