Monday 16 de January de 2017

Frida Márquez ofrece una mirada en imágenes

Desde los 10 años ha aprendido a comunicarse mediante fotos

     15 Dec 2012 03:20:00

A- A A+

Compartir:
  • Originaria de Zacatecas, Frida busca conservar todo lo que el ojo puede distinguir, pero no puede guardar para siempre. Originaria de Zacatecas, Frida busca conservar todo lo que el ojo puede distinguir, pero no puede guardar para siempre.
  • Todas sus imágenes representan momentos que recordar. Todas sus imágenes representan momentos que recordar.
  • Todas sus imágenes representan momentos que recordar. Todas sus imágenes representan momentos que recordar.
Imagen de


Para Frida Yilenia Márquez Muro, emular lo que el ojo humano hace se ha vuelto su trabajo desde que tenía 10 años.
Con el tiempo ha aprendido a comunicar con imágenes fotográficas aquello que el ojo humano es capaz de distinguir pero no guardar para siempre.
Originaria de Zacatecas, estudió toda su infancia en el estado en el Colegio del Centro, hasta el momento de estudiar Comunicación en León en la Universidad de La Salle.
Al terminar su carrea se fue a Madrid a estudiar Comunicación, pero al segundo mes se da cuenta de que no es lo suyo.
“Entré a estudiar a la Universidad Complutense de Madrid en el Master del Gabinete de Comunicación, del que me salí a los dos meses porque me di cuenta que no quería vivir de eso. No quería ser portavoz de nadie”, explica convencida.
Regresó a México y buscó un trabajo, por lo que uno de sus primeros pasos es entrar a Gettyimages, donde para hacerlo requiere tres años y reunir unas 10 mil imágenes; después entra a Blendimages, que es una empresa intermediaria de venta de trabajos fotográficos; vender imágenes se vuelve lo suyo.
Su trabajo en Zacatecas se ha visto expuesto en colectivos como el Café La Concordia, además de que varias de sus fotografías decoran el Hotel Casa Torres.
“También he expuesto dos veces en Casa Municipal de Cultura; una expo por el Día de la Mujer el años pasado, y en este año con una calavera para el Día de Muertos. Ambos colectivos también”, recuerda.
El valor de su trabajo
Comenta que entre más pasa el tiempo es una vocación en la que se siente con mayor confianza.
Todas las cosas le significan algo, pueden ser objetos comunes, pero su trabajo es muy de cada momento, es un trabajo que no tiene por lo mismo un tema, lo que considera es un problema.
“Cuando he tratado de reunir mi trabajo no hay un hilo conductor, cosas que pudieran tener una temática”, comenta.
“A diferencia de mi trabajo personal, estas obras hablan más de mis intereses como persona y sería como compartir ese trabajo de una manera diferente a como lo hago en las agencias. Mi obra ha estado en lugares que ni siquiera yo he estado. Es muy padre ver como algunos particulares modifican alguna foto mía para adaptarse a sus espacios como sala, oficina o empresa”.
Hasta el momento, dice, cree haber encontrado la herramienta que le permite expresar de manera muy personal lo que quiere decir.
“La fotografía es un medio para mi tan bondadoso y maravilloso pues me permite capturar tantas realidades como quiera y de la manera que yo quiera. A veces una mirada diferente, un ángulo distinto permite tener lecturas que a simple vista no hubiera notado pues hay otras que me mueven mucho por lo que significan para mí”, comenta emocionada.
Una historia que recordar
“Tengo una por ejemplo de unos guijarros que tomé en el Río Purificación en Tamaulipas. Cuando vi estas piedras de rio pensaba en lo mucho que habrían rodado para llegar a este lugar y de lo mucho que pudieran contar a través de sus líneas”.
Y habla de otra cuya historia podría ser la de cualquiera, aunque lo importante es la relación de la imagen y lo sucedido.
“La tomé en un cafecito local en Portland, Oregon. Estaban por cerrar ya el café y quedaban varias tasas por recoger en el lugar. Eché un vistazo a una pequeña barra y me encontré estas tres voluntades ahí como esperando contar cada quien su historia.
“No paso mucho tiempo cuando se acercó apresuradamente una mujer sollozando a tomar el ultimo sorbo de la taza blanca y su taza quedo así también, sollozando, con el café derramado”.
“Eché un vistazo por la ventana y su novio la esperaba afuera para discutir y me pareció que estas tazas reflejaban de una manera tan hermosa lo que pasaba en ese momento, una taza negra, tajante, sin medias tintas, con el café bebido por completo. El otro, un café late, con leche, porque las lágrimas no pueden ser negras, y justo en medio un vaso de agua que nadie quiso beber.  Sería un perdón, un olvido, pero ahí se quedó, en medio, sin ser bebido”.
Para esta joven artista todo tiene una historia que contar, y si es mediante una lente, ella sabrá darle el fondo.

alemora@imagenzac.mx




Lo más leído
Recauda Nungaray apenas 80 mil pesos
Hoy es el día más triste, tal vez tristísimo, del año
Llama gobernador Tello a replantear continuidad del Cobaez
Lamenta Gema Mercado que la educación no sea primero; "lo del salario no es una negativa"
Inauguran cancha de Capital Soccer en Guadalupe
El gobierno no tiene deudas con los profesores del Cobaez: Miranda
Pide Ivonne Ortega licencia; quiere ser candidata a la Presidencia
Accidente de avión de carga causa 37 muertos en Kirguistán
Levanta plantón Supdacobaez; esperan pago a más tardar el miércoles
Tiroteo en un bar de Playa del Carmen deja al menos cinco muertos
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 21.70
Venta 22.2
€uro
Compra 23.03
Venta 23.53

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad